La cartografía es tanto un arte como una ciencia. En ambos casos, centrándose en los mapas, la acción de trazarlos y el hecho de estudiarlos, compilarlos y difundirlos. A su vez, hace referencia a la recopilación de mapas, es decir, al conjunto de documentos cartográficos o cartas geográficas.

En tanto ciencia, forma parte de la geografía y se enfoca en el análisis, la definición y la representación gráfica de distintas áreas de nuestro planeta, lugares, climas, regiones y diversas características geográficas terrestres, aunque también existen mapas estelares y del espacio exterior.

Para ello, una persona dedicada a esta disciplina, es decir, de profesión cartógrafo o cartógrafa, se detiene minuciosamente en las medidas, escalas y datos precisos para realizar una proyección gráfica reducida, con la mayor fidelidad posible.

Tradicionalmente, la cartografía analógica se ha llevado a cabo en dos dimensiones, en un formato plano. Pero el avance de la tecnología ha impulsado enormemente el desarrollo digital de la cartografía, brindando múltiples posibilidades de representación.

Etimológicamente, el término proviene del vocablo griego khartes (“hoja de papiro para ser escrita”), y del sufijo –graphia (“cualidad de escribir”).

En la actualidad, la cartografía es fundamental para enfrentar los desafíos que presentan los sucesos medioambientales, así como para permitirle al ser humano comprender y ubicarse en todo el espacio geográfico que lo rodea y tener a su alcance tanto las rutas terrestres como marítimas o fluviales, y aéreas. Asimismo, es una herramienta que se encuentra presente en nuestra vida cotidiana. Es útil al dirigirnos a algún sitio de la ciudad o región en la que vivimos o consultamos una aplicación del teléfono para conocer el camino más rápido al destino deseado.

Mapamundi, representación gráfica del mundo.
El mapamundi es una obra cartográfica que representa gráficamente la superficie terrestre.

Orígenes de la cartografía.

Los orígenes de la cartografía son sumamente remotos y, por ello, difíciles de identificar con precisión. Desde tiempos inmemoriales el ser humano se ha cuestionado acerca del mundo físico que lo rodea y el territorio que habita. El afán por conocer, comprender, explorar, comerciar y conquistar ha llevado al desarrollo de la cartografía. Como si contar con un dibujo de nuestro planeta nos diera un poder sobre él.

Actividades pictóricas como grabados o murales realizados en la antigüedad son consideradas como las primeras obras cartográficas. Diversas civilizaciones se han valido de mapas para describir el mundo en que vivían, tal como lo conocían, los viajes que hacían, las batallas que peleaban, los territorios que conquistaban, las rutas donde comerciaban, etc. Así, existen vestigios cartográficos que se remontan a los antiguos griegos y romanos, los árabes, mapas que incluyen constelaciones, elaborados en la India, y mapas sobre seda procedentes de la China ancestral.

Por su parte, el filósofo y geógrafo griego Anaximandro fue el primero en diseñar un mapamundi, en el siglo VI. Claro que por ese entonces, y de acuerdo al sitio de origen, la concepción del mundo era acotada y limitada a la perspectiva occidental. Según describe el historiador Heródoto –ya que la obra original se ha perdido–, se trataba de un mapa circular, cuyo eje central era el Mar Mediterráneo, dividiendo la obra cartográfica en dos mitades: Europa, arriba, y Asia, abajo, ambas rodeadas por el océano.

Estos mapas de la antigüedad se representaban en pergaminos. A medida que fue avanzando la historia, los mapas más viejos fueron modificados y adaptados a los nuevos conocimientos, descubrimientos y exploraciones. La creación de la brújula y del cuadrante –instrumento usado en la navegación y la astronomía para la medición de ángulos– facilitó ampliamente la tarea de trazado en términos de precisión y escala.

En el siglo XVI, el geógrafo y matemático flamenco Gerardus Mercator, considerado el Padre de la cartografía, elabora un sistema de proyección en esta disciplina, denominado proyección de Mercator, el cual abarca toda la extensión de la Tierra. Esta proyección respeta la morfología de los continentes pero no su tamaño, ya que los mismos se van ampliando a medida que se alejan del eje ecuatorial. Ello da como resultado que se agranden territorios como Groenlandia, Alaska y la Antártida, los cuales se encuentran cerca de los polos. Esto sucede porque dicha proyección modifica la distancia que hay entre los meridianos, representándolas con líneas rectas paralelas, al tiempo que distorsiona los espacios entre los paralelos.

Mapa digital en una aplicación.
Cuando consultamos en una aplicación el recorrido más adecuado, estamos recurriendo a la cartografía.

Cartografía digital.

Claramente, el avance de la tecnología también ha impactado en esta disciplina. Hoy contamos con una clase de cartografía desarrollada mediante recursos digitales, utilizando software y enormes cantidades de datos obtenidos del plano real, los cuales se almacenan y procesan en el Sistema de Información Geográfica (SIG).

Podemos acceder a sistemas globales y satelitales de ubicación geográfica, y hasta crear nuestros propios mapas en juegos como Minecraft y otras aplicaciones. Por su parte, Google Earth, el programa cartográfico de mayor popularidad, pone a nuestra disposición mapas del planeta en tres dimensiones, valiéndose del mencionado SIG, de imágenes satelitales y fotos tomadas desde el cielo.

Mapa en literatura fantástica.
Muchas obras de literatura fantástica recurren a la cartografía para el desarrollo de la trama.

Cartografía en distintos ámbitos.

La cartografía se aplica a distintos ámbitos y disciplinas. A modo de ejemplo, podemos mencionar las siguientes:

  • Cartografía celeste: Se trata de una sub-disciplina de ambos saberes, astronomía y cartografía, dedicada al estudio de la ubicación de cuerpos celestes como estrellas, planetas y galaxias, entre otros. Esta asignatura requiere de instrumentos de medición, así como de técnicas específicas que favorecen la precisión en la representación. Se vale tanto de cuadrantes y telescopios como de computadoras de última generación en grandes observatorios.
  • Cartografía genética: En el ámbito de la genética, la aplicación de la cartografía sirve para marcar en qué parte de los cromosomas se localizan exactamente los genes. El mapa genético nos permite saber, por ejemplo, los genes que tienen más posibilidades de ser heredados, lo cual cobra relevancia en el caso de enfermedades transmitidas genéticamente.
  • Cartografía en la literatura: Muchas obras literarias se han valido de la cartografía para el desarrollo de su trama. Reconocidos autores y autoras de textos de fantasía han incluido en sus obras mapas que sirven de anclaje a las historias narradas. Tal es el caso de los libros de «Harry Potter», de J. K. Rowlling, donde encontramos el mapa de Hogwarts en las primeras páginas; o el mapa de Narnia en las crónicas de C. S. Lewis, así como «El Señor de los Anillos», de J. R. R. Tolkien, donde descubrimos la geografía de la Tierra Media. Asimismo, la presentación de la exitosa serie «Juego de Tronos» Game of Thrones»), basada en los libros de George R. R. Martin, recorre el mapa de los siete reinos. Lo cierto es que los mapas en la literatura, además de brindarnos información muy valiosa de la concepción del mundo descrito, causan un gran efecto de verosimilitud y profundidad en la experiencia de lectura. Quizás el origen de esta tendencia coincida con el comienzo mismo de la cartografía: el Rāmāyana y otros textos épicos del hinduismo incluían pinturas y mapas de esta índole.

Citar este artículo

Lehrer, L. (27 de marzo de 2022). Definición de cartografía. Su origen, su historia, su aplicación en distintos ámbitos y la cartografía digital. Definicion.com. https://definicion.com/cartografia/