Básicamente, un algoritmo es un conjunto de instrucciones aplicadas de modo secuencial y orientadas a resolver un problema. Los hay muy sencillos, como un simple cálculo de multiplicación, y altamente complejos, como los que encontramos en el mundo de la informática actualmente.

Una receta de cocina podría ser considerada un algoritmo. El paso a paso para realizar un origami a partir de un sistema de figuras sucesivas, con líneas y flechas que indican la secuencia de doblado, es un buen ejemplo también.

Algoritmos del cubo de Rubik.
El paso a paso para resolver el cubo de Rubik o «cubo mágico» constituye un ejemplo de algoritmos.

Algoritmo informático.

En esencia, siempre se trata de una serie de reglas o pasos básicos que se ejecutan uno tras otro hasta llegar a la solución de un asunto o tarea determinada. Justamente, como cada una de las operaciones que se llevan a cabo de modo sistemático son tan elementales, pueden ser ejecutadas por seres no racionales como las máquinas. Eso es lo que hacen las computadoras hoy en día.

Tomemos el caso del denominado big data o macrodatos, esa enorme cantidad de contenido altamente complejo que solamente puede ser procesado digitalmente, y que permite analizar inmensas magnitudes de datos. Este fenómeno se vale de algoritmos que, precisamente, resultan muy útiles para desmenuzar la información y los comportamientos de consumidores y de usuarios de redes sociales, de servicios digitales, de herramientas de geolocalización en línea y de aplicaciones de todo tipo.

A raíz de esta célebre combinación de los algoritmos con las nuevas tecnologías, pareciera que la palabra ha surgido en los últimos tiempos y que se trata de un concepto netamente informático. Sin embargo, el origen del algoritmo se remonta a la Edad Media.

En la actualidad, las personas dedicadas a la programación informática actúan como intérpretes: traducen un determinado problema de la realidad a un idioma que pueda ser comprendido por la computadora. Para ello se valen de algoritmos. Así, el problema es desmenuzado y representado por una sucesión sistemática de pasos elementales que conforman un procedimiento capaz de ser ejecutado por el ordenador.

Dicho de otra manera, un programa informático es un algoritmo compuesto en un lenguaje específico por múltiples instrucciones elementales que son ejecutadas digitalmente en el procesador. En este mismo momento, que nos encontramos frente a la pantalla navegando en este sitio web, la computadora está llevando a cabo una gran cantidad de operaciones en simultáneo.

Un ejemplo muy popular y exitoso de algoritmo informático es el que creó, a fines de la década del noventa, la compañía líder en tecnología Google: PageRank. El motor de búsqueda de Google tuvo su fundamento lógico en este algoritmo propio. Ya desde sus inicios, este megabuscador permite rastrear la web y brinda una serie de resultados de búsqueda disponiéndolos en orden, de acuerdo a su relevancia. Lo que hace el algoritmo PageRank es medir el valor de una página teniendo en cuenta la cantidad de páginas que enlazan a ella. Además, analiza la relevancia de las páginas de procedencia y, si éstas alcanzan un PageRank alto, su enlace hacia otras páginas vale más. Este algoritmo le permitió ofrecer resultados de búsqueda muy superiores a los de sus competidores, ocupando cada vez mayor proporción del mercado.

De todos modos, Google ha debido evolucionar debido a que el algoritmo PageRank comenzó a ser muy manipulado por quienes intentaban conseguir mejores posiciones en el buscador, hasta tener un peso muchísimo menor en el algoritmo global de Google en la actualidad. Hoy Google ha potenciado su complejidad y, al brindar los resultados de búsqueda, contempla las características del sujeto usuario (rango etario, ubicación, hábitos de consumo, etc). Además pone a disposición imágenes, mapas, reconoce si la consulta se trata de una pregunta y si escribimos con faltas de ortografía, ofrece una corrección. Para establecer la importancia de las webs no solo entra en juego el número de enlaces que éstas reciben de diversos sitios, sino también otros numerosos criterios, muchos de los cuales no son públicamente conocidos, precisamente para evitar su manipulación.

PageRank es el algoritmo creado por Google.
El PageRank, algoritmo creado por Google, fue el fundamento lógico de su motor de búsqueda en sus inicios.

Origen del término.

El origen etimológico del vocablo algoritmo resulta algo curioso y por demás interesante. Proviene del término árabe al-Khwãrizmi (latinizado como Algoritmi). Se trata de un apodo atribuido, durante la Edad Media, al destacado matemático persa Abu Abdallah Muḥammad ibn Mūsā al-Jwārizmī (más conocido en nuestro idioma como Al-Juarismi), en alusión al lugar donde éste había nacido, el cual, por aquel entonces –Edad de Oro del Islam– constituía un relevante centro de sabiduría de Asia Central.

Uno de los más importantes matemáticos de la historia, Al-Juarismi, es considerado el padre del álgebra. De ahí que su identidad haya dado origen a diversas denominaciones de conceptos matemáticos, tales como algoritmo y guarismo (que se interpreta como cifra, número).

El nombre Al-Juarismi fue latinizado, dando lugar al término Algoritmi. Una de sus obras, titulada Algoritmi de numero Indorum (“Algoritmi sobre los números de los indios”) fue clave para expandir la numeración arábiga en occidente, reemplazando, con el tiempo, a los antiguos números romanos. Dado su título, las fórmulas y enunciados de dicha obra acabaron denominándose algoritmos.

También le debemos a él haber traído a esta parte del mundo el sistema decimal, proveniente de la India. Además de matemático, fue astrónomo y geógrafo. Un gran sabio capaz de combinar la geometría y la aritmética, los saberes de distintas partes del planeta (como Grecia e India), generando un nuevo modo de pensar y de concebir la matemática. Así, de su impronta e inspiración, nace el álgebra.

Al-Juarismi, matemático persa.
Al-Juarismi, destacado matemático persa, quien dio origen al término algoritmo.

Características de un algoritmo.

Como dijimos, los algoritmos se ejecutan siguiendo pasos ordenados y elementales, no se superponen sino que se van desplegando de modo secuencial. El proceso ocurre con una extrema precisión, claridad y exactitud. Tienen un comienzo, un paso inicial y uno final, que lleva a la resolución del problema en cuestión. En este sentido, las acciones que abarcan pueden ser muy numerosas pero nunca infinitas. Además, el mismo algoritmo siempre lleva a igual resultado.

Básicamente, un algoritmo está conformado por tres secciones:

  • Una entrada (input): Siguiendo el ejemplo del origami, la entrada podría ser el papel cuadrado liso.
  • Instrucciones: Se trata del proceso, las operaciones ordenadas que se llevan a cabo con lo recibido en la entrada. En nuestro caso sería el paso a paso a seguir, las indicaciones, una tras otra, sobre cómo ir doblando el papel, hasta arribar al resultado final.
  • Una salida (output): Es el fruto resultante una vez finalizado el proceso, es decir, luego de ejecutar el algoritmo. El origami propiamente dicho, es decir, la figura de papel con forma de grulla.

Citar este artículo

Lehrer, L. (30 de abril de 2022). Definición de algoritmo. Su origen, características y el algoritmo informático. Definicion.com. https://definicion.com/algoritmo/