La niñez es el primer período en la vida de un individuo, que comprende las edades entre que se nace y se comienza la adolescencia.

Etimológicamente, la palabra niñez se conforma por la palabra niño sumada al sufijo de cualidad, que en este caso es –ez. Niño, por su parte, viene de la voz expresiva onomatopéyica, perteneciente al lenguaje de la infancia, ninnus.

En el ámbito que compete a lo legal, el término niñez puede ser utilizado para hacer referencia a cualquier persona que sea menor de edad, según el límite de edad correspondiente en cada legislación particular.

Derechos de la niñez.

En términos generales, la niñez tiene derechos particulares, que no son necesariamente los mismos que los de los adultos, pues se los considera incapaces de hacer una toma de decisiones en cosas serias.

Niñez, adultez, autonomía.
Mientras los niños aprenden lo necesario para desempeñarse luego en la adultez, los adultos toman algunas decisiones por ellos.

Legalmente, los niños tienen que estar necesariamente bajo cuidado de una figura legal mayor de edad, que por lo general son los padres, pero a veces puede ser un tutor u otro familiar que se haga cargo.

Además de tener derechos específicos destinados a su protección, la niñez tiene otra particularidad, que es el hecho de que muchas de las obligaciones que sí tienen los adultos tampoco aplican.

Día Universal del Niño.

El día 20 de diciembre, cada año, se celebra el Día Universal del Niño, en conmemoración de la ocasión en que la Asamblea de la ONU dio su aprobación para la Declaración de los Derechos del Niño.

Esto fue en 1959, y en 1989 se sumó a este documento la Convención sobre los Derechos del Niño, que se ratificó por 192 de los 194 países que componen a la ONU.

Elecciones, niñez, derechos.
Entre otros ejemplos, los niños no tienen el derecho ni la obligación de votar en elecciones.

Según la Convención, la niñez abarca a todos los seres humanos menores de dieciocho años, salvo que la mayoría de edad fuera alcanzada con anterioridad, en virtud de las leyes aplicables para tales fines. Este grupo humano es al que alcanzarían entonces los derechos correspondientes a dicha Convención y a la Declaración.

Niñez y autonomía.

Según la evolución psicoafectiva, la niñez es la etapa de la vida en la que se encuentra una persona que aún no alcanzó un grado madurativo tal que le permita tener autonomía.

Esto va de la mano con lo planteado anteriormente acerca de los derechos y obligaciones, pues la falta de autonomía es tanto física como mental, y tiene que ver con no tener al alcance las herramientas para tomar decisiones de envergadura.

Anteriormente, se consideraba que los niños tenían la misma capacidad y el mismo modo de razonamiento que los adultos. La diferencia básica era entonces la acumulación de conocimientos. Esto se modificó con los estudios de Jean Piaget, que se dedicó a los estudios que resultaron claves para comprender la psicología evolutiva.

Estos estudios fueron los que concluyeron que un niño piensa distinto que como lo hace un adulto, y que la inteligencia es una capacidad cuyo desarrollo se da en etapas, como consecuencia de las interacciones que tiene el niño con el mundo, la sociedad y la cultura.

Niñez, inteligencia, imaginación.
La inteligencia de los niños no es menor sino diferente, y muchas veces los adultos volvemos a necesitar esa perspectiva.

Así, además, fue descartada la idea de que la inteligencia era un rasgo de carácter físico, que nada más dependía de la madurez biológica.

En este sentido, la autonomía del niño es algo que va apareciendo también en etapas. Por ejemplo, la autonomía moral aparece a eso de los siete años, con las correctas medidas previas destinadas a su educación, imposición de reglas y mandatos con algunas sanciones para los casos en las que no se respeten. Esta autonomía moral será la que haga que los niños comiencen a tener cierto sentido del bien y del mal, y de la responsabilidad.

Contra lo que se pueda comprender de todo esto, es gracias a estos estudios que sabemos que los niños no son menos inteligentes que los adultos, sino inteligentes de otra manera. No es una cuestión cualitativa ni cuantitativa, sino simplemente una diferencia entre las etapas.

Etapas de la niñez.

La niñez es pensada como toda la infancia de una persona antes de ser adulta, pero también es específicamente pensada como el período que abarca la vida entre los 6 y los 12 años. En este sentido, vendría luego de la lactancia y un poco antes de la adolescencia.

Lactancia, niñez.
En la etapa de la lactancia, el niño depende más que nunca de los adultos a su cargo.

Sin embargo, los niveles de autonomía y otros elementos básicos de la niñez van mutando, y por eso podemos dividir esta etapa de la vida, pensando en todo lo que abarca entre el nacimiento y la adolescencia, en subetapas. Estas son:

  • Lactancia: En esta etapa, el individuo todavía se alimenta de la leche materna. Al niño se le dice lactante, y abarca hasta los primeros dos años de vida.
  • Primera infancia: Comienza cuando el niño deja la lactancia y abarca aproximadamente hasta sus seis años. En esta etapa, se generan habilidades comunicativas, se desarrolla la motricidad fina, se logra aprender a seguir instrucciones y se sientan las bases del crecimiento afectivo, además de otros elementos. Al niño se le dice infante.
  • Segunda infancia: Esta es la etapa que se conoce propiamente como niñez, y como señalábamos anteriormente, abarca desde los seis hasta los doce años de edad. Suele ser la etapa de escolarización, en la que los niños se van formando para conocer los elementos básicos del mundo y de la vida en sociedad. Por esto, es fundamental la relación entre pares y las instituciones, como la escuela, que las fomentan y las regulan. En esta etapa, al niño se le dice niño.
  • Adolescencia: La adolescencia es la etapa que comprende entre el comienzo de la pubertad y la adultez legal, o sea, la mayoría de edad. Mayormente, suele ser entre los trece y los dieciocho o diecinueve años. Sin embargo, la pubertad suele llegar un poco antes de la adolescencia, estableciéndose esta etapa cuando ya se está asentando la otra. Esta etapa tiene consigo muchos cambios corporales y hormonales, que modifican el comportamiento del niño. Cuando termina, comienza la etapa de la adultez. En este período, el niño es llamado adolescente.

Características de la niñez.

Pensando en la niñez como la etapa de la segunda infancia, podemos listar algunas de las características básicas:

  • Los niños en contacto con otros niños construyen su proceso de socialización, para adquirir habilidades sociales que le permitan relacionarse con otros individuos.
  • Se genera un desarrollo de capacidades cognoscitivas, como percibir, memorizar y razonar.
  • Se adquiere un sentido del deber, el respeto al otro y el amor propio, entre otras cosas.
  • Se comienza a desarrollar el pensamiento lógico, y la capacidad de hacer una distinción entre lo real y lo imaginario.

Citar este artículo

Krause, G. (5 de enero de 2023). Definición de niñez. Etapas, características, derechos. Definicion.com. https://definicion.com/ninez/