Para comprender la etimología del concepto de teología debemos remontarnos al vocablo griego θεολόγος, theológos. Su raíz, theos, significa «Dios» o «deidad». Por su parte, logos hace alusión a «ciencia», «estudio» o «conocimiento». De esta manera, teología será la disciplina en la que se estudian de manera científica todos los saberes sobre Dios, la religión, y demás conocimientos relacionados.

Aquí daremos un panorama general sobre esta disciplina para que podamos aproximarnos más a ella en función de sus ramas, su historia y otros detalles relevantes. ¡Empecemos!

Persona rezando
La teología como disciplina abarca el estudio religioso desde todos los credos, no solo desde el cristianismo.

Orígenes de teología.

Si bien a primera vista el término puede remitir al segmento de la religión cristiana, lo cierto es que en sus inicios tuvo más que ver con el debate que los pensadores griegos sostenían y con la filosofía, que con alguno de los dos ámbitos mencionados. La teología, así, era el espacio en el que se hablaba acerca de las divinidades, sobre algunos términos ligados a lo divino y a qué significaba esta noción, o también pensaban en las ideas que se tenían en aquel entonces sobre los dioses.

Un personaje fundamental dentro de la consideración de la teología griega es Platón (427 a.C. – 347 a.C.). Hay algunos conceptos que, si bien nos remiten a reflexiones que pueden asociarse con la teología tal y como la conocemos, no necesariamente aluden a eso.

Por ejemplo, hay una idea sobre lo divino en el orden de aquello trascendental y que excede los límites de la vida humana (de su nacimiento y su muerte: es decir, está antes y después de estos dos). Además, este pensador considera que la figura superior y absoluta, es aquella gracias a la cual las cosas se crean. Escapa al entendimiento de los humanos, indicará, y en él se alojarán todos los aspectos relacionados con el mundo de las ideas al que su teoría hace tantas referencias.

Hay, también, un pensamiento sobre el “castigo”, ya que, si le atribuye a esta divinidad algunos rasgos como la sabiduría, la bondad y la más alta de las noblezas, existiría dentro de su planteo aquello que sea contrario a esto.

Busto de Platón
Platón es uno de los primeros pensadores en teorizar acerca del concepto «teología», que consideraba fundamental.

Dentro de sus ideas, entonces, lo divino tiene una estrecha relación con la comprensión del raciocinio o con una aproximación más cuidadosa a él. Es con Aristóteles cuando la teología será (aunque en principio con un tono despectivo) el nombre con el cual dividiría dos grandes ejes:

  • aquel en el que este concepto era un aspecto central de la filosofía, una rama que en la actualidad es la metafísica.
  • uno en el que se incluía todo lo anterior al pensamiento más “organizado” (que él y otros pensadores pudieron esquematizar). Dicho de otro modo, denomina así al pensamiento mitológico que precede a la postura científica de estos antiguos griegos.

Divisiones en la teología.

Ahora bien, consideraremos algunas grandes áreas de estudio en que la teología se divide. Hay que tener en cuenta que, particularmente, se hablará sobre la teología relacionada con el cristianismo.

Teología cristiana.

Se organiza aquí todo el conocimiento y las creencias que, dentro del cristianismo, tienen como fuente de saber a la Biblia. Se nutrirá tal aprendizaje con características vinculadas con lo espiritual, o con las personas que pueden haber tenido injerencia en su historia. Cabe considerar que un concepto fundamental dentro de la teología cristiana es el de la “revelación”.

Esto supone que toda palabra proferida en este contexto es sagrada pues proviene de Dios, y así ha sido revelado a quienes han sido dotados con la posibilidad de saber recibirlo.

Uno de los estudios que se incluyen dentro de esta construcción de saber es el de la escatología, que a continuación profundizaremos.

Santa Biblia
La Biblia es, en la teología cristiana, la base ineludible de estudio, de consulta y el fin de todo conocimiento.

Escatología.

Este vocablo tiene dos partes, y su idioma de origen es el griego. Por un lado, éschatos, que significa “último” o “final” y, por otro, logos. Alude, entonces, al conocimiento, al dogma y a las creencias referidas a lo que ocurrirá más allá de la muerte.

Al igual que el concepto de Dios difiere de religión en religión, lo mismo ocurrirá con el de escatología: cada cosmovisión religiosa tiene sus particularidades. Aquí, en la cristiana, hay algunos paralelismos con la misma idea en el judaísmo.

Algunos factores relevantes en ella serán la resurrección de todos, una vez tenga lugar el “último día”. También la noción de “vida eterna” y los espacios donde esta existencia sin fin tendrá lugar (cielo o infierno), entre otros.

Teología exegética.

El concepto se asocia con el de exégesis: ἐξήγησις, también del griego, alude a la interpretación que se hará de un texto, en este caso, de la Biblia. Quien realiza esta labor se denomina exégeta, y lo crucial en su trabajo es poder poner una distancia entre lo que su propia subjetividad puede dictarle en análisis y lo que el texto significará.

Hay metodologías para llevar a cabo esta tarea, y a grandes rasgos tienen que ver con lo siguiente:

  • Estudiar a los autores de los textos: esto permite profundizar en el conocimiento de lo que trabajaron, lo que consideraron y el universo dentro del cual concebían al mundo, a los hombres y a Dios.
  • Trabajar, posteriormente, en el texto: aquí se analizará desde lo macro hasta lo micro. Es decir, se partirá considerando la obra en su totalidad, inicialmente. Luego empezará a desglosarse en algunas partes que tengan una estructura: un capítulo, un pasaje, una idea y un versículo.
  • Luego, si hiciese falta, se recogerán las palabras importantes que surgen en estas estructuras que el exégeta considerará.
  • Finalmente, y en caso de que fuese necesario, puede considerarse el aspecto etimológico de los conceptos que se han destacado.

¿Cuál es la finalidad de esto? La labor exegética tiene que ver con poder encontrar el mensaje que hay en una obra: implica poder llegar a su núcleo, a la idea que la rige y para esto son importantes tanto las palabras que sinteticen este pensamiento como las consideraciones propias de su autor.

Cruz católica
Muchos aspectos que no tienen que ver con la mera palabra bíblica se trabajan en la teología del cristianismo: la salvación de las almas, por ejemplo, es una de ellas.

Teología sistemática.

De modo semejante a aquella búsqueda de “estructuras” de la exégesis, en la teología sistemática se intentará condensar principios, creencias, conceptos y aspectos centrales de la religión. Se abordará, también, su relación con otras obras religiosas fundamentales.

Hay una serie de grandes ejes que se trabajan indefectiblemente en este sistema de estudio: se considera la salvación, la creación de lo que existe o cómo el hombre logró caer en el pecado. También, se puede tener en cuenta a la figura de Cristo y, finalmente, todo lo relacionado con la salvación de las almas.

Citar este artículo

Fernández, A. M. (24 de febrero de 2022). Definición de teología. Historia, características y tipos. Definicion.com. https://definicion.com/teologia/