El hábitat es el espacio físico que tiene las condiciones necesarias para la vida de determinados organismos, especies o comunidades de animales o vegetales. Es el lugar en el que una población biológica puede vivir y se puede reproducir, de forma de asegurarse de perpetuar la existencia de su especie en el planeta.

Un hábitat puede ser hallado en espacios geográficos muy variados. Desde las bacterias, que pueden encontrar su casa ideal en un charco chico, dentro de una ciudad grande; hasta mamíferos como los leones, que requieren entornos de mayor espacio, y con características específicas de sus propias necesidades.

La palabra hábitat viene del latín habitat, que significa habita o vive, y se introdujo en el idioma español a través del inglés.

Cómo se forma un hábitat.

Un hábitat tiene combinados diversos factores bióticos y abióticos. Esto significa que va a tener determinadas características en cuanto a la geografía o el clima, entre otras cosas.

  • Factores abióticos: condiciones físicas como el clima, el estado del suelo, la topografía, el agua, etc.
  • Factores bióticos: los organismos o las especies que son desarrollados en el entorno, y que son las creadoras de un entorno ideal para que puedan vivir una serie de especies de animales y de vegetales. Estos factores pueden o no incluir el accionar de los seres humanos (factores antrópicos)
Hábitat agua mar playa
Las condiciones de habitabilidad tienen en cuenta el suelo, el acceso al agua, la humedad, etc.

Cómo influyen los seres humanos en el hábitat.

El accionar de los seres humanos, así como algunos fenómenos dentro de la naturaleza, puede generar modificaciones en el hábitat de una especie. Esto trae aparejados algunos cambios que debe sufrir la especie para poder readaptarse al entorno.

Las acciones que pueden derivar en esto son también muy variadas. Algunos ejemplos pueden ser la contaminación, el efecto invernadero, la desertificación, el uso indiscriminado de recursos naturales, etc. El daño que generan estos actos puede derivar en la extinción de especies que, a la vez, también puede modificar el hábitat. La cantidad de daño que puede ser causado es realmente casi ilimitada.

Tala de árboles hábitat
La tala de árboles indiscriminada afecta mucho a los ecosistemas.

Día Mundial del Hábitat.

En 1985, la Asamblea General de la ONU estableció que el primer lunes del mes de octubre se celebre el Día Mundial del Hábitat.

Esta fecha persigue la intención de generar reflexiones en torno a las condiciones de vida en la Tierra, y para que se difunda una conciencia que busque el estímulo de un hábitat que sea sustentable.

Hábitat humano.

Para que un sitio sea habitable se dan una serie de factores que ya describimos, relativos a las condiciones de un lugar y de las especies que viven en él. Pero en el caso de los seres humanos habrá otras cuestiones igualmente importantes de tener en cuenta.

Los factores de carácter social y cultural son claves para que un lugar sea habitable por seres humanos.

Así, un hábitat humano puede ser una ciudad, una pradera o una aldea. Dentro de estos, habrá casas, edificios y chalets, por ejemplo. Estos también son parte del hábitat de una persona. Además, las condiciones dentro de esas edificaciones, que son pensadas desde la arquitectura y vuelven más o menos funcional la vida de las personas que allí viven.

Hábitat humano ciudad edificios
Las ciudades son hábitats humanos, pero también pueden serlo otros modos de organización. En general, se comparte el espacio con otras especies de animales.

Tipos de hábitat.

A grandes rasgos, podemos clasificar los hábitats en tres:

  • Marinos: son los que se ubican en entornos acuáticos (hidrósfera). Tanto en la parte superficial como en sus profundidades.
  • Terrestres: están en tierra firme (geósfera), ubicados sobre uno de los continentes o accidentes geológicos, como pueden ser una montaña, un valle, una planicie, una isla, etc.
  • De aguas continentales: se encuentran en aguas dulces lejos del mar. Por ejemplo, en un lago, una laguna, un rio, un riachuelo, etc.

Nichos ecológicos.

Los nichos ecológicos son las formas en las que una especie o una comunidad de organismos son posicionadas en un hábitat determinado, frente a las condiciones de ambiente y a las otras especies que conviven en él.

Cuando hablamos del nicho ecológico de una especie, nos referimos al modo en que se vincula con los otros elementos que viven en su mismo ecosistema.

Basándonos en esto, podemos dividir los nichos ecológicos en dos tipos:

  • Fundamentales o potenciales: son las condiciones mínimas para que una especie específica pueda sobrevivir y reproducirse en un ecosistema.
  • Efectivos o reales: tomando los parámetros de la anterior, se tiene en cuenta además el marco competitivo y de interrelación con las otras especies.

Citar este artículo

Krause, G. (30 de abril de 2022). Definición de hábitat. Formación, influencia de los seres humanos y otros. Definicion.com. https://definicion.com/habitat/