El término ser humano se utiliza para definirnos como especie a todas las personas que habitamos el planeta Tierra. Pertenecemos a una especie mamífera, bípeda, de postura erecta, que cuenta con inteligencia, capacidad de razonamiento, de relación, de comunicación y de expresión simbólica; somos conscientes de nuestra propia existencia y finitud, y tenemos la habilidad para crear y utilizar herramientas. Todo esto nos distingue como especie, aunque también compartimos características con otros animales.

Suele asociarse el concepto de ser humano con el de Homo sapiens, el cual también es utilizado para designar a la especie humana. La expresión Homo sapiens proviene del latín y significa “hombre sabio”, resaltando el intelecto y la capacidad de razonamiento que nos caracteriza.

Para comprender mejor la expresión ser humano, es buena idea definir cada una de sus partes:

  • Ser: En tanto sustantivo, la palabra “ser” designa, en sentido amplio, a todo aquello que tiene vida. Más específicamente, tiene que ver también con la esencia o naturaleza de algo. En términos religiosos, espirituales o filosóficos, suele hablarse de Ser Supremo (dios o esencia divina).
  • Humano: Término que proviene del latín humanus, compuesto por humus (“tierra”) y anus (“procedencia”), lo cual tiene que ver con la creencia de que el primer humano surgió del barro o fue moldeado con arcilla.

Antes solía emplearse la palabra “hombre”, de modo genérico, para referirse a toda la especie humana, de modo que las expresiones “el hombre” y “el ser humano” eran utilizadas como sinónimos. Actualmente, se considera más claro y correcto dedicar el término “hombre” para referirse solamente a individuos del sexo masculino.

El ser humano es consciente de sí mismo.
Los seres humanos somos conscientes de nuestra propia existencia.

El ser humano, mamífero.

Como dijimos, a pesar de las diferencias, tenemos varios aspectos en común con otros animales. La especie humana forma parte del reino animal, más específicamente, pertenece a la clase de mamíferos. Al igual que estos últimos, contamos con una característica principal que nos define como tales: las mujeres humanas (al igual que las hembras mamíferas) poseen glándulas mamarias –de ahí el nombre de mamíferos– que segregan leche para alimentar a sus bebés o crías.

A pesar de la diversidad de mamíferos en el reino animal, existen algunas características básicas –además de las glándulas mamarias– comunes a todos:

  • Son los únicos animales cuya mandíbula tiene un solo hueso: el dentario. Éste se articula directamente con el cráneo. Todos tienen dientes, aunque las ballenas los reemplazan por finas láminas llamadas barbas.
  • Tienen labios con los que succionan la leche materna.
  • La capacidad auditiva es sumamente superior a la del resto de los vertebrados. El oído de los mamíferos es muy sensible y está formado por tres huesecillos (los más pequeños del cuerpo humano) llamados yunque, martillo y estribo.
  • Todas las especies de mamíferos tienen pelo. Sí, ¡las ballenas también! Están cubiertas de lanugo –un tipo de vello corporal aterciopelado– antes de nacer, y algunas lo conservan en la adultez.
  • Capacidad de regular la temperatura corporal mediante mecanismos propios –como la sudoración y los temblores–, además de conductas y adaptaciones que les permiten mantener el calor corporal constante, más allá de la temperatura del ambiente.
  • Todos presentan respiración pulmonar, incluso los mamíferos acuáticos.
  • El sistema circulatorio de los mamíferos es cerrado, doble y completo. No se mezcla la sangre oxigenada con la no oxigenada (como en el caso de los reptiles).
  • La gran mayoría son vivíparos, es decir, las crías nacen del vientre de la madre, se desarrollan dentro del útero de ella, recibiendo oxigeno y sustancias nutritivas para su pleno desarrollo.
Los seres humanos somos mamíferos.
El ser humano pertenece a la clase de los mamíferos. La característica principal de esta especie es la posesión de glándulas mamarias que segregan leche para alimentar sus crías.

Dimensiones del ser humano.

Ya vimos las características que el ser humano comparte con los animales de su misma especie mamífera. Es tiempo de mencionar algunas de las dimensiones distintivas del ser humano. Son potencialidades que nos diferencian del resto de los animales, áreas de la compleja existencia humana que se dan en simultáneo y pueden desarrollarse.

1. Dimensión física: el cuerpo
Esta dimensión se refiere al ser humano en tanto cuerpo separado de la mente y del espíritu. En sentido biológico, el ser humano es un ser vivo, cuenta con determinantes genéticos, debe atravesar un ciclo vital y satisfacer las necesidades vitales básicas e instintivas: alimentación, descanso, relación, higiene, reproducción. El cuerpo del ser humano es uno de los más plásticos del reino animal, capaz de realizar una amplia gama de movimientos posibles, y una enorme habilidad de manipulación gracias a la posición de los pulgares, lo que le permite la fabricación y uso de herramientas e instrumentos. Esta dimensión, además, tiene que ver con los hábitos y cuidados del propio cuerpo, como la alimentación y la actividad física.

2. Dimensión social
El filósofo griego Aristóteles, denominado “padre de la cultura occidental”, definió al ser humano como un animal social. Es que el ser humano se desarrolla y estructura en relación con otros. Ya en el vientre materno y desde temprana edad, el vínculo con la madre, y luego la interacción con los miembros de la familia, la comunidad, amistades y grupos de identidad, son fundamentales para el aprendizaje, el bienestar y el desarrollo de la vida humana.

3. Dimensión cognitiva o intelectual
En este sentido, el ser humano se caracteriza por su inteligencia, la facultad de razonar, la conciencia de sí mismo, la capacidad de supervivencia por medio de la cultura y de las habilidades que pueda desarrollar (más allá de la naturaleza). El ser humano es capaz de organizarse internamente, organizar la experiencia vivida, interpretar y comprender el mundo que lo rodea, aprender y generar conocimientos.

4. Dimensión comunicativa o lingüística
En línea con la dimensión anterior, el ser humano posee una capacidad intelectual que le permite inventar, aprender, transmitir y utilizar conceptos totalmente abstractos y estructuras lingüísticas complejas, a partir de signos y símbolos. Por eso, el filósofo Ernst Cassirer ha utilizado la expresión “animal simbólico” para definir la naturaleza del ser humano. Es a través del lenguaje que el ser humano puede reflexionar sobre sí mismo, actividad reflexiva que le permite tener autoconocimiento y conocimiento de las demás personas. Además, el lenguaje es una herramienta de comunicación fundamental, que posibilita el intercambio y acumulación de información.

5. Dimensión emocional o afectiva
Como dijimos, el ser humano tiene la capacidad de volver reflexivamente sobre sí mismo y autoconocerse. El hecho de estar en contacto con las propias emociones, identificar aquello que sentimos, es importante para la interacción social y el propio desarrollo humano.

6. Dimensión espiritual o trascendente
Hemos mencionado que el ser humano es el único ser consciente de su propia existencia y muerte. Reconocernos como mortales en ocasiones puede generar la denominada angustia existencial, lo cual ha llevado a la necesidad de buscar (y a veces crear) respuestas acerca del sentido de la vida. Muchas veces tiene que ver también con el deseo de trascender y conectar con algo más allá de lo físico o material, es decir, el alma o el mundo espiritual. Así es como las religiones, la filosofía, el esoterismo y la espiritualidad forman parte de esta dimensión.

7. Dimensión ético-moral
Se refiere a la capacidad del ser humano de vivir en sociedad de acuerdo a determinadas responsabilidades, cumplimiento de normas, derechos y deberes que propician la armonía general y el bien común. El respeto, la no discriminación, la autorregulación, la búsqueda de la paz, son cuestiones que tienen que ver con esta dimensión.

La espiritualidad es una dimensión de la vida humana.
La espiritualidad y la búsqueda de sentido y trascendencia es una dimensión característica de la vida humana.

Citar este artículo

Lehrer, L. (29 de diciembre de 2021). Definición de ser humano. Sus características como mamíferos y sus dimensiones. Definicion.com. https://definicion.com/ser-humano/