Matrimonio, del latín matrimonium (formado por matris, en alusión a la matriz, órgano interno donde el feto se desarrollará, y monium, que se relaciona con “en calidad de”), es el concepto empleado para hacer referencia a la institución social gracias a la cual se produce la unión entre dos personas, y en donde se establecen algunas normas legales, “rituales”, que permiten que ambos mantengan una vida en común.

Hay dos características con respecto a esta noción. En primer lugar, ocurre que, en tanto en cuanto es una institución social con aval jurídico y legal, se instituye en el matrimonio una serie de deberes, responsabilidades y derechos que irán variando en función del país o Estado donde se lleve a cabo. En segundo término, hay un carácter religioso como trasfondo, que puede verse en las sociedades occidentales: es un ritual que tiene el aval de la Iglesia católica, y su historia es también relevante.

Aquí vamos a describir toda esta información en detalle, y algunos otros datos novedosos e interesantes. ¡Empecemos!

Alianzas matrimoniales
El matrimonio puede tener lugar tanto desde la parte civil como desde la parte religiosa.

El matrimonio y las modalidades de parentesco.

Desde esta perspectiva, consideraremos cómo con la evolución de las sociedades se nos ha permitido conocer diferentes formas en que otras comunidades se vinculaban en otros tiempos. Aquí podremos pensar en dos conceptos que fueron estudiados durante el siglo pasado: endogamia y exogamia.

El primero (cuyo prefijo endo- significa “dentro” y -gamia, que es empleado para decir “casamiento”) hace referencia a las prácticas donde los miembros de una comunidad se unían en matrimonio con otros seres pertenecientes a la misma población. Esta práctica, si bien hoy puede parecernos ajena, debe considerarse porque se realizaban y se concretan en función de diferentes factores: se hacía por clase social (no “mezclarse” con otros estratos, usualmente con clases más bajas), por estatus económico o por compartir la misma religión. Las razones por las cuales esta modalidad de matrimonio se lleva a cabo son varias pero, a grandes rasgos, es lo que permite que se sostenga una cierta uniformidad, u homogeneidad, dentro de los grupos humanos

Por otra parte, la idea de exogamia (es el opuesto de endogamia, por lo que exo- significa “fuera”) es la instancia propicia para establecer vínculos matrimoniales con cónyuges pertenecientes a otro grupo social. Aquí es interesante destacar que, dado que se “prohíbe” el vínculo de matrimonio con gente de la misma comunidad (ya que, básicamente, se comparte sangre o linaje), aquí entra la prohibición por el incesto, entre una de las tantas características. Si bien no todos los autores coinciden en que ambos vayan de la mano (la exogamia prohíbe el matrimonio, y el incesto no necesariamente se relaciona con este nivel de formalidad), sí implica el incesto, el vínculo entre quienes comparten lazos de sangre, ya sean padres con hijos o relaciones entre hermanos, entre otros.

Carlos de Habsburgo
En el centro, Carlos I de España (1500-1558). Nieto de los Reyes Católicos por línea materna, y miembro de la Casa de Habsburgo por línea paterna. Esta última dinastía real se caracterizará por el matrimonio endogámico que, de acuerdo con algunos historiadores, dio lugar a la mandíbula prominente como rasgo característico, que se acentuaba en las generaciones siguientes.

Cabe destacar cómo en las familias reales europeas, la práctica endogámica del matrimonio entre parientes de las mismas casas reales fue muy común. Las razones fueron, principalmente, de índole estratégica y diplomática: tales tipos de matrimonios permitían mantener, dentro de una dinastía, el control de territorios y tierras sin importar cuán lejos estuvieran. Una dinastía famosa por hacer esto fueron los Habsburgo, una de las casas más poderosas de Europa occidental. Con una estructura endogámica entre dos dinastías, los Habsburgo y los Trastámara, los niveles de consanguinidad, es decir, la parte genética, llegaron a asemejar aquel que habría en un vínculo entre un padre con sus hijas.  

Matrimonio y tipos de uniones.

Tradicionalmente, la forma considerada válida de acuerdo con las leyes occidentales es aquella denominada monogamia (mono– significa uno y –gamos, como mencionamos anteriormente, casamiento), es decir, el vínculo entre dos personas. 

Esto supone que, legalmente, el lazo solamente abarca a dos individuos, a diferencia de lo que ocurre con la unión poligámica (poli-, “muchos”), que permite el formato matrimonial con más de dos involucrados.

Si bien aquí hacemos referencia exclusivamente a los enlaces entre humanos, los animales también cuentan con un vínculo semejante, que se restringe a los momentos en que hay reproducción y crianza de la descendencia. 

Matrimonio religioso
La iglesia Católica ve como forma válida de unión matrimonial a la monogamia.

Actualmente, este concepto se ha puesto como tema de debate en tanto en cuanto se afirma que, más que un vínculo natural, implica una construcción social que está relacionada con valores culturales, sociales y religiosos. Se consideraba tradicionalmente que esta conexión era la única aceptada dado que, entre otras cuestiones, favorecía la estabilidad familiar y permitiría una crianza más cuidadosa de los hijos e hijas que nacieran de este matrimonio.

Esta modalidad, también, restringe a futuro las cuestiones asociadas con herencias: únicamente los hijos legalmente asentados y documentados como tales, portantes del apellido paterno, serían quienes podrían acceder a un legado, sin que pudiesen recibir este derecho los descendientes nacidos fuera del matrimonio.

Matrimonio y religión.

De modo semejante al estatus de “institución”, dentro del aval religioso el matrimonio se considera uno de los siete sacramentos. Por medio de esta unión, dos personas (nuevamente, no está habilitada la poligamia) permanecerán casadas hasta que uno de los dos miembros de este vínculo fallezca, lo cual será la única instancia para que el miembro que esté vivo pueda volver a unirse en matrimonio. De lo contrario, si solo hubiese un divorcio o una separación, ninguno de los involucrados puede volver a casarse por Iglesia

Sin embargo, actualmente existe la posibilidad de que quienes deseen unirse en matrimonio no lo hagan como tradicionalmente se ha realizado, es decir, mediante el vínculo civil y el vínculo religioso. Hoy en día, múltiples parejas eligen unirse únicamente a través del primer título de contrato, y las razones frecuentemente tienen que ver con no pertenecer a la religión católica o, simplemente, no desear consolidar el lazo desde ese lugar. 

Matrimonio igualitario.

Desde hace algunos años se ha validado legalmente en varios países (como Argentina habilita desde 2010, Canadá desde 2005 y Brasil desde 2013, entre muchos otros, ya que son aproximadamente 30 las naciones que lo permiten) el matrimonio entre personas del mismo sexo. Si bien este tipo de vínculos tiene existencia desde hace ya muchísimos siglos, se logró poner en debate que esta posibilidad también debía formalizarse y permitirle tal unión a quienes optan por compartir la vida por fuera de las relaciones heteronormadas.

Matrimonio igualitario
El matrimonio igualitario se ha permitido, actualmente, en alrededor de 30 naciones en todo el mundo.

Muchos organismos, entidades y ciudadanos se han opuesto a lo largo del tiempo a este derecho con el argumento de que, a grandes rasgos, daría «fin» a la familia como tradicionalmente se conoce (padre, madre, e hijos). Esto ha llevado a que varias veces se opusieran, de igual modo, al derecho de estas parejas a tener hijos mediante la adopción o algún otro tipo de sistema (como la fecundación in vitro).

Los argumentos tienen que ver, asimismo, con una oposición desde el plano religioso: sin embargo, el derecho de las parejas a poder asentar desde lo institucional y legal su matrimonio les permite acceder a otros tipos de beneficios. Un ejemplo es la posibilidad de, si alguien se une en matrimonio con alguien de otro país, puede acceder eventualmente a una ciudadanía, o, más acá, que ambos miembros puedan tener protección en materia de salud accediendo a obras sociales, entre otros beneficios. 

Citar este artículo

Fernández, A. M. (11 de febrero de 2022). Definición de matrimonio. Historia, clasificaciones y debates actuales. Definicion.com. https://definicion.com/matrimonio/