El sustantivo proceso se utiliza para hacer referencia al conjunto de etapas o fases que componen un fenómeno o una actividad.

Usualmente, suponen un seguimiento concatenado, consecutivo, de tales acciones, sin que se omitan etapas.

La palabra proviene del latín processus, que significaba avance o desarrollo. Tiene un vínculo con la linealidad, en el sentido de que supone un ir hacia adelante (de ahí que otro de sus sinónimos sea marchar).

Además de un uso muy cotidiano en la lengua, también tiene un uso particular en el ámbito del derecho. El concepto de proceso penal, a grandes rasgos, es la instancia judicial en la que se presentan pruebas y evidencias sobre un crimen o delito. En él, cuya duración puede variar entre algunos meses y varios años, se define la culpabilidad o inocencia de quien está acusado de haber cometido ese delito.

Hacia adelante
Los procesos se vinculan, muchas veces, con los avances, con el progreso.

Características generales sobre el término.

El vocablo tiene usos en múltiples áreas y disciplinas: en la economía, la geología, incluso la psicología, entre otras. Más allá de que en cada una de estas y en otras áreas se interprete de manera específica, hay algunos rasgos generales que podemos considerar.

En primer lugar, los procesos suponen inicios y finales, y su cierre implica haber alcanzado algún tipo de logro u objetivo particular. Esto es lo que ocurre en el desarrollo de un proceso productivo, que tiene como fin la concreción de un objeto (producto) para la venta, por ejemplo.

Sin embargo, no todos los procesos tienen un final tan específico y, en ocasiones, no es la meta. Este es el caso del proceso educativo, que supone etapas, investigación, lectura y aprendizaje, y no necesariamente termina tras finalizar un estudio en particular. Muchas veces, es la puerta de entrada a otros conocimientos, por lo que en este sentido el proceso educativo no caduca nunca ni tiene un fin específico.

Los procesos, además de contar con intervención de las personas, pueden ocurrir independientemente de su acción. ¿Qué significa esto? Que existen procesos que ocurren en la naturaleza, sobre los que las personas no podemos intervenir. Estos se llaman, también, fenómenos naturales:

  • son procesos que cumplen etapas
  • los podemos estudiar
  • conocemos sus características
  • conocemos las formas en que se desarrollan
  • conocemos incluso las razones por las que ocurren

Además de este conocimiento descriptivo, no es posible que intervengamos en ellos.

Etapas e interrelación
Los procesos suponen etapas interrelacionadas entre sí.

Un ejemplo de proceso natural: el ciclo del agua.

Entre los procesos de los fenómenos naturales, encontramos el del ciclo del agua. Este ciclo se compone de los siguientes procesos:

  • Evaporación: el agua pasa de estado líquido a gaseoso (vapor).
  • Condensación: cuando el vapor tiene una baja temperatura, se forman gotas que originan nubes.
  • Precipitación: la elevada cantidad de agua condensada se precipita en forma de lluvia.
  • Infiltración: el agua de las lluvias penetra en el suelo desde las capas más superficiales hasta las más profundas.
  • Transpiración: desde las raíces, sube hasta los poros de las plantas, por ejemplo, desde donde se evaporará a la atmósfera.

Si por acción humana se interviene sobre el terreno de un lugar (por ejemplo, si hay desmonte), las lluvias provocarán inundaciones o puede que con el paso del tiempo algunas áreas tengan mayor sequía. Más allá de que los niveles específicos de lluvia puedan cambiar, esto no supone que el ciclo del agua vaya a detenerse.

Tipos de procesos.

Veamos a continuación algunos ejemplos de cómo pueden desarrollarse los procesos.

Procesos geológicos.

Hay una serie de eventos que ocurren en la Tierra, causados por los denominados agentes geológicos. Veamos cómo se clasifican estos procesos:

Montañas
Las montañas son el resultado de múltiples movimientos que se producen durante millones de años.
  • Externos: son causados por la luz del Sol. Son la razón por la cual ocurren lluvias, por la que hay nieve, o por las que tienen lugar los vientos.
  • Internos: son causados por la misma energía de la Tierra. Son, por tal motivo, la causa de volcanes, terremotos, y del movimiento de placas tectónicas y de los continentes, incluso. La forma de percibir cómo actúan es en la superficie de la Tierra, ya que generan relieves visiblemente notorios (como las cordilleras).

Los externos, particularmente, se dividen a su vez en cuatro tipo de procesos:

  • Meteorización: es la descomposición paulatina, pero constante, de los minerales y de otros elementos geológicos en la Tierra. Es la causa de que las piedras, por ejemplo, modifiquen su tamaño y forma a lo largo de miles de años.
  • Erosión: aquí intervienen elementos como el viento, o el agua, y son los agentes que generan modificaciones en los relieves de piedras, o que las trasladan de un lugar a otro.
  • Transporte: este es el traslado de los elementos que han sido erosionados, y que son depositados por la acción de los agentes (como el viento) en otro lugar.
  • Sedimentación: los elementos transportados son arrastrados hasta algún lugar donde pasarán a constituir la base de ese terreno.

Proceso biológicos.

Con el nombre de proceso biológico se conoce al grupo de etapas que constituyen la evolución de un ser vivo. Este proceso es atravesado por todo organismo vivo, y no es algo que pueda detenerse, hacerse en un orden diferente, o modificarse. Existen cuatro procesos biológicos básicos, que tanto personas como animales o plantas realizan:

  • Nacimiento: el organismo o ser vivo es dado a luz, y se considera el inicio de una vida. Es una etapa que, de modo general, supone cuidados, y es donde se empiezan a incorporar habilidades que utilizará posteriormente.
  • Crecimiento: la maduración del ser vivo u organismo, que puede llevar desde algunos pocos meses hasta muchos años.
  • Reproducción: este proceso es fundamental para la continuidad de tal especie, y para el desarrollo de la descendencia.
  • Muerte: este proceso es conocido como el cese de la vida y de la existencia. Aquí está implicado, también, el detenimiento de todo tipo de acciones por parte de ese organismo, y es un proceso irreversible.
Evolución de mariposa
Todos los seres vivos pueden nacer, crecer, reproducirse y morir.

Esto, conocido también como el ciclo de la vida, supone diferentes tiempos y características en función de múltiples factores. Por ejemplo, los humanos (en función de otros factores, como las condiciones sociales en las que vive, las condiciones materiales y las psico-socioculturales) tienen un promedio de vida de entre 70 y 80 años aproximadamente.

En psicología.

En la disciplina encargada de la salud mental, el concepto de proceso alude a todas aquellas instancias en las cuales se desarrolla la conducta de las personas. Este desarrollo conductual, y las formas mediante las cuales podemos comportarnos en nuestro medio, con otras personas, y adaptarnos a ello, es a través de procesos que todos realizamos. Veamos algunos de ellos.

Se considera que hay ocho procesos básicos:

  • percepción
  • aprendizaje
  • lenguaje
  • pensamiento
  • atención
  • memoria
  • motivación
  • emoción

El aprendizaje es el proceso mediante el cual podemos aprender a adquirir habilidades, a mejorarlas, a modificarlas y a aprender a combinarlas con otras. Es algo que hacemos a lo largo de nuestra vida, y que siempre puede perfeccionarse. 

La memoria, por otra parte, es el recurso gracias al cual guardamos información para organizarla y posteriormente, acceder a ella. Este proceso también es desarrollado desde nuestra más tierna infancia, y es una función vital para la supervivencia del ser humano. 

Los procesos mentales no trabajan de forma individual: todos se vinculan con los demás, y están estrechamente relacionados.

Citar este artículo

Fernández, A. M. (29 de julio de 2022). Definición de proceso. Tipos, rasgos y ejemplos. Definicion.com. https://definicion.com/proceso/