La neutralidad se define en sentido amplio como la cualidad de no participar en ninguno de los extremos de una oposición. Es un concepto que implica no tomar posición ni partido por ninguna causa, ni intervenir en un conflicto, litigio o diferencia de opiniones. Consiste en tomar una postura equidistante, mediante la no alineación o no intervención en ningún tipo de oposición que implique dos o más posturas contrarias.

Se considera que algo o alguien es neutral cuando no toma postura alguna por ningún tipo de partido, causa o parte de un conflicto determinado.

La etimología de la palabra «neutralidad» proviene de las voces latinas «neuter» (neutro), que significa «ni uno ni otro» y «neutralis» (neutral), de las que deviene «neutralitatis» (neutralidad). El vocablo está formado por el prefijo «ne-» (no), más la palabra base «uter» (uno u otro), sumada a un primer sufijo «-alitas» (relación), y un segundo sufijo «-tis» (cualidad), dando con el concepto de una «cualidad que no se relaciona con ninguno de los dos extremos».

La neutralidad es un concepto amplio que se utiliza en distintos y muy diversos ámbitos. Existe neutralidad en la ética y la moral, en la justicia y el derecho, en la política, la cultura y la ciencia. Por ejemplo: en el derecho internacional, se conoce como neutralidad a la no participación de un país durante una guerra. En el psicoanálisis, se llama neutralidad a la postura del analista respecto del paciente. En la física atómica, la neutralidad es el comportamiento de los neutrones, cuya carga eléctrica no es ni positiva ni negativa.

La neutralidad se vincula con conceptos como la imparcialidad, la objetividad y la equidistancia. No obstante, no constituye un sinónimo exacto de estos términos. Es un concepto importante en cuestiones referentes al arbitraje, la mediación, la conciliación o el consenso, ya que para toda actividad de intermediación se requiere una posición neutral que sea capaz de arbitrar de manera imparcial y objetiva, sin abogar por ninguna de las partes.

Neutralidad
La neutralidad consiste en no tomar partido por ninguna de las partes de un conflicto u oposición

Neutralidad en ética y moral.

En el ámbito de la ética y la moral, existe una importante discusión filosófica y ética respecto del concepto de neutralidad moral. La idea de una neutralidad en el plano de la moral se relaciona con una posición neutral frente al comportamiento ético humano. De modo que, el concepto de neutralidad moral implica una no intervención en los conflictos morales y éticos, tanto personales como sociales, dejando suspendidas todas aquellas cuestiones que involucren conflictos éticos y morales. Este concepto es fuente de importantes debates y discusiones acerca de si realmente es posible adoptar una neutralidad moral frente a los inevitables conflictos éticos de la vida humana.

Muchos autores han cuestionado el concepto de una neutralidad moral alegando que la toma de decisiones es intrínseca a la naturaleza humana y que, al elegir la neutralidad, se está tomando partido de todas formas, ya que es imposible mantenerse neutral frente a un determinado problema ético. Elegir la neutralidad es elegir y, por lo tanto, en la ética, la neutralidad no responde a una equidistancia justa, sino a una suspensión de la responsabilidad intrínseca a todo ser humano de decidir sobre qué es correcto o incorrecto en cada caso.

El concepto de neutralidad moral se ha desarrollado en gran medida en posturas basadas en modelos liberales e individualistas de concebir la moral. Según posturas como el individualismo moral, la no intervención en problemas éticos es lícita ya que, desde el individualismo, toda postura que no sea beneficiosa para el individuo es omitida del universo moral, por lo que se esgrime una «neutralidad» respecto de aquellos problemas éticos que no involucren al individuo. No obstante, tras la aparente «neutralidad», se erige una postura individualista de la moral y, por ende, no hay neutralidad moral concretamente sino un individualismo moral.

Sin embargo, las posturas neutrales se han defendido como instancias de reevaluación de los conceptos opuestos en términos morales, como el bien y el mal, lo correcto o lo incorrecto. En este sentido, la neutralidad no como postura ética sino como instancia reflexiva puede aportar en gran medida a los debates éticos y morales más complejos. La neutralidad como instancia reflexiva aporta al desarrollo de valores como la tolerancia, el equilibrio, la ecuanimidad y la igualdad, los cuales son fundamentales en el marco de los debates y las discusiones éticas.

Neutralidad moral
El concepto de neutralidad moral es ampliamente discutido en los debates éticos acerca de la posibilidad de una postura neutral en los asuntos morales

Neutralidad política.

En el ámbito político, el debate sobre la neutralidad se da en el marco de la posibilidad de concebir una neutralidad política, si es posible y practicable una «postura neutra» en la política o si, por el contrario, toda neutralidad está politizada y representa un factor politizante, imposible de mantenerse «al margen» de los asuntos políticos. En este último caso, el concepto de una neutralidad política sería inviable, debido a que toda «neutralidad» se inscribe como una respuesta politizada y politizante que, más allá de la proclamada «neutralidad», su postura ejerce un efecto considerable sobre la realidad social y política y, por lo tanto, no podríamos hablar de una «neutralidad» en términos políticos.

No obstante, más allá del debate sobre la posibilidad de una postura neutral en la política, es importante destacar que el concepto de neutralidad es fundamental en la propia concepción del Estado en el marco de las democracias liberales. En este sentido, la neutralidad del Estado es un factor clave del propio sistema democrático liberal. El concepto de un Estado neutral y a neutralidad de sus instituciones se relaciona con la responsabilidad del Estado de garantizar un manejo no arbitrario (neutral) de los derechos y obligaciones de los ciudadanos. A su vez, la cooperación equitativa dentro de los límites de la gestión y administración estatal, implica la idea de una neutralidad funcional del Estado para garantizar la igualdad de derechos y oportunidades para todos y todas, más allá de sus ideas o corrientes políticas.

Siguiendo esta misma línea, dentro de una comunidad política, más allá de las diferencias ideológicas, existe un marco jurídico-constitucional del Estado que establece el principio de neutralidad política en términos de garantizar la igualdad de oportunidades a todos los agentes y actores políticos, sin distinción. De esta manera, se constituyen las democracias liberales, en cuyo modelo, el principio de neutralidad política cumple un rol constitutivo de las propias funciones del Estado democrático. El propio concepto de democracia, implica cierta neutralidad en la administración y gestión estatal para garantizar que los mecanismos constitutivos del sistema democrático sean imparciales a la hora de determinar las reglas y normas que rigen para todos los agentes de la comunidad política.

Algunos ejemplos generales en los que se destaca el principio de neutralidad política del Estado democrático son:

  • El acceso universal e igualitario a los servicios públicos.
  • La política de no discriminación.
  • El principio de transparencia del Estado en relación a la gestión y administración pública.
  • La garantía de igualdad de acceso y goce del espacio público para todos los ciudadanos.
  • El compromiso del Estado con la cohesión social y la paz social.
Neutralidad del Estado
La neutralidad del Estado implica la imparcialidad y objetividad política en los asuntos del orden público democrático

Neutralidad en el derecho internacional.

En términos del derecho internacional público, la neutralidad se define como una condición jurídica devenida de la abstención por parte de un Estado de la participación en una guerra entre otros países, presentando una actitud de imparcialidad frente al conflicto y cada una de las partes beligerantes.

En el derecho internacional, la neutralidad es un concepto central en relación a los conflictos bélicos que se desatan entre los países del mundo. Las diferentes relaciones entre los países beligerantes y los países neutrales en el marco de una guerra internacional están reglamentadas por el derecho público internacional.

Según la normatividad internacional en materia de conflictos bélicos, aquellos países declarados neutrales no pueden actuar a favor de ninguno de los bloques en conflicto. Al mismo tiempo, los países beligerantes deben respetar la neutralidad y la soberanía de los países neutrales.

Un ejemplo particular de la importancia del principio de neutralidad de los Estados lo constituye Suiza que, desde 1815 mantiene la condición de neutralidad perpetua como Estado soberano con estatus perpetuo de país neutral. Se conoce con el nombre de neutralidad helvética a esta condición de perpetua neutralidad como cualidad esencial de la soberanía del Estado de Suiza.

Neutralidad helvética
Se conoce con el nombre de neutralidad helvética a la condición de neutralidad perpetua del Estado de Suiza

Históricamente, desde 1907, la neutralidad fue desarrollada en las convenciones internacionales de La Haya:

  • Convención relativa a los derechos y deberes de las potencias neutrales en caso de guerra terrestre.
  • Convención relativa a los derechos y deberes de las potencias neutrales en caso de guerra marítima.

Posteriormente, la neutralidad formó parte importante de los principios jurídicos internacionales de la Sociedad de las Naciones (1919) y, más tarde, de las Naciones Unidas (1945).

Por otro lado, en materia de ayuda humanitaria, el principio de neutralidad es fundamental para organizaciones no gubernamentales como la Organización de las Naciones Unidas o la Cruz Roja, en las que el principio de neutralidad comprende un elemento fundamental del derecho internacional humanitario. Las convenciones de Ginebra constituyen los cuatro documentos jurídicos más importantes en relación a los asuntos bélicos internacionales, la neutralidad y la reducción de los daños de la guerra.

En líneas generales, los cuatro convenios de Ginebra apuntan a:

  • Garantizar las relaciones de diplomacia en casos de guerra y conflictos bélicos internacionales.
  • Delimitar espacios neutrales como el territorio neutral y la zona desmilitarizada, con el fin de permitir a los médicos y agentes de ayuda humanitaria desarrollar sus actividades en un espacio protegido del conflicto bélico.
  • Regular los tratados de paz y las condiciones de paz armada, armisticio, tregua o negociación entre los países involucrados.
  • Fomentar normativas de diálogo y resolución de conflictos pacíficos entre los países beligerantes.
Derecho internacional
La neutralidad es un concepto central en el derecho internacional

Neutralidad en la ciencia.

En el ámbito científico, la neutralidad ocupa un lugar central dentro de las condiciones básicas para desarrollar una investigación científica con resultados objetivos. La objetividad es para la ciencia un principio fundamental del método y la investigación científica. Para que un conocimiento sea considerado «científico» debe ser un conocimiento objetivo, comprobable y verificable por otros sujetos y medios que corroboren la objetividad de dicho saber científico. Para este fin, la neutralidad es una condición esencial para alcanzar la objetividad en la ciencia.

Se conoce como neutralidad científica al principio según el cual toda investigación, estudio o teoría que sea considerada «científica» debe contar con la posición neutral de sus investigadores. Esto significa atenerse a las reglas del método científico y a las condiciones establecidas y respetadas por toda la comunidad científica. En este sentido, la neutralidad en la ciencia apunta a desarrollar una investigación objetiva, sin interpretaciones o intervenciones ideológicas de ningún tipo. La ciencia se considera un conocimiento objetivo y, para garantizar esa objetividad, el principio de neutralidad científica forma parte fundamental de los requisitos básicos para desarrollar toda investigación científica.

La idea de que el conocimiento científico es un «conocimiento neutral» se basa en la concepción del método. Según el modelo del método científico, existe un conjunto de reglas de comprobación y verificabilidad que todo investigador, sin importar el ámbito o su objeto de estudio, debe respetar para que su investigación sea considerada «científica». En este sentido, la ciencia se ha constituido como un conocimiento de carácter «neutral» en materia de sociedad, cultura, política o filosofía. La ciencia, como disciplina epistemológica, se aparta de todo tipo de subjetivismo, opinión o ideología para desarrollar sus investigaciones, ponderando el método científico y las convenciones de la comunidad científica como los marcos objetivos y neutrales para toda investigación.

Neutralidad científica
La neutralidad científica se vincula con el principio de objetividad y las reglas del método científico

Se conoce con el nombre de intersubjetividad científica al principio de comprobabilidad de un determinado hecho o teoría por otros investigadores y referentes científicos. Para que una hipótesis o teoría sea comprobada o verificada no alcanza sólo con la demostración empírica de sus enunciados, sino que, además, debe atravesar la perspectiva de otros puntos de vista (intersubjetividad) para que la teoría sea corroborada. En este proceso de intersubjetividad científica, la neutralidad es una cualidad fundamental de toda investigación en el marco del conocimiento científico.

Es importante discernir ciertos aspectos fundamentales para que exista neutralidad científica:

  • Desinterés: La ciencia debe ser concebida como una disciplina que sólo busca el conocimiento objetivo por encima de cualquier otro interés parcial o ideológico.
  • Independencia: La ciencia debe constituirse como un saber objetivo, sin depender de opiniones, corrientes o ideologías de ningún tipo.
  • Autonomía: La ciencia debe ser un conocimiento autónomo que se desarrolle por sí mismo y sólo a partir de las reglas propias del método científico.
  • Honestidad intelectual: Para desarrollar conocimiento científico es preciso mantener los principios de honestidad intelectual, objetividad y neutralidad.
Intersubjetividad
La intersubjetividad es una instancia fundamental de la investigación científica

Neutralidad tecnológica.

Se llama neutralidad tecnológica a un conjunto de principios y normas que tienen como principal fin la regulación de la administración pública referente a los proveedores de servicios tecnológicos. El principio de neutralidad tecnológica, también llamado «autonomía tecnológica», intenta proteger la libertad de los productores y proveedores de servicios y bienes informáticos en relación a la intervención y legislación de la administración pública.

En líneas generales, el principio de neutralidad tecnológica apunta a que la ley y la regulación pública deben mantenerse neutrales respecto a la producción y utilización de servicios y bienes tecnológicos. La legislación debe ser neutral en relación a los tipos de tecnologías y su desarrollo, de modo que la ley no debe limitarse a un solo tipo de tecnologías ni una sola manera de transmitir mensajes. Los principios de la neutralidad tecnológica son los siguientes:

  • Garantizar la libertad de oportunidades para satisfacer un requisito tecnológico por parte del sector público, privado, científico o académico.
  • Garantizar la independencia tecnológica respecto de los productores, distribuidores y desarrolladores de los bienes y servicios informáticos.
  • Garantizar la libertad de los usuarios de interactuar con una institución u organización, ya sea pública o privada, por medios tecnológicos, sin ser impuesta ningún tipo de tecnología determinada.
  • La distintas leyes de neutralidad no deben hacer referencia a la tecnología o los medios informáticos necesarios para cumplir con dichas normas.
  • Los procesos de normalización en archivos digitales debe ser producidos, almacenados o comunicados en un formato abierto y certificado.
Neutralidad tecnológica
La neutralidad tecnológica busca establecer un acceso equitativo e igualitario a los bienes y servicios tecnológicos

Aspectos fundamentales de la neutralidad tecnológica.

Algunos aspectos importantes de la neutralidad tecnológica son:

  • Neutralidad en la red: También llamada «neutralidad de datos» o «neutralidad de plataforma», se trata de un principio que establece que los proveedores de servicios de internet deben garantizar el tránsito de contenido sin privilegiar ni facilitar a un determinado participante de la red por encima del resto de los usuarios. Esto implica brindar una codificación igualitaria a todos los usuarios de internet sin diferenciar tarifas dependiendo del contenido, plataforma o página web a la que accedan.
  • Normas ISO: Se trata de un conjunto de estándares internacionales creados con el fin de ayudar a las empresas a desarrollar criterios de homogeneidad en relación a la producción, gestión y prestación de servicios tecnológicos.
  • Seguridad cibernética: También llamada ciberseguridad, es una área vinculada a la informática y la telemática que se encarga de la protección de la infraestructura cibernética, los datos y la información contenida en los distintos dispositivos computacionales. La ciberseguridad se constituye de un amplio conjunto de leyes, normas, estándares y protocolos cuyo fin es minimizar los posibles ataques o riesgos a la infraestructura y la información cibernética.
  • Anonimato de red: Es un concepto fundamental en la protección de la privacidad y la seguridad en el uso de la red e internet. Se trata de la capacidad de mantener oculta la identidad y la ubicación de una persona en línea, para proteger sus datos y su identidad personal.
  • Software libre: Se trata de un concepto importante en materia de neutralidad cibernética que protege la libertad de los usuarios y la comunidad respecto al uso de un software de carácter libre. La categoría de software libre consiste en la libertad de los usuarios de ejecutar, modificar, copiar, estudiar, distribuir o mejorar un software determinado. Se vincula con el concepto de código abierto, el cual consiste en un modelo de desarrollo de colaboración abierta que busca ampliar el acceso y las libertades en el manejo del software libre.
Código abierto
La neutralidad es un concepto importante en el desarrollo de softwares libres y de código abierto

Otros ámbitos en los que se manifiesta la neutralidad.

  • Neutralidad religiosa: Se trata de un concepto que establece la neutralidad religiosa en los espacios públicos. El laicismo o el secularismo son expresiones del principio de neutralidad religiosa en la sociedad. Se vincula con la neutralidad del Estado y es una de las normativas relacionadas a la gestión de un espacio público neutral y abierto a nivel religioso.
  • Neutralidad cultural: Se trata de un concepto aplicado en diferentes ámbitos (público, social y empresarial) que establece el principio de neutralidad cultural en los grupos y colectivos sociales. La neutralidad cultural apunta generar una inclusividad y diversidad a través del pluralismo y multilateralismo en los distintos grupos sociales, laborales y políticos.
  • Neutralidad en los medios de comunicación: Se trata de un concepto que intenta regular el nivel de subjetividad y opinión en la transmisión de información por parte de los medios de comunicación. Si bien es una idea ampliamente discutida y debatida en el ámbito periodístico, acerca de si realmente es posible una neutralidad en la producción y transmisión de la información, es un concepto importante en aquellos casos en los que se debe transmitir una información concreta y objetiva, más allá de la opinión ideológica o política de las distintas agencias periodísticas, por ejemplo en los resultados de las elecciones democráticas o los datos concretos acerca de la economía de un país, etc.
  • Neutralidad de género: Es un concepto que refiere a que algo o alguien no se identifica con los géneros masculino o femenino. Este concepto se aplica a distintos y diversos ámbitos, tanto en una neutralidad de lenguaje como en la identidad sexual de las personas, o utilizaciones varias en el uso de los espacios colectivos no binarios. En el lenguaje, el género neutro se utiliza para aquellos sustantivos que funcionan como calificativo de oraciones sustantivas o pronombres neutros (lo bueno o lo malo). En el ámbito de la diversidad de género, el concepto de neutralidad puede aplicarse a la utilización de espacios comunes no binarios.
  • Neutralidad de carbono: Es un concepto que se utiliza en la protección del medioambiente y se relaciona con alcanzar el mayor nivel de sostenibilidad posible, a través del uso de energías renovables y fuentes limpias de producción y consumo. La neutralidad de carbono apunta a alcanzar un resultado de cero emisiones de CO2 y gases de efecto invernadero al ambiente, con el fin de garantizar un consumo y producción energética no dañina con el medio ambiente y la biodiversidad.
Neutralidad de género
La neutralidad de género es un concepto importante para garantizar la diversidad sexual

Citar este artículo

Aci, E. M. (23 de mayo de 2024). Definición de neutralidad. Concepto, acepciones y manifestaciones en derecho, ética, política, ciencia y tecnología. Definicion.com. https://definicion.com/neutralidad/