La democracia es un sistema político en la que el pueblo tiene un rol fundamental en el ejercicio del poder. Es una forma de gobierno en la que todos los miembros de la sociedad pueden participar, directa o indirectamente, en la toma de decisiones sobre el devenir de su país y elegir a sus representantes.

A raíz de una expresión acuñada por el presidente estadounidense Abraham Lincoln en 1863, en su discurso más famoso, suele definirse a la democracia como el gobierno que le pertenece al pueblo, llevado a cabo por el pueblo y para el pueblo mismo.

Y ése es justamente el significado etimológico del término democracia, el cual proviene del griego demos (“pueblo”), krátos (“gobierno”) y el sufijo ia (“cualidad”): “gobierno del pueblo”.

Porque en la democracia, la autoridad de quienes gobiernan está basada en la voluntad de las ciudadanas y los ciudadanos que los han elegido.

Es importante destacar que, a pesar de los logros obtenidos en términos la equidad de género, aún existe discriminación y desigualdad en la participación política de las mujeres en tanto ciudadanas y en la asunción de cargos públicos. Según datos de Naciones Unidas, en el año 2021, las representantes políticas mujeres a nivel nacional, solo representaban el 25%.

Características básicas de la democracia.

La democracia es la forma de organización social más extendida a nivel mundial. En tanto sistema humano, no podemos afirmar que sea perfecta, además de que depende de cómo se lleve a cabo en la práctica, en cada país. En este sentido, es famosa la expresión del primer ministro británico Winston Churchill que indica que, exceptuando todas las formas de gobierno, la democracia es la peor.

Sin embargo, no cabe duda de que la democracia cuenta con principios y características que abogan por la soberanía de todos los pueblos que la adopten como sistema político. Algunas de ellas son:

  • La democracia promueve y propicia el respeto de los derechos humanos, la libertad y voluntad de las personas. 
  • En favor de la equidad y la justicia, plantea que el poder sea distribuido en distintas instituciones que respeten y ejecuten la voluntad de la ciudadanía. Estas instituciones deben ser independientes, transparentes y responsables. 
  • En un sistema democrático, se respeta la decisión de la mayoría de las y los ciudadanos a través del voto. El sufragio para la elección de los representantes es universal, puesto que puede participar la totalidad de la ciudadanía mayor de edad; además, es libre, ya que no debe existir coerción alguna, y secreto, es decir, nadie tiene la obligación de emitir públicamente su voto. 
  • En una democracia existen leyes fundamentales que organizan a los países, las cuales están establecidas en la Constitución Nacional
  • En esta forma de gobierno, los gobernantes electos deben alternar el poder en un período de tiempo determinado (generalmente son cuatro años).
  • La democracia fomenta la existencia de distintas ideas, proyectos, grupos y partidos políticos que busquen la mejor manera de llevar a cabo el bien común. 
  • En las democracias, los medios de comunicación deben ser independientes y ejercer la libertad de prensa para informar a la ciudadanía y controlar que las autoridades políticas cumplan su función correctamente. 
  • Los sistemas democráticos respetan y fomentan los derechos a la libertad de expresión, de reunión y asociación.
En democracia el voto es universal, libre y secreto.
En un sistema democrático los y las representantes políticos se eligen a través del voto universal, libre y secreto.

Origen de la democracia.

La democracia surge en la antigua Grecia, en Atenas, donde se fue dando una transición de la oligarquía –sistema político que hace referencia al gobierno de unos pocos– a una democracia, a lo largo de tres siglos (desde el VIII al V a. C.). En ese período, el gobierno centrado en el rey y su consejo de nobles –quienes solían velar por los intereses de los sectores privilegiados, causando malestar popular– fue incorporando algunas reformas poco a poco. Estas incluían la elaboración de códigos de leyes escritas, la supresión de la esclavitud causada por deudas (hasta entonces, el deudor se volvía esclavo de su acreedor), la creación de instituciones, etc.

Claro que la democracia ateniense era distinta a la democracia moderna, tal cual la conocemos en la actualidad. Por un lado, se trataba de una democracia directa en la que, en lugar de elegir a sus representantes, se suponía que el pueblo mismo se encargaba de las cuestiones políticas, en asamblea. Y esto era posible porque el concepto de pueblo también era diferente: solo un acotado sector de la población entraba en esta categoría (ni las mujeres, ni los niños, ni los esclavos, ni los extranjeros eran considerados parte del pueblo, llegó a exigirse que ambos progenitores hubieran nacido en Atenas).

Otra gran diferencia es que en la democracia ateniense continuaba vigente la esclavitud, es decir, existía gran numero de personas que no contaba con derechos políticos ni sociales y, básicamente, eran considerados como objetos, propiedad de otras personas, quienes ejercían su explotación.

En el siglo V a. C. se desató la Guerra del Peloponeso, entre ciudades griegas reunidas en dos bandos encabezados por Esparta (oligarquía) y Atenas (democracia), en parte a causa de sus diferentes sistemas de gobierno y el poder que iba ganando Atenas. La guerra duró tres décadas

La democracia respeta el derecho a la libertad de expresión.
La democracia promueve y respeta los derechos a la libertad de expresión y de asociación.

Tipos de democracia.

Como vimos, la democracia puede ser directa (también llamada participativa) o indirecta (a su vez conocida como representativa). Esta última, hace referencia, como su nombre lo indica, a la elección de representantes por parte de la ciudadanía, la cual ejerce su poder político a través de los gobernantes que ha elegido mediante el voto.

La mayoría de las democracias modernas del mundo occidental son de tipo representativas. En algunos casos se trata de sistemas parlamentarios, en los que la autoridad del poder ejecutivo recae en el jefe de Gobierno o primer ministro, el cual proviene del parlamento (poder legislativo); en otros casos se trata de sistemas presidenciales en los que el poder ejecutivo –el cual es independiente del legislativo– está en manos de una figura presidencial.

Hay quienes distinguen una tercera opción de democracia, llamada democracia mixta o semidirecta. Se trata de una democracia indirecta que incorpora mecanismos a través de los cuales la ciudadanía puede expresarse directamente en casos puntuales. Estos mecanismos de participación directa son:

  • Referéndum: Se plantea una cuestión particular y la ciudadanía debe votar por sí o por no.
  • Plebiscito: En este caso la ciudadanía debe aprobar o denegar el planteamiento de una norma específica.
  • Iniciativa popular: La ciudadanía se expresa de modo organizado, por propia iniciativa, para solicitar que se sancione o que se anule una norma determinada.
  • Referéndum revocatorio o destitución popular: Ante el descontento del pueblo, éste se expresa para que un gobernante electo finalice su mandato antes de lo estipulado.

Citar este artículo

Lehrer, L. (4 de enero de 2022). Definición de democracia. Sus características, su origen y los distintos tipos. Definicion.com. https://definicion.com/democracia/