La astronomía es la ciencia que estudia al universo y a los astros que lo conforman. Para ello, se enfoca en la posición de los cuerpos celestes, su estructura, su composición y los movimientos que efectúan de acuerdo a leyes determinadas, las cuales también son analizadas por esta ciencia.

Como dijimos, su objeto de estudio es nada más y nada menos que el universo en su totalidad, es decir, cada porción de materia y de energía presente en el espacio. Todo lo que podemos percibir, desde los miles de millones de galaxias, estrellas, satélites y planetas, el espacio mayormente vacío que hay entre ellos, hasta los cuerpos vivos, las partículas de polvo y energía, la luz, la radiación y el tiempo… todo tiene su lugar dentro del universo. El origen del mismo y su formación también entran en el campo de estudio de la astronomía.

Para llevar a cabo tamaña tarea, esta ciencia se apoya en diversas disciplinas científicas, entre las cuales podemos mencionar a la física, la química, la biología, la matemática, la geología, la astrofísica y hasta a la filosofía. A su vez, muchas áreas de conocimiento han recurrido a la astronomía para facilitar tareas. Tal es el caso de la física y la matemática, pero también de saberes prácticos como la navegación y la actividad agrícola.

Además, el estudio astronómico se vale de tecnología e instrumentos que han ido desarrollándose a lo largo de la historia. Estos permiten un estudio más minucioso, al tiempo que se va profundizando el saber y ampliando la extensión del universo conocido. Entre ellos se destacan los instrumentos de observación telescópica, las naves espaciales y las sondas o satélites artificiales.

Telescopio espacial Hubble.
El telescopio espacial Hubble orbita fuera de la atmósfera de nuestro planeta.

Origen de la astronomía.

Podríamos afirmar que cuando hablamos de astronomía nos estamos refiriendo a la más antigua de las ciencias. Lo cierto es que, desde tiempos inmemoriales, el ser humano se ha cuestionado acerca del universo que lo rodea, el cielo, las estrellas y los fenómenos vinculados a ellos. Con frecuencia, las explicaciones han tenido basamento religioso o mitológico, pero ello no ha evitado que se continuara profundizando en este saber. De hecho, en la antigüedad, la ciencia y la espiritualidad no se encontraban divididas como en la actualidad. El conocimiento era uno solo.

Algunos de los pensadores que más influyeron en esta área a lo largo de la historia occidental son Aristóteles, los astrónomos griegos Aristarco de Samos y Claudio Ptolomeo, el astrónomo polaco Nicolás Copérnico, y el astrónomo y físico italiano Galileo Galilei. Sin embargo, los orígenes de la astronomía van más allá de la antigua Grecia: existe evidencia de que pueblos arcaicos observaban el firmamento y registraban las dinámicas estelares.

Por ejemplo, la civilización maya, cuyos orígenes se remontan a los 2000 años a. C., se destacó por su desarrollo astronómico, además de por su arte, arquitectura, escritura, matemática y mitología.

Los descubrimientos y conocimientos alcanzados por estas civilizaciones continúan vigentes en la actualidad y han supuesto bases sólidas para continuar avanzando en el desarrollo de esta ciencia.

La observación del firmamento data de tiempos remotos.
Desde tiempos remotos, el ser humano ha observado el firmamento y se ha cuestionado sobre el universo.

Subdisciplinas de la astronomía.

La astronomía es una ciencia multidisciplinar que se vale de otros saberes para su desarrollo. A su vez, se divide en distintas ramas y áreas de especificidad. Algunas de ellas se mencionan a continuación:

  • Astronomía de posición: También conocida como astrometría, constituye la rama más antigua de la astronomía. Se dedica a analizar la localización y el movimiento de los astros basándose en mediciones de tipo angular, las cuales permiten definir y confeccionar mapas del universo.
  • Astrofísica: Como su nombre lo indica, esta subdisciplina es también una rama de la física, enfocada en la estructura, propiedades y características de los cuerpos y fenómenos celestes. Los conocimientos físicos permiten establecer leyes, fórmulas y mediciones aplicadas al ámbito de los astros.
  • Cosmología: Se dedica al universo en general, es decir, a su composición, origen y el modo en que ha ido evolucionando. A su vez, esta rama se detiene en los diversos niveles de la realidad. Por un lado, la cosmología metafísica se interesa por los niveles no físicos, mientras que la cosmología física se limita al estudio de las propiedades físicas y químicas del universo, y a la evolución del mismo.
  • Mecánica celeste: En este caso, la fusión se da entre la astronomía y una rama de la física denominada mecánica clásica o mecánica newtoniana (en honor a Isaac Newton). Como resultado, se destaca la posibilidad de observar el movimiento de los astros causado por las fuerzas gravitatorias que ejercen cuerpos celestes mayores. Como vemos, el foco de esta área está puesto en la gravedad y su influencia entre todos los objetos naturales que forman parte del universo. Esta fuerza genera que un cuerpo celeste sea orbitado u orbite a otro.
  • Astrogeología: En ocasiones denominada geología planetaria o exogeología, es una rama de la astronomía que obtiene información y material de estudio a partir de excavaciones en nuestro planeta. También se vale de observaciones geológicas en otros cuerpos planetarios, así como en lunas, asteroides y meteoritos, entre otros. Las sondas espaciales son muy útiles en este sentido. La astrogeología ha contribuido mucho en el estudio de la evolución de los planetas.
  • Ciencias planetarias: También conocida como planetología. Su foco está puesto en los planetas del sistema solar y en cuerpos planetarios remotos.
  • Astronáutica: Ésta es una rama multidisciplinar y de alta complejidad. Se vale de distintos saberes para lograr “navegar” y explorar el espacio exterior. Así, recurre no sólo a las teorías físico-matemáticas, sino también a conocimientos de aplicación práctica y tecnológica como la ingeniería robótica, la cohetería, la electrónica, etc. Todos los satélites artificiales, naves tripuladas y vehículos sin tripulación que viajan por fuera de la atmósfera de nuestro planeta tienen que ver con esta rama de la astronomía.
  • Astrobiología: Si colocamos a la astronomía y a la biología a trabajar juntas, ¿qué obtenemos? Un estudio sobre la vida en el universo (tanto en nuestro planeta como en otros cuerpos celestes). Cuestiones como el surgimiento de la vida, la evolución y los escenarios futuros de supervivencia en la Tierra y por fuera de ella, forman parte de esta subdisciplina.
Exploración del espacio exterior gracias a la astronáutica.
La astronáutica es una de las ramas de la astronomía que busca navegar y explorar el espacio exterior.

Astronomía y astrología.

Etimológicamente, el vocablo astronomía proviene del griego y está conformado por los términos aster (“estrella”), nomos (“ley”, “norma”) y el sufijo –ia (“cualidad”). De allí se desprende que la astronomía se dedica a las reglas exactas que rigen a los astros. Comparte la raíz con la palabra astrología, cuya terminación, logos, significa estudio. De hecho, en la antigua Grecia estas nociones eran utilizadas como sinónimos.

La astrología es un saber ancestral, complejo y profundo, que nació hace aproximadamente 5000 o 7000 años. Hay quienes localizan su origen en las tierras de Sumeria, otras versiones indican que ocurrió en Egipto o en Turquía. Se desarrolló, a lo largo de cientos de años, a partir de períodos de observación que dieron lugar a asociaciones entre los planetas y los sucesos. Para ello, los astrólogos necesitaron de la matemática, la física y la geometría para definir la ubicación de los astros. Por eso la astrología ha sido una gran impulsora de dichos saberes y los primeros astrólogos eran expertos en ellos.

En el mundo occidental, la astrología tiene sus inicios en Grecia y su auge se da durante el imperio romano. En aquella época existían dos líneas de la astrología: la predictiva o determinista y la que estudiaba el comportamiento y evolución personal del ser humano. Cuando la religión cristiana se vuelve imperante, se comienzan a ocultar los conocimientos acumulados. Así, desaparece o pasa a las sombras la corriente evolutiva de la astrología, y permanece la determinista. Pero en el periodo de la inquisición, el saber astrológico fue totalmente arrasado y prohibido.

En la actualidad, con frecuencia se rechaza a la astrología por no ceñirse al método científico. Sin embargo, es interesante recordar que Isaac Newton, el padre de la física clásica, era también astrólogo. Como sea, la astrología se fue desprestigiando cada vez más, hasta que, en el siglo XX, Carl Jung rescata este saber y lo considera la base de la psicología, de los arquetipos que nos condicionan y nos regulan.

Citar este artículo

Lehrer, L. (10 de junio de 2022). Definición de astronomía. Su origen, ramas y la diferencia con la astrología. Definicion.com. https://definicion.com/astronomia/