Se emplea el término actividad para hacer referencia a las acciones que lleva a cabo una persona o bien una organización, y que han pasado a integrarse como parte de su rutina habitual. Difiere de la acción en que ésta se da una vez, y es considerada a partir de ese carácter aislado, mientras que en la actividad se contiene, implícito, un elemento de continuidad. Es un vocablo con una amplitud grande, ya que todo acto reiterado puede conformarla, y hace a ámbitos tan variados como lo laboral, lo educativo, el ejercicio físico, la recreación o el trabajo con técnicas de introspección.

La actividad suele traer aparejada la idea de movimiento, pero es interesante destacar que, en algunos casos, éste no será evidente. Por ejemplo, cuando el filósofo René Descartes se pasaba las horas del día en su cabaña de madera, rodeado de nieve, pero feliz por disponer de ese tiempo para desarrollar su método, estaba realizando una actividad que, para bien o para mal, cambiaría el mundo. Por esto, algunos teóricos de la psicología plantean esta distinción en cuanto a la actividad humana: la actividad física, o aquella que trae modificaciones concretas en el mundo visible; y la actividad intelectual o espiritual, en la que los movimientos suceden en planos que no son pasibles de ser comprobados empíricamente.

Si nos remontamos a su origen etimológico, veremos que el término proviene del vocablo latino activitas, que está conformado por el término actus (llevado a cabo), iva (que describe una relación, ya sea ésta activa o pasiva) y por el sufijo –dad («cualidad de»). Así, activitas habla de “la cualidad de que algo sea llevado a cabo.”

Hay otra línea de pensamiento que agrega a la actividad aquellos fenómenos que ocurren, aunque no sean causados estrictamente por personas u organizaciones. Por ejemplo, cuando un volcán entra en erupción, suele hablarse de “actividad volcánica”, y cuando no lo está, por ende, se dice que está “inactivo”. O también suele emplearse este término para hacer referencia a los movimientos sísmicos, como “actividad sísmica”. Incluso quizás hayamos escuchado la expresión “actividad paranormal”, cuyo sujeto sería todavía más misterioso. La postura predominante considera que este tipo de usos para el término es válido, pero extensivo.

Actividad volcánica.
Cuando un volcán entra en erupción se habla de actividad volcánica.

Actividades económicas.

Se denomina así a la actividad cuyo fin consiste en la generación o el intercambio de bienes o servicios. Este tipo de actividades se ha consolidado como la base económica de los territorios, y con el correr de los años se han ido refinando sus clasificaciones hasta dividirlas en tres tipos, teniendo en cuenta el trabajo que implican y el producto con el que trabajan:

Actividades primarias.

Se trata de aquellas enfocadas en la obtención de recursos naturales. Si nos retrotraemos a los primeros tiempos de la humanidad en este planeta, veremos que las actividades que desarrollaban aquellas personas eran de carácter primario. Aún hoy estas actividades conservan el lugar en tanto origen de las cadenas productivas. De los recursos que se extraen, algunos presentan la capacidad de ser consumidos así como se obtienen, mientras que otros necesitarán otra actividad extra, sirviendo de base para la generación de otros bienes.

Hoy en día, este tipo de actividades, sobre todo en los países desarrollados, se ha optimizado enormemente de la mano de los avances tecnológicos, lo que ha hecho que se requiera un número mucho menor de personas implicadas en ellas. Sin embargo, hay ciertos recursos que no son tan fáciles de industrializar, y siguen necesitando mano de obra humana para ser obtenidos. Y en muchos lugares se ha empezado a tomar conciencia de que la obtención a larga escala implica una pérdida de calidad, y hay diversos movimientos que, cada uno por su lado, están invitando a un regreso a cultivos de tamaños más moderados, al contacto con lo humano.

Ejemplos de este tipo de actividades:

  • La agricultura, mediante la cual se obtienen los cultivos vegetales tales como los cereales, las oleaginosas, la vid, el algodón o los cítricos.
  • La ganadería, que consiste en la cría de animales tales como vacas, cabras, cerdos, ovejas.
  • La pesca, que consiste en la explotación de las especies que habitan en el agua, ya sea en ríos o en los mares.
  • La selvicultura, o la explotación de los bosques y las selvas.
  • La minería, que consiste en la obtención de los recursos que se hallan debajo de la tierra, tales como el hierro, el plomo, la plata o el oro.

Actividades secundarias.

Se trata de aquellas que se enfocan en la producción de bienes terminados a partir de los recursos obtenidos de la naturaleza. Desde la Revolución Industrial, esta actividad secundaria experimentó un crecimiento exponencial, tomando un lugar preponderante, incluso por sobre la actividad primaria. Esto se ve especialmente en el caso de los países desarrollados. Lo ventajoso en las actividades secundarias es que el producto final que se vende suele cobrarse a un precio considerablemente mayor que las materias primas.

Ejemplos de este tipo de actividades:

  • Actividad industrial: Valiéndose de fuentes energéticas, las emplea con el fin de procurar la transformación de un recurso. Se habla de la actividad industrial ligera, cuando lo producido es directamente un bien de consumo; o pesada, cuando se genera un bien que será utilizado, a su vez, para la obtención de un bien de consumo.
  • Actividad artesanal. Se trata de la actividad en la que la transformación de ese bien sucede manualmente, sin valerse de las maquinarias de la actividad industrial. Entre los ejemplos de las actividades económicas se encuentran el mercado editorial, la industria plástica, la tabacalera; la industria química, los electrodomésticos, la generación de energía e incluso la industria armamentista.

Actividades terciarias.

Se trata de aquellas que se enfocan en la producción de servicios con miras a satisfacer las necesidades de la gente. La mayor diferencia con relación a las dos anteriores, es que su objeto es un bien de carácter intangible. En los últimos años, este tipo de actividades ha reportado un gran aumento en el volumen de ingresos, pasando a ser un pilar en los modelos económicos de las potencias mundiales. Algunos ejemplos son el transporte, el sistema bancario, los medios de comunicación, los servicios de salud, la hotelería, los servicios legales o cualquier tipo de asesoramiento.

Juego, actividad fundamental para el aprendizaje.
El juego es una actividad fundamental para el desarrollo y aprendizaje de niños y niñas.

Actividad física.

En términos estrictos, cualquier movimiento del cuerpo autogenerado y que produzca un gasto de energía es una actividad física. Pero en general se la asocia con un enfoque deliberado a esa inversión de energía, con miras a diversos beneficios que brinda al estado de salud, como sucede, por ejemplo, cuando la gente sale a caminar, a correr, cuando hace gimnasia o yoga, o cuando practica cualquier deporte.

Se afirma que la actividad física diaria es una forma simple de mejorar la salud cardiovascular, ya que ayuda a reducir la presión arterial, aumenta la secreción del colesterol bueno, acarrea una reducción de triglicéridos y disminuye la producción de insulina.

Todo esto sucedía de un modo espontáneo cuando los seres humanos empleábamos nuestros cuerpos para movernos y trabajar, pero con el advenimiento de las nuevas tecnologías y la realidad de que muchas cosas suceden solas, parecemos haber olvidado lo gozoso que resulta hacerlas, sin siquiera entrar en el terreno de los beneficios mencionados.   

Actividad física, esencial para la salud.
La actividad física es muy importante para mantenernos saludables en todas las etapas de la vida.

Actividades recreativas.

Se trata de las actividades que realizamos por entretenimiento, diversión o por el disfrute que puedan reportarnos en sí mismas. Muchas veces se ejecutan conjuntamente con otras personas, aunque también las hay de índole individual.

Así como sucede con la palabra actividad en sí, el espectro que se abre es muy amplio y muy variado, llegando a considerarse aquí espacios tan variados como el del Go, la pesca, todos los deportes, el cine, el teatro, escuchar música o incluso salir a comer. Por supuesto, siempre habrá un componente subjetivo grande, ya que es el efecto sobre la persona lo que configuraría, o no, la recreación, y, así, por ejemplo, la caza es un programa inmejorable para muchas personas y una pesadilla para otras.

Citar este artículo

Lehrer, L. (8 de mayo de 2022). Definición de actividad. Su origen y aplicaciones, las actividades económicas, físicas y recreativas. Definicion.com. https://definicion.com/actividad/