Compromiso es una noción compleja, no por su definición sino por lo que abarca en su totalidad. La idea de compromiso hace referencia a la capacidad de una persona de ser responsable con su propia palabra y de cumplir con las promesas hechas. Es decir, refiere a un acuerdo verbal, una obligación o un deber por parte del sujeto que se comprometió, que se implicó, con algo o con alguien.

Es esa toma de conciencia a partir de la cual el individuo que realiza una promesa o toma una responsabilidad lo hace teniendo en cuenta el valor de sus palabras, de lo decidido y de lo acordado con anticipación con un otro.

Además, hablamos de compromiso cuando nos encontramos en una situación delicada o que presenta algún tipo de complejidad como se advierte, por ejemplo, en la siguiente expresión: “tu comentario me pone en un compromiso muy grande”. Recordemos que el vocablo compromiso hace alusión a una declaración de principios, pues se contrae una obligación con otros y cumplir con lo dicho nos coloca en posición de valor.

También suele relacionarse este concepto con el de contrato. Y la relación es muy clara. Si bien un compromiso no es (en la mayoría de los casos) un acuerdo firmado, sí implica una palabra dicha, la cual tiene valor. Como tal, debe ser honorable.

Etimología de compromiso.

La etimología de compromiso la encontramos en el término latino compromissum cuyo significado es responsabilidad u obligación de cumplir lo que el árbitro diga. Por lo tanto, podemos afirmar que es un acuerdo entre dos o más partes y que, como tal, debe cumplirse y respetarse.

Asimismo, y como mencionamos líneas arriba, hablamos de compromiso cuando queremos dar a entender que estamos ante un hecho delicado o que nos compromete de alguna manera.

Este término es más familiar de lo que se cree, pues lo usamos con mucha frecuencia en diferentes contextos en donde interactúan las personas. Ya sea en el campo laboral, social, educativo, familiar o de pareja, entre otros, el compromiso se presenta como la herramienta para cumplir con aquello que se ha pactado y que, además, fue aceptado por las partes involucradas.

Partes del compromiso.

Los componentes del compromiso no son más que las personas implicadas en dicha promesa pero, además, en el resultado logrado. Es decir, para que haya un arreglo, deben existir partes interesadas en lograrlo. Luego, el resultado de dicha negociación deja de manifiesto el nivel de responsabilidad y, por lo tanto, el compromiso que cada parte puso para concretar lo convenido.

El acuerdo entre las partes implica, también, ceder, ganar y perder ya que, si bien no todos somos iguales ni operamos de la misma forma ni con los mismos principios, comprometerse con alguien es dejar de lado aspectos personales en pos de un objetivo común y compartido.

Es por ello que se afirma que el acuerdo puede ser total o parcial. No siempre ambas partes quedan satisfechas con el resultado, pues alguna cede algo de sí. Lo más importante es que el compromiso que se asuma sea respetado y alcanzado en completa integridad.

El respeto
El respeto está en la base del compromiso.

Tipos de compromiso.

Como bien mencionamos, constantemente estamos tomando responsabilidades en nuestro día a día. Pero existen ciertos compromisos considerados importantes y que, como tal, deben ser respetados por todos.

Compromiso para el Derecho.

Para el Derecho, el compromiso es también llamado cláusula compromisoria. Este término aparece en los contratos y refiere a que, en caso de incumplimiento a dicho acuerdo, las partes deberán someterse al “arbitraje” del profesional. Cabe destacar que la falta en el contrato puede ser múltiple e incumplida por alguna de las partes involucradas.

En lo que respecta al Derecho, podemos afirmar que todas las personas tenemos un compromiso asumido desde el primer momento de nuestra vida. Nos referimos a los compromisos cívicos o sociales, aquellos que aluden al respeto del orden jurídico, pero además al respeto hacia otros seres, a cumplir las normas establecidas, a cuidar el medio ambiente y a las minorías; entre otras.

La visión del compromiso en el Derecho es sentar las bases del orden y la armonía dentro de una sociedad.

Asimismo, cuando hablamos de compromiso ético hacemos referencia al tipo de responsabilidad que cada individuo debe asumir en función a la clase de labor que ejecuta en la comunidad. Por ejemplo: si es médico deberá actuar a partir del código ético de la medicina; y así en cada rubro.

Compromiso como valor.

El compromiso visto como valor da cuenta de la importancia que cada humano le da tanto a sus palabras como a los dichos ajenos. Pues dar la palabra y cumplir con lo dicho y con los términos acordados es un reflejo de una persona soberana y con honor. El compromiso como valor es cumplir con los objetivos pactados, superando obstáculos sin dejar de lado el acuerdo asumido.

Visto como valor, es una cualidad que debe acompañar a la gente en todos los ámbitos de su vida y en todo lo que se plantee hacer. Es un reconocimiento hacia uno mismo y, a la vez, un respeto hacia los demás.

compromiso de pareja
El compromiso de pareja se da cuando las partes deciden unirse en matrimonio.

Compromiso y pareja.

Cuando hablamos del compromiso y la pareja nos referimos a la responsabilidad que se asume al aceptar una relación afectiva con otra persona. Implica cuidado y protección, pues no solo están en juego los afectos y las emociones, sino también cuestiones económicas que unen a los miembros de la pareja.

Asimismo, al contraer nupcias la responsabilidad es mayor, debido a que el matrimonio es una institución que abarca muchos aspectos de la vida.

Entre los compromisos de la vida de pareja encontramos el ser padres, el cuidado integral de los hijos, el respeto del seno familiar, el amor y el cariño y la alimentación, entre otras cuestiones. Esto dependerá del rol que cada quien ocupe en el grupo familiar. Al mismo tiempo, los hijos también tienen compromiso con sus padres y, estos, a su vez tienen compromiso mutuo como seres que iniciaron el clan. Es por ello que siempre se afirma que el compromiso es algo que se aprende en casa y que, después, se pone en práctica en las demás relaciones sociales.

Compromiso laboral.

El compromiso laboral implica una serie de bondades que son puestas en juego en el campo laboral. Las mismas garantizan un desempeño correcto y resultados exitosos.

Básicamente, las partes asumen la responsabilidad de cumplir con los compromisos que a cada uno le corresponden dentro del ámbito laboral. Aquí vemos, por un lado, la responsabilidad del trabajador en su tarea diaria y, por otro lado, la responsabilidad del empleador de cumplir con lo pactado a la hora de tomar personal.

Cómo es una persona comprometida.

  • Cumple con su palabra
  • Es responsable
  • Respeta las diferencias
  • Busca consenso
  • Es respetuosa consigo misma
  • Es perseverante
  • Guarda comportamiento éticos y morales
  • Es eficaz y creativa
compromiso ambiental
El compromiso ambiental implica cuidar los recursos naturales y enseñar a los más pequeños el valor de la naturaleza.

Para qué sirve el compromiso.

El compromiso sirve para lograr una meta. Es un valor humano que acompaña la consecución de objetivos en forma responsable y metódica. Pero, para que el compromiso exista, primero es importante que las partes involucradas tengan un conocimiento completo y real por aquello a lo cual se van a comprometer. Es decir, saber cuáles serán sus responsabilidades. En caso de no cumplirlas, el sujeto será considerado una persona carente de compromiso.

El compromiso sirve, de igual modo, para desarrollar otros valores tales como la moralidad, el respeto, la responsabilidad y, sobre todo, la verdad. Comprometerse en hacer algo es cumplir con la palabra dicha y, por lo tanto, con la verdad aceptada.

Citar este artículo

Navicelli, V. (21 de diciembre de 2021). Definición de compromiso. Qué es, tipos de compromiso y para qué sirve. Definicion.com. https://definicion.com/compromiso/