Alfabetización es el nombre que recibe la capacidad de lectura y de escritura; sin embargo, involucra también todo el conjunto de procesos que permite a una persona tener el conocimiento necesario para adquirir aprendizaje, comprensión lectora y el desarrollo de habilidades lingüísticas en general.

Esta capacidad involucra, además de la propia lengua, la capacidad de aprender otras lenguas y comprender sus propios procesos lingüísticos.

El derecho a la educación en general y a la alfabetización en particular es uno esencial en la vida, que nos ayuda a desarrollar habilidades de pensamiento crítico, a poder insertarnos en la sociedad, a acceder a oportunidades laborales y a poder desarrollar nuevas capacidades.

La palabra proviene de alfabeto que, a su vez, surge del griego alphabētos: alpha y beta son las dos primeras letras de este alfabeto, es decir, de la secuencia ordenada de letras que se emplean en los idiomas.

La palabra alfabetización surge de «alfabeto», es decir, el sistema ordenado de signos con los que un idioma construye su sistema de comunicación.

Historia e importancia.

El origen de la alfabetización puede rastrearse a los orígenes de la escritura, fenómeno que tuvo lugar alrededor del 3ooo a. C. en las antiguas civilizaciones mesopotámicas. En esta época, se usaba el alfabeto cuneiforme (con marcas de cuña en tablas de arcilla). Inicialmente, sus usos eran más bien comerciales o de registro, y con el paso del tiempo sus funciones fueron ampliándose.

Poco a poco, los registros escritos fueron también utilizados para dejar asentada la cultura de un pueblo en sus poemas, sus historias y su tradición religiosa. Sin embargo, como registro del desarrollo de la civilización y las culturas, también estuvo inicialmente restringida a los grupos sociales que podían acceder a esa educación, por lo que históricamente fue también un reflejo de la desigualdad social.

Si inicialmente la pedagogía estaba orientada a grupos como sacerdotes, élites y quienes gobernaban los pueblos, con el paso del tiempo, hacia el Renacimiento, la necesidad de que las clases medias se alfabetizaran comenzaron a cobrar importancia.

Posteriormente, la política educativa empieza a ser repensada para que se oriente a más sectores, se comienza a cuestionar la falta de una población alfabetizada y se entiende la importancia de este conocimiento para el acceso a mejores condiciones de vida y, fundamentalmente, para la movilidad social.

Así, hacia el siglo XIX, comienzan a expandirse las posibilidades de que más personas accedan a educación primaria y a educación secundaria. Esto no elimina las desigualdades estructurales, pero permite que poco a poco comience a tener un estatus de derecho y que se comprenda que le pertenece a todas las personas sin distinción alguna.

Educación como derecho
Alfabetizarse, como parte de educarse, comienza a ser vista como un derecho hacia el siglo XIX, cuando comienza a expandirse a todas las clases sociales.

Aspectos fundamentales.

A continuación, exploraremos algunos aspectos esenciales de la alfabetización y los distintos procesos que involucra.

Lectura.

La lectura es un proceso gracias al que una persona aprende a comprender y decodificar la información que está escrita en un texto. Esto supone el aprendizaje de una serie de símbolos como letras y números y comprender las reglas que rigen para que esos símbolos se combinen y adquieran significado.

Además de esto, la lectura potencia el desarrollo cognitivo de comprender reglas de gramática, la ortografía, el vocabulario y otros procesos como la decodificación de significados o la habilidad de comprender otras lenguas. Gracias a esta, se abre la posibilidad de acceder a diferentes conocimientos, a la literatura y a poder desarrollar habilidades de resolución de problemas.

Escritura.

La escritura garantiza que podamos comprender y comunicarnos mediante el sistema escrito que aprendemos: esta se perfecciona durante la escolarización, cuando tenemos enseñanza de parte de maestros y docentes que a lo largo de nuestra formación van avanzando en la enseñanza de comprensión del sistema de escritura, pero también en pulir esas habilidades para poder aprender a construir textos cada vez más complejos.

Los textos que pueden trabajarse gracias al conocimiento en escritura y lectura son la narrativa, la poesía, el ensayo, los debates o el desarrollo de la retórica, por ejemplo.

Escritura
La escritura puede aplicarse para dejar registro de algo que deseamos mantener en el tiempo: un texto, apuntes, una obra literaria o un registro comercial.

Numeracia.

Con el nombre de numeracia conocemos a la capacidad de entender, analizar y usar el sistema numérico, para nuestra vida cotidiana y para nuestro desarrollo laboral. Es el lenguaje básico de las disciplinas como matemáticas, ciencias duras como la química y la física, la ingeniería y muchas otras.

Además, este saber nos permite conocer sobre interpretación de economía, y desarrollar nuestra educación financiera en la vida doméstica, en una empresa, un comercio o incluso en la comprensión de la micro y macroeconomía.

Alfabetización en la vida.

El conocimiento sobre la alfabetización inicia desde la infancia, cuando aprendemos a comunicarnos en nuestra lengua madre, u otra, si estamos insertos en un ámbito de bilingüismo o multilingüismo, ya que es la etapa ideal para absorber conocimientos sobre diferentes lenguas y poder aprender a usarlas de forma fluida.

Los niños aprenden a adquirir herramientas y habilidades de comunicación dese una perspectiva lúdica, y ese saber siente las bases de su posterior desarrollo académico a medida que crecen.

Educación infantil
La educación en niños es esencial para que puedan acceder a conocimientos más complejos con el paso de los años y de su desarrollo cognitivo.

La alfabetización adolescente es la que nos prepara en conocimientos más complejos y específicos, y las habilidades de análisis y especialización paulina hacia la vida adulta comienzan a ser centrales. Aquí es posible explorar diferentes alternativas que se adapten al alumno, como una educación a distancia, aprendizaje en línea o fortalecimiento paulatino de la alfabetización digital, muy útil en los tiempos actuales.

Finalmente, la alfabetización en adultos puede producirse como modo de compensación de saberes que no se hayan podido dar en años anteriores (por una situación de vulnerabilidad social o económica, o por falta de acceso a ella). También, sin embargo, puede ocurrir en el marco de una constante especialización en un campo o de la exploración de nuevos conocimientos y herramientas para desarrollarnos en nuestro ámbito académico y laboral.

Aquí podemos recurrir a métodos de enseñanza muy diversos, como el aprendizaje autónomo, que permite que exploremos por nuestra cuenta las distintas currículas que una institución puede ofrecernos.

Citar este artículo

Fernández, A. M. (31 de enero de 2024). Definición de alfabetización. Historia, procesos y usos. Definicion.com. https://definicion.com/alfabetizacion/