La palabra teocracia se utiliza para hacer referencia a un sistema político en el que los sacerdotes o los príncipes, por su condición de ministros de Dios, son quienes tienen en sus manos el poder de gobierno.

En estos gobiernos se considera que el capital político es emanado por el mismo Dios, cuya voluntad está en personas pertenecientes a la casta sacerdotal o monarcas.

Etimológicamente, teocracia viene de raíces griegas. Su significado es gobierno en el que mandan los que creen en Dios. Se compone de theos, que se traduce como Dios, y Kratos, que es Estado o gobierno. Se suma, además, el sufijo –ia, que es indicador de cualidad.

Antiguamente, también se le decía teocracia a un gobierno que, según se consideraba, lo ejercía el propio Dios, como por ejemplo el del pueblo hebreo, previo a la incorporación de sus reyes.

La noción de teocracia, asimismo, es utilizada para hacer alusión a un país que es gobernado bajo esta forma de régimen.

Sagradas escrituras, biblia, voluntad de dios, teocracia.
En una teocracia, las leyes suelen estar sostenidas en las Sagradas Escrituras.

Esta modalidad de gobierno no es definida como democrática, ya que no es la voluntad y el voto del pueblo los que deciden quién ejerce el poder.

Gobierno y Espíritu.

En una teocracia, la máxima autoridad es considerada a la vez jefa de gobierno y jefa espiritual. Se trata de una figura que sostiene el cargo por la gracia de Dios, y que impone mediante el gobierno los preceptos que surjan de la religión que predomine en la región.

En este sentido, lo que regirá los modos de funcionar del Estado serán las sagradas escrituras, o los libros que correspondan a la religión específica al poder. Esto es así porque esos textos se conciben como fuente de inspiración del Espíritu Divino.

Divinidad, poder, sacerdote.
Los sacerdotes ostentan el poder porque se los considera en contacto con la Divinidad.

Para argumentar esto, se diría algo así: el líder representa a Dios y a su fe. Por esto, lo que decida, o no, estará respaldado por él y puede ser entendido como su Voluntad. De esta manera, todo lo que decida el líder será incuestionable, puesto que enfrentarlo sería cuestionar al propio Todopoderoso, o sea, a la autoridad máxima.

Organización política de una teocracia.

En una teocracia, el poder se concentra en una única institución, o sea que no se trata de un sistema que tenga o promueva la división de poderes, como es propio de las democracias modernas.

En este sentido, el gobierno será impartido por un monarca o por líderes teocráticos, que también serán los encargados de impartir la justicia sobre el pueblo gobernado.

Origen e historización de las teocracias.

El origen de la teocracia como una modalidad de gobierno se remonta a las tribus de la antigüedad. En estas, era el chamán el considerado de mayor sabiduría, visto como una encarnación de las divinidades. Por esto estaban destinados a darle satisfacción a los deseos de los dioses, mientras que guiaban a la tribu para garantizar que sus integrantes sobrevivan.

Chamanismo, religión, teocracia.
Tanto en el ejemplo de los chamanes como en el de Egipto se deja entrever que la religión al poder puede ser cualquier religión.

A partir de las nuevas civilizaciones, como la del Egipto de la antigüedad, quienes gobernaban seguían un linaje de dinastía que se perpetuaba en el trono por motivos relacionados a la divinidad. Se interpretaba que el faraón, que era la máxima autoridad en el gobierno, descendía del linaje de los mismísimos dioses.

Esto significaría que, solamente con nacer, los líderes traían incorporada la Gracia de Dios que les permitía ejercer el poder sobre sus pueblos. Así, los faraones no solo tenían la responsabilidad de dirigir en un sentido político, sino que ejercían aparte funciones sacerdotales.

En la Edad Media, si bien se creía que el rey estaba en vínculo con la divinidad, era el Papa el encargado de liderar desde la religión. Se generaba, pues, una separación de poderes entre Roma y el Estado, en una jerarquización que sometía el rey a los principios religiosos establecidos por el papado.

Vaticano, teocracia, Papa.
El Vaticano sigue teniendo un gobierno teocrático, pero su poder sobre otras legislaciones disminuyó con los años.

Por semejante disparidad en las fuerzas, fue Enrique VIII quien, luego de desencontrarse reiteradas veces con la autoridad papal, decidió desvincularse de la Iglesia. Así se estableció la religión protestante en Inglaterra, que lo proclamó a él mismo como jefe espiritual.

A partir del iluminismo o la época denominada Ilustración, en el mundo y sobre todo en Occidente, las teocracias fueron duramente golpeadas. El auge de su caída fue alrededor de la mitad del siglo 18, con la aparición del Contrato Social de Rousseau, que proponía la separación de la Iglesia y el Estado.

Este es un reclamo que, más allá de la abolición de las teocracias, se sigue sosteniendo en muchas democracias modernas, que conservan ciertas leyes y costumbres cuya justificación no es más que religiosa.

Características de los gobiernos teocráticos.

A continuación enumeraremos algunas características de las teocracias:

  • El Estado y la fe no están divididos, o sea que el jefe de gobierno y de espiritualidad son la misma persona.
  • El poder se ostenta de una forma autocrática, es decir, está concentrado en un mismo individuo y no tiene limitaciones porque no hay nadie cuya opinión importe más que la de Dios, cuya voz se supone que porta el líder.
  • Todas las leyes están fundamentadas en las escrituras sagradas, las leyes divinas y los dogmas de la divinidad. Esto, basado en creencias religiosas, es lo que rige las vidas públicas y privadas de las personas bajo el gobierno.
  • Hay una sola religión permitida, que es la que gobierna. No se admite ni respeta ningún tipo de pluralidad en este sentido, puesto que se considera en contra del régimen y de los mandatos de Dios.
  • La democracia no es posible, y se reprime y persigue a cualquiera que no se adapte a las leyes y a lo que dicta la fe. Quienes no acaten o respeten la voluntad de Dios, terminan en general perseguidos, ejecutados o exiliados.

Las teocracias en la actualidad.

Actualmente, la teocracia es ampliamente considerada una forma de gobierno que está obsoleta. Son mucho más habituales las democracias parlamentarias, que proponen una representatividad más abierta y la participación en política de los pueblos.

Democracia, participación política.
En las democracias modernas, el pueblo tiene la posibilidad de participar activamente en la política de su región.

Por supuesto, hay algunas excepciones. La más conocida de todas es el Vaticano. Además, algunos países de Medio Oriente y de África siguen siendo llevados adelante por gobiernos de esta índole.

Algunos ejemplos pueden ser Arabia Saudí o Afganistán, entre otros.

Citar este artículo

Krause, G. (8 de diciembre de 2022). Definición de teocracia. Organización, características, origen, actualidad. Definicion.com. https://definicion.com/teocracia/