La adaptación es la capacidad o la posibilidad de poder ajustarse a una situación o un contexto.

Proviene de la palabra adaptare, del latín, y está formada por dos partes:

  • prefijo ad-: significa hacia;
  • verbo aptare: significa adecuar, preparar, o hacer que algo sea apto.

En este sentido, algunos sinónimos que podemos encontrar relacionados con este concepto son cuadrar, adecuarse, amoldarse, ambientarse, e incluso avenir.

Se emplea este concepto, entonces, para hacer referencia al proceso de adecuarse a una situación, que generalmente conlleva algún cambio. Usualmente, se habla de adaptación en sentido positivo, ya que es una evidencia de que ha habido éxito al acomodarse ante una nueva situación.

Adaptación al cambio
La adaptación supone un ajuste, una adecuación, a alguna situación negativa o imprevista.

Adaptación en biología.

La adaptación se emplea, hacia el siglo XIX, en el contexto del estudio riguroso sobre cómo ocurre el origen de los seres vivos. Quien las formuló es uno de los científicos más reconocidos no solo en aquel siglo, sino en la posteridad. Este es Charles Darwin, naturalista inglés (1809-1882). En 1859 se publica su libro On The Origins of Species (El origen de las especies), en el que se abordan 3 grandes ejes:

  • cómo evolucionaron los seres vivos
  • cómo sobrevivieron en condiciones específicas
  • la selección natural como eje del origen de las especies

Pero ¿qué es la adaptación? Su teoría aborda cómo las especies fueron evolucionando con el paso de la historia: esto supuso una revolución en aquel momento. Hasta el siglo XIX, el espíritu científico lleva a analizar, estudiar, examinar e hipotetizar, acerca de los objetos de estudio, con una rigurosidad sin precedentes. La biología fue el espacio que se contrapuso, así, al discurso religioso de aquel momento sobre el origen de todo los seres que hay en la Tierra.

Lo que aportaron sus viajes por todo el mundo y sus estudios fue la evidencia de que las diferentes especies (y su historia y desarrollo) tenían elementos en común. Y más aún: que todas tenían un mismo origen, pero habían ido sufriendo variaciones con el paso del tiempo.

Las causas de estas variaciones descritas por Darwin pueden sintetizarse en un concepto: selección natural. ¿Qué significa esto? La selección natural supone que los organismos que existen y habitan un ambiente se adaptarán a los cambios que este provoque. Si se adaptan, sobreviven; si no, paulatinamente desaparecerán. Esto involucra al concepto de adaptación: cuando esta es exitosa, es decir cuando ese rasgo nuevo es útil para el organismo, se pasará luego a los nuevos miembros por herencia.

Un ejemplo claro al respecto es la evolución en las jirafas, y el largo de sus cuellos. De acuerdo con la teoría darwiniana, esto tiene lugar por la búsqueda de nuevos alimentos. Estos animales comenzaron a tratar de alcanzar los frutos ubicados en las partes más altas de los árboles.

Jirafa
Las jirafas son el ejemplo típico sobre adaptación al ambiente: la necesidad de alimentarse dio lugar a una modificación en sus cuerpos.

Tal uso constante por tratar de alcanzar las partes más altas llevó a que de a poco sus cuellos comenzaran a adaptarse a tal necesidad: por ende, se alargaron. Esta teoría fue también sostenida por Jean-Baptiste de Lamarck, naturalista francés (1744-1829). 

Adaptación cultural.

Otro ámbito desde donde analizar la adaptación tiene que ver con el mundo cultural y social.

Las personas tenemos la capacidad de poder adaptarnos a las situaciones de nuestra vida cotidiana. Ya sea en el mundo laboral, o en el mundo social, contamos con múltiples recursos para esto:

  • adecuarnos a las normas
  • conocer el contexto en el que estamos insertos
  • aprender de otros
  • pedir ayuda con aquello que no comprendemos

Esta adaptación al mundo que nos rodea no es algo que se produzca sin enseñanzas previas. ¿Qué significa esto? Que el mundo que nos rodea tiene reglas y normas esencialmente culturales. Por tal motivo, y como mencionamos, conocer el mundo en el que estamos, y el contexto fundamentalmente, es la clave.

Hay culturas en las que determinadas acciones están bien vistas. Por ejemplo, en Argentina, es común un saludo con un beso en la mejilla, o un abrazo, o un apretón de manos. En otros lugares, como Francia, el saludo se hace con dos besos: uno en cada mejilla. En otros lugares, la intimidad física que estos actos suponen (un beso en la mejilla, o un abrazo) pueden ser una descortesía para los miembros de esa comunidad. Puede estar, incluso, muy mal vista por otras personas.

Abrazo entre padre e hija
Las formas de saludar a alguien no son una norma universal, sino que se adaptan a cada sociedad.

Otro aspecto por destacar para la adaptación cultural es cómo se consideran estas normas. La adecuación o no de un gesto (por ejemplo, abrazar a alguien que saludamos en una comunidad que considera esto incorrecto) supone que es incorrecto en ese ámbito.

El gesto en sí mismo no se considera correcto o incorrecto, adecuado o inadecuado: es el contexto el que hace que se considere de tal manera. Por tal motivo, analizarlo en términos de bien o mal de manera objetiva es erróneo. Son las normas sociales y culturales de una comunidad las que determinarán cómo considerar estos gestos, u otras acciones.

Adaptación en la lengua.

En la actualidad, y por el mundo globalizado en el que vivimos, es frecuente el intercambio entre culturas y lenguas. Cualquier persona que tenga acceso a internet notará, al menos en español, cómo muchas palabras del universo digital son extranjeras. Hemos incorporado palabras como chat, whatsapp (el sustantivo, no el nombre de la aplicación que lleva mayúscula), e-mail, home-office, pero también tuitear o chatear. Además, hay otras que pueden resultarnos menos ajenas dada la cotidianeidad del uso son las siguientes: carpa, cancha, caucho, choclo, entre muchas otras.

¿Cómo clasificar estas palabras? Pues bien, se las denomina préstamos lingüísticos. Son palabras que hemos tomado de otros idiomas y las hemos incorporado al nuestro. Es decir, son términos que surgen del inglés, del francés, del quechua, del mapuche o del portugués y que se incorporan al sistema léxico del español, en este caso.

Los préstamos lingüísticos pueden clasificarse en dos grupos:

  • Términos que atravesaron una adaptación: esto se realiza sobre aquellas palabras que se adecuan al sistema ortográfico de la lengua a la que se incorporan. Un ejemplo es el término del inglés football. Para adecuarlo a la normativa del español, con el paso del tiempo se transformó en fútbol.
  • Hay otras palabras que, sin embargo, no tuvieron proceso de adaptación al español. Este es el caso de software, whatsapp, e-mail, carpe diem (expresión del latín que significa «aprovecha el presente»), atelier (taller), entre otras. Las palabras conservan la forma de escritura del idioma original. Se las denomina, también, extranjerismos.
Extranjerismos
Los extranjerismos son aquellos que no han tenido adaptación al idioma que los toma e incorpora.

Sin embargo, es cada vez más común que se creen nuevas alternativas a las palabras que no han tenido el proceso de adaptación a la lengua de llegada. Veamos algunos ejemplos:

  • La palabra whisky (o whiskey): la alternativa que las instituciones que regulan el español ha propuesto es güisqui;
  • La palabra blue jean: su alternativa es bluyín;
  • La palabra gin tonic tiene una nueva opción: yintónic;
  • El sustantivo tweet, que alude al mensaje de 280 caracteres de la red social Twitter, tiene su adaptación: tuit.

Es importante destacar que, así como las instituciones que regulan la lengua indican qué términos son correctos o incorrectos, en estos casos no ocurre lo mismo. Estas alternativas (güisqui, bluyín, yintónic) tienen la particularidad de ser recomendaciones. No son la norma, sino que son sugerencias. Las academias han propuesto, sobre la base de sus pronunciaciones fonéticas, estas nuevas opciones, que no necesariamente los hablantes adoptaron o adoptarán.

Citar este artículo

Fernández, A. M. (29 de abril de 2022). Definición de adaptación. Usos y ejemplos. Definicion.com. https://definicion.com/adaptacion/