Integración social es la denominación para una práctica en la que las personas se incorporan y participan de forma activa, y con igualdad de oportunidades, en el espacio social o comunitario que comparten con otros.

Esto fortalece los lazos entre las diferentes comunidades y personas que habitan un espacio en común, además de que contribuye con el bienestar social de la población.

El concepto surge de la unión entre dos términos:

  • Integración: surge del verbo integrar, que a su vez proviene del latín integrāre, es decir, completar o renovar, es decir, constituir algo como un todo.
  • Social: hace alusión a aquello relativo a la sociedad. Surge del término sociālis, empleado con el mismo significado.
Lazos sociales
La integración social contribuye con el fortalecimiento de los lazos sociales entre las personas de una comunidad.

Contexto histórico.

Para poder comprender el recorrido del concepto de integración social, es importante conocer cómo ha ido evolucionando, es decir, su relación con los progresos y cambios en el desarrollo comunitario de las sociedades.

El siglo XIX es conocido por ser el período durante el cual hubo una profunda reforma social como resultado de los procesos de industrialización, el éxodo rural hacia las nacientes ciudades y, a su vez, los desafíos originarios de esta naciente movilidad social dan paso a una sociedad mucho más compleja que las anteriores.

Poco a poco, comienzan a surgir ciertos planteos que dan paso a nuevas luchas:

  • los derechos civiles de las personas en general
  • los derechos laborales, como jornadas justas y condiciones laborales dignas
  • los feminismos y el rol de la mujer en la sociedad
  • la protección social, y la seguridad comunitaria

Esto llevó a un paulatino aumento en la participación ciudadana, no solo para luchar por los propios derechos, sino también para poder integrar a aquellos espacios discriminados o marginalizados por estos nuevos cambios.

Teorías.

Solidaridad social
Las distintas teorías sociales y modelos teóricos sobre la integración social destacan, de un modo u otro, la importancia de ser solidarios con los demás.

Existen una serie de teorías que problematizan este fenómeno desde diferentes perspectivas:

  • Teoría del intercambio social: esta propone que el vínculo entre individuos se basa en la solidaridad mutua y en el intercambio de recursos entre ellos. Estos intercambios funcionan como un sistema de apoyo entre los ciudadanos, y fomentan la comunicación inclusiva. Al incitar a la participación ciudadana, se fomenta la cohesión social y el respeto mutuo.
  • Teoría funcionalista: llevada adelante por sociólogos como Talcott Parsons, desde esta perspectiva se considera a la sociedad como un complejo entramado de relaciones entre partes (ciudadanos e instituciones). El funcionamiento de esta se complementa con la inclusión social y la integración, no solo entre individuos, sino también gracias a la intervención de las instituciones que fomenta la tolerancia, el respeto mutuo y la resolución de conflictos y problemáticas sociales. De este modo, trabajan codo a codo con la reinserción social de ciudadanos en situaciones desfavorecidas.
  • Teoría del desarrollo humano: esta propone que haya diferentes instancias y sistemas de apoyo para que haya crecimiento en el individuo. Aquí, el crecimiento en el que se enfocan está plenamente orientado al individuo y su desarrollo tanto identitario como psicológico, para poder adquirir empoderamiento y autonomía. Con el paso de los años, y a medida que va creciendo y relacionándose con otras personas, sus competencias interpersonales se fortalecen, para que pueda insertarse en el ámbito social.

Dimensiones.

Exploraremos a continuación una serie de dimensiones en las cuales la integración social puede manifestarse.

Desde una perspectiva social, esta hace referencia a la interrelación entre personas, el diálogo empático y solidario con quienes más lo necesitan e involucra la participación en la comunidad, la intervención en asistencia social, la promoción de una educación inclusiva y otras políticas de integración que puedan fomentarse desde el entramado comunitario.

Voluntariado
La dimensión social de la integración comprende la participación ciudadana y el apoyo a otros grupos comunitarios que lo necesiten.

Esto permite que haya colaboración para con los grupos vulnerables y las minorías gracias a un voluntariado, la filantropía y otras prácticas de cooperación e intercambio.

Desde una dimensión cultural, la integración social puede concebirse desde el diálogo intercultural entre las distintas identidades que cohabitan una comunidad. Aquí se las puede considerar desde diferentes elementos sociales:

  • la etnia
  • la religión
  • la lengua
  • la cultura, idiosincrasia y tradiciones

Estas formas de interrelacionarse permite que haya puentes entre estas diferentes formas de considerar al otro, que podamos comprender mejor el trasfondo cultural del que proviene y alimenta, así, la diversidad y las redes sociales entre grupos humanos.

Desde una perspectiva económica, la integración supone que haya un entramado que posibilite la reducción de desigualdades a través de distintas opciones:

  • integración económica desde la inclusión laboral (capacitación laboral, condiciones justas y derechos de quienes trabajan)
  • acceso a seguridad social y a servicios públicos como salud pública o educación para todos

Esto permite que cada vez una mayor cantidad de personas tenga acceso a oportunidades, y que se facilite la movilidad social, es decir, la posibilidad de que a lo largo del tiempo la posición socioeconómica de una persona o de un grupo social pueda mejorar y tenga acceso a mejores oportunidades.

Finalmente, la dimensión política de la integración social comprende, fundamentalmente, la intervención de los ciudadanos en las problemáticas de su comunidad.

Esto garantiza que todos tengan la posibilidad de hacer oír su voz y de que puedan reclamar por sus derechos (derecho a la educación, derecho al trabajo, derecho a la salud o derecho a la vivienda, entre otros). A su vez, esto posibilita una mayor expansión en derechos humanos y en justicia social, ya que los reclamos y pedidos de los distintos grupos sociales pueden ser oídos.

Acceso a salud
La integración social también involucra el acceso a derechos como salud, educación, vivienda y oportunidades laborales.

Factores que afectan la integración social.

Algunos elementos que pueden afectar el complejo entramado de la integración social son, fundamentalmente, aspectos estructurales:

  • En economía, la falta de acceso a una política social igualitaria puede generar conflictos y tensiones en el entramado social, ya que imposibilita que haya integración económica y mejoras.
  • En política social, deben fomentarse prácticas que fortalezcan los derechos de los ciudadanos, y el acceso a la justicia garantizado para todos los ciudadanos.

Además, en el ámbito legislativo, debe haber normativas que protejan a los ciudadanos, que fomenten la participación de una ciudadanía activa y que disminuya la exclusión o marginación de grupos vulnerados.

Citar este artículo

Fernández, A. M. (31 de enero de 2024). Definición de integración social. Historia, dimensiones y características. Definicion.com. https://definicion.com/integracion-social/