La palabra crecimiento halla su origen en el vocablo crescĕre, del latín, que en español da lugar al verbo crecer. Hace referencia a que algo aumenta o se hace más grande. Crecimiento tiene como sinónimos a nociones como progreso, expansión, desarrollo o incluso intensificación: su connotación es usualmente positiva.

Es un término empleado en diferentes campos y áreas de conocimiento. Podemos encontrarlo, por ejemplo, en la demografía. Allí se alude a «crecimiento poblacional« o a «crecimiento demográfico« para definir cómo aumenta el número de habitantes en un espacio durante un tiempo determinado. También se lo usa en la psicología, para pensar en cómo algunos aspectos emocionales se desarrollan en alguien.

Es posible detectarlo, además, en biología, donde el llamado «crecimiento diaúxico« alude a la forma en la que se desarrollan las bacterias, lo cual consta de dos fases (por eso también se lo denomina «crecimiento difásico»). Otros ejemplos pueden hallarse en la medicina: las siglas CIUR («crecimiento intrauterino retardado») describen problemas en el desarrollo del feto, generando que este crezca menos de lo considerado normal e impacte tanto en sus células como en sus órganos.

Gráfico de crecimiento
El crecimiento se relaciona con progresos y avances favorables.

Crecimiento económico.

Con crecimiento económico podemos definir al progreso en el valor de bienes y servicios dentro de un país, durante un tiempo concreto (un año, usualmente).

La forma más importante de medir este crecimiento económico se realiza mediante el PBI, siglas de Producto Interno Bruto. Es lo que se conoce como un indicador o una magnitud del plano macroeconómico, del análisis de factores a gran escala. Se considera qué tanta población con empleo formal hay, el valor total de bienes, servicios, o el nivel de ingresos de los ciudadanos. La macroeconomía se contrapone a la microeconomía, que analiza el comportamiento de consumidores, trabajadores y empresas, es decir, en menor escala.

Planta nuclear
La industria es un aspecto fundamental para el crecimiento de un país.

Hay razones para que ocurra este crecimiento económico, y algunas de ellas son:

  • El progreso técnico y tecnológico: las innovaciones tienen un impacto muy positivo en la vida de la gente y sus consumos.
  • La inversión dentro del territorio: esto permite que se destine dinero para un uso a largo plazo.
  • La atención a aspectos relacionados con la seguridad de los ciudadanos en el marco de lo jurídico, la salud, la libertad o la educación.

Crecimiento humano.

El crecimiento humano será el proceso mediante el cual las personas nos desarrollaremos hasta alcanzar un estado de madurez.

Una postura biológica sobre el crecimiento humano nos permite pensar en etapas o estadíos que, más allá de cualquier tipo de diferencia cultural o social, en general se cumplen de modo más o menos similar:

  • Infancia: Es el período que va desde el nacimiento hasta, aproximadamente, el ingreso al sistema escolar. Los niños aprenderán a gatear, a caminar, a agarrar cosas, a comenzar a adquirir cada vez más control sobre su cuerpo y sobre el mundo que los rodea. También es la etapa durante la cual conseguirán a hablar cada vez mejor, con mayor control de su aparato fonador.
  • Niñez y adolescencia: Ambas fases están mediadas por la pubertad, el momento en el que los cambios físicos empiezan a ser más frecuentes.
  • Juventud: El crecimiento físico, en esta época, puede considerarse como culminado.
  • Adultez: Es el período más extenso en la vida de los seres humanos y es también donde comienzan a aparecer nuevos cambios físicos, que se acentúan a medida que la persona se acerca a los últimos años de su existencia.
  • Vejez: En esta etapa suele haber una paulatina desmejora en lo cognitivo y en lo físico. Es el período del envejecimiento, que puede afectar tanto a la propia persona como a su entorno. Es muy común que el sujeto que la atraviesa requiera asistencia.

Desde la psicología: crecimiento emocional.

Niños jugando
Desde que somos pequeños se nos enseña a relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con el mundo.

En relación con los humanos también, podemos hablar del crecimiento desde el plano emocional. Por él aprendemos a reconocer emociones y a gestionarlas, aprendemos a desarrollarnos en el mundo y a construir vínculos sanos y de calidad con otros.

Es muy importante este trabajo desde la infancia:

  • Los niños son capaces de reconocer en los demás las emociones como enojo, alegría, o tristeza, así como también poseen la capacidad de manifestarlas.
  • Es fundamental que, en los primeros años, los chicos aprendan a desarrollar habilidades de empatía, de comprensión de los otros.
  • A una edad un poco más avanzada, cuando ya pueden jugar (en soledad o con otros), empiezan a construir el mundo con su mente. Al escuchar cuentos o historias, y al poder reproducirlas, se encuentran con las primeras ficciones y narraciones que no pertenecen necesariamente al plano real, concreto.

Si durante estos primeros años los niños aprenden a regular sus emociones y el qué decir, con el paso del tiempo aprenderán a desarrollar más su mundo interior. Hacia la pubertad, es muy común empezar a notar que los jóvenes experimentan diversos sentimientos y emociones, que muchas veces resultan difíciles de comunicar o de procesar. En ocasiones surgen así algunas situaciones incómodas con padres u otros adultos. En este marco, hay que tener en cuenta varios factores:

  • El descubrimiento de emociones nuevas, desconcertantes, es acompañado por una mayor conciencia sobre qué le agrada o le desagrada a ese o a esa joven, o quién le agrada, por quién siente atracción.
  • Además, es el momento de cambios físicos como el crecimiento de vello, aparición de la primera menstruación, cambios en la voz, o transformaciones en algunas partes del cuerpo.

En síntesis, es un período de incomodidades, de nuevas sensaciones y de mucha incertidumbre. Lo fundamental es que tanto padres como tutores y docentes puedan acompañarlos y hacerles saber que lo que sienten es normal, y que cuentan con la compañía y el apoyo de los adultos para poner en palabras lo que les ocurre.

El crecimiento que hasta acá ocurre no culmina al llegar a la etapa adulta: más bien, el crecimiento emocional es un camino constante que dura toda la vida, ya que siempre nos veremos expuestos a situaciones en las que debamos detenernos, analizar y tratar de resolver algo de la manera más asertiva posible.

En matemáticas: crecimiento exponencial.

Gráfico de crecimiento
El crecimiento exponencial se da de manera multiplicativa y escala rápidamente a números muy elevados.

Consideraremos el significado de crecimiento exponencial empezando por definir qué significa exponencial. Esta palabra está relacionada con exponente, que en el mundo de las matemáticas se usa para indicar cuántas veces se multiplicará el número base. Veamos un ejemplo:

  • Si tenemos 42, (4 a la segunda potencia o 4 al cuadrado), el 2 es el exponente de 4, la base. Esto significa que 4 se multiplicará 2 veces, lo que resultará en 4 x 4 = 16.

Al hablar de crecimiento exponencial nos referimos a un aumento que sube cada vez más rápido en una determinada cantidad de tiempo.

Pensemos en un caso hipotético para graficarlo de manera sencilla: una nueva ciudad recibirá habitantes a diario. Se decide que la cantidad será:

  • En la primera semana, van a llegar 2 habitantes;
  • En la segunda semana, 4 habitantes (2×2);
  • En la tercera semana, recibirá 8 habitantes (4×2)

Eso es crecimiento exponencial: esa cantidad irá creciendo, de manera fija, sin modificaciones y de manera regular. Ahora bien:

  • En la cuarta semana, habrá 16 habitantes (8×2);
  • En la quinta semana, 32 (16×2);
  • En la sexta semana, 64 (32×2), y así sucesivamente.

Si observamos cómo aumentaron estos números, vemos cómo entre 4 (segunda semana) y 64 (sexta semana), el aumento fue de 1600 %.

El crecimiento exponencial es muy útil para explicar el funcionamiento de los esquemas de pirámides cerradas o esquemas Ponzi (por el nombre de quien usó este tipo de estafas a principios del siglo XX, Carlo Ponzi). La noción de “pirámide” alude a la forma en que aumenta la cantidad de gente necesaria para sostener tal negocio:

  • Si alguien inicia su negocio con 8 personas, y este triunfa, esos 8 sujetos necesitarán 8 más, cada uno, para que todo funcione: 8×8=64.
  • Estos 64 individuos, para que todo siga marchando sobre ruedas, requerirán 8 personas cada una, es decir, 512 participantes en total (64×8).
  • Si calculáramos esto en semanas, en la octava semana serían necesarias 16.777.216 personas para que este esquema sea exitoso.

Citar este artículo

Fernández, A. M. (5 de abril de 2022). Definición de crecimiento. Ejemplos y descripción. Definicion.com. https://definicion.com/crecimiento/