Con trabajo social nos referimos a una profesión cuya praxis promueve el cambio y el desarrollo social. Es una actividad que pone su foco de atención en la asistencia a las personas más vulnerables, pero también al fortalecimiento de los grupos sociales.

Como campo de acción, pretende fortalecer los lazos entre la gente, las comunidades y las organizaciones con la intención de lograr la liberación de los individuos. Liberación entendida como seres portadores de derechos.

Cabe destacar que el trabajo social persigue una serie de principios básicos de desarrollo social que tienen que ver con la justicia social, la responsabilidad colectiva, los derechos humanos y el respeto a la diversidad.

Al profesional que desarrolla esta actividad laboral se lo denomina trabajador social y forma parte de las ciencias sociales. Para ser considerado como tal, este sujeto debe formarse académicamente en una casa de altos estudios. Generalmente, la carrera de trabajo social es una licenciatura, pero a partir de la carrera de grado se desprenden otras instancias de capacitación como, por ejemplo, diplomaturas, maestrías y doctorados.

trabajo social asistencia
Asistir a todos los seres y en cualquier situación de vulnerabilidad, es la tarea principal del trabajo social.

Campo de acción del trabajo social.

El campo de acción del trabajo social es amplio, pues se trata de asistir a las personas que se encuentran en potenciales situaciones de riesgo. Pero no solo se limita a espacios comunes como la educación o la salud, sino que su espectro es mayor.

Recordemos que, como formación académica, es una labor fundamentada fuertemente en teorías y metodologías capaces de refinar la mirada profesional. La misma que debe ser apta para detectar a tiempo circunstancias de vulnerabilidad y reconocer necesidades, aspiraciones y contradicciones en los individuos.

Investigación.

Un trabajador social puede desempeñarse en un área de investigación (o desarrollar investigaciones) que tenga como propósito conocer en profundidad la forma de vida de un grupo (o comunidad) determinado.

El fin de su rol como investigador es detectar aquellas situaciones que colocan en estado de debilidad a ciertos miembros de la población, para encontrar estrategias que asistan a dichas personas. Para ello, debe ser capaz de detectar problemáticas, formular y planificar un proyecto, ejecutar dicha propuesta y, luego, evaluar el impacto de las acciones realizadas.

Esta tarea no la ejecuta solo, sino que lo hace junto a profesionales de diferentes campos científicos, entre ellos, médicos.

Políticas públicas y sociales.

El profesional especializado en trabajo social puede participar en el desarrollo de políticas públicas y sociales tendientes a satisfacer las necesidades de una comunidad. Es decir, a partir de su mirada integral de una problemática, será capaz de hacer aportes que mejoren la calidad de vida y el bienestar de las personas que vivan en un lugar específico.

Educación.

En cuanto a educación, nos referimos a que un trabajador social es capaz de impartir conocimiento en instituciones educativas, ya sea formando a otros profesionales o dictando capacitaciones o talleres. Las temáticas que puede abarcar dependerán del grupo al cual esté destinada la instrucción, pudiendo ser algunas:

  • Violencia de género
  • Salud
  • Cuidado de adultos mayores
  • Marginalidad
  • Prevención
  • Educación Sexual
  • Respeto y diversidad

Atención directa.

La atención directa tiene que ver con la asistencia que un trabajador social es capaz de proporcionar. Es decir, colaborar con los individuos que, según él, estén en situación de vulnerabilidad.

Sea que se encuentren en condiciones de riesgo o de peligro, el profesional de este campo podrá correr a su auxilio y abrir las puertas para que los organismos responsables atiendan la necesidad.

Además, como primer observador del hecho, tiene la responsabilidad de acompañar el proceso.

Mediador.

El trabajador social funciona como mediador en situaciones donde las partes no llegan a un acuerdo y necesitan resolver un problema determinado.

Este profesional está formado para lograr un punto en común y así evitar que el conflicto se potencie y genere otros focos de violencia y malestar.

Preventivo.

El trabajador social puede desempeñarse en cualquier institución u organización realizando una tarea preventiva. Por ejemplo, prevenir accidentes de trabajo a partir del conocimiento de los roles y responsabilidades. También puede colaborar en detectar los indicios que podrían desembocar en problemas individuales o colectivos.

Inserción social.

Será capaz, asimismo, de permitir que individuos en situaciones de vulnerabilidad extrema encuentren un lugar en la sociedad y puedan retomar su vida. Hablamos de casos como personas privadas de su libertad o aquellos que por razones de salud presentan dificultades para regresar al ámbito social.

trabajo social diversidad
Uno de los principios del trabajo social es sostener los derechos de las personas y erradicar todo acto de discriminación.

Intervención en el trabajo social.

La intervención en el campo del trabajo social tiene que ver con la forma en que el profesional se vincula con la sociedad. Este académico está formado para reconocer todos los factores que hacen a la vida en comunidad. Es decir, nos referimos a temas como: hechos históricos, momentos socioeconómicos, políticos, culturales, geográficos y hasta personales.

Analizar las cuestiones recién mencionadas le permite al profesional tener una mirada más amplia del contexto en el cual se va a desempeñar. Esta es su mejor herramienta de trabajo, pues a partir de dicho conocimiento podrá establecer estrategias que colaboren en minimizar las diferencias y fomentar las oportunidades, el bienestar y el desarrollo humano.

Un buen trabajador social será capaz de intervenir con firmeza en todas aquellas situaciones donde aparezcan barreras estructurales que dividan a la sociedad. Nos referimos a situaciones como:

  • Desigualdad
  • Discriminación
  • Opresión
  • Explotación

Asimismo, el trabajo social implica una labor profunda que intenta borrar aquellas barreras impuestas que marcan la diferencia entre raza, idioma, religión, género, orientación sexual, situación económica, discapacidad, etc.

Si observamos con detalle, las variables que segmentan a la sociedad son muchas. La función del trabajo social es ser una herramienta que elimine desigualdades y potencie la vida humana. Busca promover la cohesión social, la existencia digna para todos los individuos y fomentar la inclusión en todos los sentidos.

Principios del trabajo social.

Si bien hemos realizado un análisis de la profesión y el rol de quien la desempeña, este campo académico sienta sus bases en una serie de principios, los mismos que detallaremos a continuación.

  • Respeto: es decir, colocar en la base y en la cúspide de la labor profesional, el valor intrínseco y la dignidad de cada ser humano. Esto tiene que ver con el respeto, la defensa de los derechos humanos, la responsabilidad colectiva, la diversidad y la justicia social.
  • Derechos: aquí nos referimos a los tres tipos de derechos que destaca esta profesión. Por un lado, los derechos de primera generación, los mismos que tienen que ver con los derechos civiles y políticos. Por otro lado, los de segunda generación que son los socioeconómicos y culturales. Y, por último, los derechos de tercera generación que centran su atención en la naturaleza y en el derecho a la biodiversidad de las especies.
  • Equidad y justicia: este principio tiene que ver con que todas las personas merecen tener el mismo trato de cordialidad y ocupar espacios en donde su integridad no se vea afectada. Trabajar para que ningún individuo quede por afuera del desarrollo.
trabajo social justicia
La justicia social es una de las banderas del trabajo social. Pretende visibilizar las necesidades y encontrar respuestas para solucionarlas.

El trabajo social y el tercer sector.

En la actualidad esta profesión ha logrado inmiscuirse en diferentes sectores sociales y, sobre todo, económicos. Pues, básicamente, porque el profesional comprendió que para lograr cambios estructurales es importante comprometer a todas las organizaciones.

Entonces, el trabajador social ha hecho una fuerte labor para involucrar a asociaciones, fundaciones, empresas privadas, organizaciones no gubernamentales y grupos culturales para trabajar en conjunto y así –realmente- sostener y afianzar la vida de la comunidad.

El propósito de este esfuerzo colectivo es el de tomar a tiempo los factores de riesgo y colaborar en hallar una solución a los problemas reales que ocurren en la sociedad y que afectan a sus integrantes.

Citar este artículo

Navicelli, V. (26 de febrero de 2022). Definición de trabajo social. Campo de acción, intervención y principios. Definicion.com. https://definicion.com/trabajo-social/