La deforestación es la pérdida o destrucción de bosques y selvas a causa de la actividad humana o a catástrofes naturales. Generalmente, el término suele aplicarse a la deforestación provocada por el impacto humano sobre el ambiente o los efectos dañinos del cambio climático. Se trata de un proceso provocado artificialmente en el que se elimina o agota la superficie forestal de una región, con el objetivo de aprovechar el suelo para fines lucrativos, económicos o urbanísticos.

Actividades como la tala indiscriminada, la agricultura y ganadería intensivas o los incendios forestales son las principales causas de deforestación en la actualidad. También las actividades industriales donde la explotación de los bosques se realiza para obtener materia prima para los insumos de la fabricación industrial. Las actividades mineras y la expansión de los espacios urbanos son otra importante fuente de deforestación.

La deforestación impacta directamente en el cambio climático y contribuye al aumento del calentamiento global. Se estima que, en los últimos años, las diversas prácticas de deforestación contribuyeron en gran medida al aumento de las emisiones de carbono en el ambiente. Los diversos ecosistemas forestales y selváticos son la principal fuente de absorción de gases de efecto invernadero, de manera que, la deforestación afecta negativamente en la fijación y equilibrio del dióxido de carbono en el ambiente.

En consecuencia, la deforestación destruye la biodiversidad y arruina la calidad de los suelos, llevando a la desertificación. Se estima que más del 70 % de la fauna y la flora vive en zonas selváticas o áreas forestales, de manera que la deforestación representa un impacto altamente dañino para el hábitat de miles de especies de animales y plantas. La extinción de muchas especies, la drástica disminución de la población animal y la pérdida de biomasa y biodiversidad están estrechamente relacionadas a las prácticas de deforestación indiscriminada.

Además, la deforestación también afecta a las poblaciones aborígenes y comunidades rurales, quienes se ven obligadas a desplazarse, perder el territorio histórico de sus pueblos y desintegrar sus comunidades. Al mismo tiempo, el desequilibrio forestal provoca una alteración en el ciclo hidrológico, donde la erosión del suelo y la eliminación de árboles genera violentas fluctuaciones y cambios anormales en la temperatura de los ambientes.

Por estas y muchas otras razones, resulta imprescindible desarrollar acciones de reforestación, conservación y sostenibilidad de los espacios forestales y selváticos de nuestro planeta. Mediante políticas ambientales y acciones colectivas de desarrollo sostenible, sensibilización pública y educación ambiental es posible paliar la creciente crisis climática causada por la deforestación y desertificación de muchos de los espacios verdes de nuestro planeta.

Deforestación
La deforestación acarrea graves consecuencias para la biodiversidad y la conservación del medioambiente

Breve apunte histórico sobre la deforestación.

Hace 10.000 años, cuando la civilización aún no había descubierto la agricultura, la masa boscosa y selvática ocupaba alrededor del 50 % de la superficie del planeta. Con el paulatino desarrollo de la agricultura y la expansión de los pueblos comenzarían las primeras prácticas de tala y reducción de espacios forestales.

Sin embargo, la superficie forestal de la Tierra no se vería considerablemente afectada sino hasta recién entrada la actualidad. A mediados del siglo XIX y principios del XX, la creciente disminución de la masa boscosa del planeta se debió al desarrollo de las prácticas de producción masiva, tanto agrícola como industrial y el gran crecimiento demográfico de las poblaciones y ciudades del mundo. La gran mayoría de la reducción de la superficie forestal del planeta se dio apenas durante los últimos años del siglo XX.

Desde mediados del siglo XVIII, las transformaciones más importantes en la superficie vegetal de nuestro planeta se produjeron por la deforestación en ambientes templados. Los bosques y selvas comenzaron a ser reducidos por la acción humana para dar lugar a superficies llanas donde asentar nuevas ciudades o desarrollar actividades agrícola-ganaderas. Esto produjo el incremento del albedo de las regiones afectadas, lo cual provocó las primeras manifestaciones de calentamiento o enfriamiento de la temperatura del ambiente debido a la considerable transformación de los espacios forestales y selváticos.

Durante el siglo XIX, la incorporación de ciertos métodos de limpieza de tierras como la quema y el corte empeoraron los factores de deforestación al quemar una importante cantidad de biomasa, lo cual liberó gases de efecto invernadero al ambiente, contaminando el aire con partículas como el hollín.

Historia de la deforestación
Más del 20% de la superficie boscosa del planeta se redujo apenas en los últimos cien años de historia

Ya en el siglo XX, la masificación y expansión de las prácticas de deforestación en todo el planeta, principalmente debido a la producción intensiva, la industrialización y la expansión urbanística, dieron lugar a las primeras grandes manifestaciones de cambio climático y aumento del calentamiento global provocado por la deforestación a gran escala.

En la actualidad, los bosques y selvas todavía cubren una superficie del 31 % del planeta. Pero su conservación se ve sometida a una constante reducción y riesgo de pérdida de la superficie forestal, debido al continuo avance de la deforestación intensiva. Entre los años 2010 y 2015, países como Brasil, Nigeria, Indonesia, Myanmar o Tanzania mostraron el porcentaje más elevado de deforestación de sus espacios forestales.

En el año 2015, como respuesta a la creciente deforestación en todo el mundo, la ONU puso en marcha el llamado Objetivo de Desarrollo Sostenible Número 15, el cual tiene como principal fin «proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas, gestionar los bosques y selvas de forma sostenible, combatir la desertificación, detener e invertir la degradación de los suelos y frenar la pérdida de la biodiversidad». Dicho objetivo se plantea reducir considerablemente la deforestación y ampliar las prácticas de conservación de los espacios forestales para el año 2030.

Incendios forestales
El aumento de los incendios forestales en todo el mundo ha contribuido enormemente a la reducción de los espacios verdes

Causas de la deforestación.

Deforestación por expansión agrícola.

  • Monocultivos: El monocultivo es una gran plantación de una única especie en la que se usan los mismos métodos de cultivo para la producción masiva y uniforme de determinada especie (fertilización, pesticidas y producción estandarizada). El monocultivo destruye la diversidad vegetal del ambiente y lo descarta como «maleza» para plantar y desarrollar una sola especie en el suelo (café, azúcar, trigo, soja, etc.). Esto produce una destrucción de la biodiversidad de los ambientes y una degradación de los suelos. La falta de diversidad provoca una rápida producción y expansión de plagas, las cuales es preciso combatir con pesticidas que contaminan el ambiente. Finamente, el suelo se empobrece y pierde sus nutrientes, por lo que se hace necesario el uso de fertilizantes artificiales.
  • Ganadería intensiva: También llamada ganadería industrial o cría intensiva de animales es un tipo de ganadería a gran escala que consiste en la mantención masiva de ganado (vacuno, porcino, ovino, avícola, etc.) con el fin de maximizar la producción y minimizar los costos. La ganadería intensiva es una de las principales causas de deforestación debido a las extensas porciones de tierra que se requieren para la cría masiva de ganado, el uso excesivo de recursos y la contaminación generada por la producción de residuos.
Ganadería intensiva
Las tierras deforestadas para la mantención de ganado responden a las altas tasas de demanda en el consumo de carne de la población mundial
  • Explotación maderera: La explotación forestal es uno de los factores más importantes de deforestación en la actualidad. La principal actividad de explotación maderera se desarrolla en los aserraderos, instalaciones mecanizadas en donde se talan los árboles. La industria maderera utiliza la madera de los bosques como materia prima para la fabricación de diversos productos como mobiliarios, materiales de construcción o la extracción de celulosa para la fabricación del papel.
  • Deforestación ilegal: La tala ilegal consiste en todas aquellas actividades de explotación forestal que incumplen con la ley y la normativa, ya sea en algunos o todos los pasos del proceso de extracción forestal. La ilegalidad de la tala se debe a diversos factores:
    • Utilización de medios corruptos o ilegales de acceso a los bosques.
    • Extracción y tala sin permiso.
    • Tala de especies y zonas protegidas.
    • Extracción de materias primas por encima de los límites establecidos por la ley.
Tala ilegal
La tala ilegal contribuye a la deforestación de zonas y especies protegidas

Deforestación por expansión urbanística.

  • Construcción de carreteras: La construcción de nuevas carreteras que atraviesan zonas de bosque y selva representa una fuente de deforestación. A medida que avanza la urbanización y la extensión de los caminos en zonas rurales, muchas áreas pobladas de bosques están siendo limpiadas para el desarrollo de nuevas carreteras. La principal fuente de deforestación no la constituyen las carreteras en sí mismas, sino las actividades que se desarrollan a partir de la expansión de las vías de comunicación terrestre. Una nueva carretera significa también nuevos asentamientos poblacionales, una nueva actividad productiva o el descubrimiento de un nuevo mineral a ser explotado.
  • Expansión de ciudades: El vertiginoso desarrollo urbanístico es una de las principales causas de deforestación a gran escala. Cuando una ciudad crece, las zonas verdes y boscosas aledañas se ven explotadas para la construcción de viviendas, carreteras y la satisfacción de las necesidades de la población humana. En consecuencia, las ciudades representan la eliminación o desertificación de importantes zonas boscosas o selváticas. En la actualidad, el impacto del crecimiento urbano sobre las zonas naturales es monitoreado desde el espacio por satélites especializados, que muestran que el aumento de la mancha urbana refleja directamente la pérdida de masa forestal y selvática, manifestando cambios perceptibles desde el espacio.
  • Minería: Se trata de la pérdida de vegetación nativa debido a actividades de extracción minera. Tanto la minería artesanal como la minería industrial provocan importantes cambios y degradación del suelo, lo que contribuye a la deforestación y a la pérdida de especies forestales nativas.
  • Políticas y gobernanza ambiental: Otra causa importante de deforestación se debe a la escaza legislación y a la falta de políticas ambientales para regular y normativizar la explotación forestal. La protección de los bosques depende en gran medida de la acción de los gobiernos nacionales para impulsar políticas de protección y control de las zonas verdes de cada país. Razón por la cual, es de vital importancia el desarrollo de una normatividad por parte de los gobiernos para el control de las actividades forestales, tanto artesanales como industriales.
Urbanización
La urbanización es una de las principales causas de deforestación a gran escala

Perspectivas teóricas sobre la causa de la deforestación.

Existen diferentes perspectivas respecto a la definición del concepto de deforestación y cuáles son las principales causas que la originan. A raíz de estos diferentes enfoques, surgen tres escuelas que difieren principalmente en su concepto de la causa que genera la deforestación:

  • Escuela neoclásica: Según los neoclásicos, la principal fuente de deforestación se debe a la falta de derechos de propiedad sobre los espacios forestales. Según esta postura, los regímenes de acceso abierto a los bosques producen fallas en el mercado, generando las condiciones para que se produzca la explotación desmedida y la degradación de los suelos.
  • Escuela de la pobreza: Según esta escuela, la principal causa de deforestación se debe al creciente número de la pobreza en el mundo. La poblaciones pobres deben acceder a los recursos de los bosques para subsistir y en consecuencia causan la sobreexplotación y la deforestación de las tierras.
  • Escuela de la ecología política: Según la ecología política la causa fundamental de deforestación se debe a la excesiva inversión en ganado y granos de exportación de los grandes agricultores. Principalmente, la inversión en granos que no son para consumo humano sino para usos alternativos como la alimentación de ganado o la producción de etanol. Los grandes agricultores presionan a los pequeños propietarios y expanden sus tierras hacia las zonas boscosas. Los pequeños terratenientes se ven obligados a tomar espacios del bosque para sobrevivir, mientras los grandes propietarios continúan presionando los límites de la frontera agrícola.
Agricultura intensiva
Según la ecología política, la agricultura intensiva y la expansión terrateniente son las principales causas de deforestación

Impactos de la deforestación.

La deforestación y la degradación forestal tienen importantes impactos negativos tanto sobre el ambiente como la sociedad. A continuación, veremos los rasgos más importantes de cómo impacta la deforestación en cada uno de estos ámbitos:

Impacto ecológico de la deforestación.

  • Pérdida de biodiversidad: La deforestación es una de las principales causas de la pérdida de biodiversidad, debido a que su actividad ataca directamente el hábitat natural de múltiples especies, tanto animales como vegetales. Muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat provocado por la deforestación. La fauna silvestre de las zonas en las que se desarrollan actividades de deforestación está siendo desplazada, provocando violentos cambios en el hábitat y generando importantes alteraciones en el ciclo de vida de múltiples especies y ecosistemas. Muchas de las especies en peligro se ven doblemente afectadas, debido a que, tras la desertificación, la caza furtiva de animales aumenta y, en consecuencia, las condiciones de supervivencia de muchas especies se ve peligrosamente afectada.
  • Cambio climático y emisiones de CO2: La deforestación se encuentra entre los principales agravantes del cambio climático y el calentamiento global. Los árboles y plantas cumplen un rol esencial en la captura de carbono y absorción de gases de efecto invernadero, ya que el ciclo del carbono realizado por los bosques y selvas forma una parte central de los ciclos biogeoquímicos que dan equilibrio a los ecosistemas. La eliminación de importantes porciones de biomasa provoca como consecuencia grandes cantidades de CO2 liberados al ambiente. Tener menos bosques implica liberar una mayor cantidad de gases de efecto invernadero, lo que genera una aceleración del cambio climático y un aumento del calentamiento global a escalas cada vez más dañinas para el ambiente.
  • Erosión del suelo y desertificación: El extremo de las prácticas de deforestación conduce a la desertificación. Además de la deforestación, las principales causas de desertificación son el sobrepastoreo, el cambio de uso del suelo, el tráfico de especies y los incendios forestales. Algunas consecuencias graves de la desertificación son:
    • Destrucción de biomas y ecosistemas.
    • Erosión del suelo.
    • Sequías e inundaciones.
    • Pérdida del agua subterránea.
    • Decrecimiento de zonas húmedas.
Desertificación
La desertificación provoca daños irreversibles a los ecosistemas

Impacto social de la deforestación.

  • Afectación a comunidades indígenas: Entre las comunidades humanas que más se ven afectadas por las prácticas de deforestación se encuentran las comunidades indígenas y las poblaciones rurales. La creciente expansión de la urbanización, sumada al crecimiento de zonas deforestadas en todo el mundo, genera un importante perjuicio a todas aquellas comunidades que viven en contacto directo con los bosques y selvas. Las diversas comunidades aborígenes se ven obligadas a abandonar sus poblados y territorios históricos o sufrir las graves consecuencias de la deforestación como la propagación de enfermedades, falta de recursos y alimentos, sequías o inundaciones.
  • Seguridad alimentaria: Los bosques y selvas representan una base fundamental para garantizar la seguridad alimentaria de la población, ya que son una fuente abundante de alimentos para todos los pueblos del mundo. La considerable reducción de espacios verdes atenta contra la seguridad alimentaria de la población en general, ya que la deforestación y la degradación forestal están disminuyendo peligrosamente el suministro estable de alimentos que brindan los bosques y espacios selváticos. Este fenómeno se da con mayor intensidad en los bosques tropicales que, en la actualidad, sufren los índices más altos de desbroce y deforestación.
Comunidades aborígenes
La deforestación obliga a las comunidades indígenas y rurales a abandonar sus territorios

Soluciones y estrategias para combatir la deforestación.

  • Plantaciones forestales: Se trata de una alternativa para el desarrollo forestal y la producción, reforestación y restauración de los espacios verdes. Las plantaciones forestales contribuyen a la recuperación de los suelos degradados, la captura de carbono y la reducción de emisiones, además de que evitan la erosión de los suelos. Las plantaciones forestales representan un gran aporte al mejoramiento ambiental y la reforestación.
  • Conservación y manejo forestal sostenible: Se trata de un conjunto de principios y estrategias tendientes a desarrollar la actividad forestal de manera sostenible y conservando los recursos sin recurrir a métodos dañinos de sobrexplotación. Entre las iniciativas de conservación se destaca la formación de sistemas agroforestales en los cuales se desarrollan actividades agrícolas combinadas con plantaciones forestales, lo que contribuye al desarrollo económico y ambiental de manera sostenible.
  • Áreas protegidas: Se trata de un conjunto de espacios verdes protegidos por la legislación, cuyo fin es la conservación y protecciones de zonas forestales. Entre las áreas de conservación más importantes se destacan: reservas naturales, parques nacionales, jardines botánicos y viveros, entre otros.
  • Reforestación y restauración ecológica: Se trata de un conjunto de actividades de silvicultura tendientes a repoblar áreas deforestadas, la restauración de ecosistemas degradados y la plantación masiva de árboles para combatir los efectos de la deforestación. Otras prácticas que contribuyen a la restauración ecológica son el reciclaje, el compostaje, los huertos urbanos, la reducción del desperdicio, la reducción del consumo de carne, etc.
Reforestación
La reforestación es de vital importancia para recuperar las zonas forestales arrasadas
  • Políticas y legislación ambiental: En términos de política y legislación los Estados y gobiernos del mundo cumplen un rol esencial en la lucha contra el cambio climático y la deforestación. La creación y promulgación de leyes y normativas para regular las actividades de deforestación son fundamentales para contribuir a la reducción de los daños causados por las actividades de deforestación en todo el mundo. Leyes de protección de bosques primarios o nativos, leyes de financiación para la protección ambiental, leyes regulatorias del comercio de madera o leyes de prohibición para la tala indiscriminada representan medidas esenciales para frenar la deforestación.
  • Iniciativas globales y normativas internacionales: Se trata de acuerdos internacionales que buscan normativizar y controlar las prácticas de deforestación. En el año 2021, se desarrolló, en Glasgow (Escocia) el primer gran acuerdo internacional de la Cumbre Climática COP26, en la cual más de 80 países realizaron un pacto de compromiso con la lucha contra la deforestación y el cambio climático. Además, se comprometieron a reducir a más de un 30% sus emisiones de gas metano en el ambiente, que es uno de los gases de efecto invernadero que más aumenta el calentamiento global. Entre los países participantes del COP26 se destacaron Canadá, Rusia, Brasil, Estados Unidos, los países de la Unión Europea, Colombia, Chile, Bolivia y la República Democrática del Congo. La presencia de estas naciones es importante debido a que entre sus territorios se encuentra la mayor porción de bosques del planeta: un 85% de la superficie forestal total de la Tierra.
  • Tecnología y ciencia: La utilización de las nuevas tecnologías y conocimientos científicos al servicio de la lucha contra la deforestación puede contribuir en gran medida a la reducción de los riesgos y daños causados por las prácticas de degradación de los bosques y suelos. La utilización de herramientas tecnológicas como sistemas de información geográfica (SIG), mapeo de cobertura forestal, satélites de observación de la Tierra, modelos climáticos e indicadores ambientales son un gran aporte tecnológico para controlar y conservar los espacios forestales. También, el uso de tecnologías limpias como las energías renovables, la bioindustria y los biocombustibles, y la utilización inteligente de los recursos naturales son de vital importancia para contribuir a la lucha contra la deforestación y sus consecuencias.
Nuevas tecnologías
El uso de las nuevas tecnologías puede representar un importante aporte para frenar la deforestación

Citar este artículo

Aci, E. M. (12 de junio de 2024). Definición de deforestación. Causas, consecuencias y estrategias de reforestación. Definicion.com. https://definicion.com/deforestacion/