La palabra ilustración encuentra su origen en el verbo “ilustrar”, el cual deviene del latín ilustrare que significa «alumbrar», «sacar a la luz», «iluminar» o «divulgar».

Está vocablo está compuesto por el prefijo in- que actúa sobre el verbo lustrare, de origen latino, que alude a purificar y a iluminar.

Además de estas definiciones etimológicas, podemos decir que ilustración tiene un doble sentido, de acuerdo se escriba con ‘i’ inicial minúscula o mayúscula.

  • “i” inicial minúscula: se utiliza para designar a la acción de brindar luz al entendimiento. Asimismo, se denomina ilustración a las imágenes que acompañan el contenido de un texto. En este último caso se dice que dichas ilustraciones “iluminan” al material.
  • “I” inicial mayúscula: sirve para designar a una corriente intelectual surgida en el siglo XVIII, considerada como una de las más importantes e influyentes en el mundo.

La ilustración como anclaje .

La ilustración como anclaje se escribe con ‘i’ minúscula. Se entiende como una acción que supone anclar un tema, un punto de vista o una materia en, principalmente, dos clases de soportes o piezas:

  • La palabra
  • La imagen

En este marco, ilustración es un efecto de ilustrar en el cual se añaden imágenes y términos a un contenido para permitir que su comprensión sea más clara. Es usado con frecuencia en libros educativos o en toda obra que requiera claridad o anclaje a través de una imagen.

ilustración anclaje
La ilustración permite anclar el contenido que se comparte de manera textual.

La ilustración como publicación.

La palabra ilustración también puede entenderse como un tipo de publicación y, por ello, también se escribe con ‘i’ inicial minúscula.

En este caso, la ilustración suele ser periódica y se manifiesta en láminas o dibujos que permiten acompañar un texto.

Ya sea un anclaje o como publicación, la ilustración puede presentarse en diferentes tipos.

Tipos de ilustración.

  • Ilustración infantil
  • Ilustración editorial
  • Ilustración para cine
  • Ilustración fantástica
  • Ilustración para cómic
  • Ilustración para videojuegos
  • Ilustración de humor gráfico
  • Ilustración de portada

Ilustración digital.

Asimismo, con el advenimiento de la tecnología, las ilustraciones se han hecho cada vez más realistas, logrando brindar un aporte de veracidad como nunca antes. Esto es lo que se denomina ilustraciones digitales, una fusión entre una técnica que mezcla lo digital con lo tradicional.

Este estilo de ilustración logra un efecto en los espectadores que atrae y produce gran realismo. Para conseguir tal efecto, el diseñador debe pasar mucho tiempo dedicado a los detalles de la obra final.

Para elaborar una ilustración de tipo digital, el profesional de la imagen debe realizar primero un boceto de la obra o del dibujo para trabajar cuestiones mínimas. Una vez que se aprueba, se pasa a la creación de la ilustración a través de un programa digital.

Entre las herramientas más comunes que aplica el diseñador o la diseñadora, encontramos las siguientes:

  • Adobe Illustrator
  • Adobe Photoshop

La ilustración vectorial.

La ilustración vectorial es, por sí misma, un diseño digital por excelencia. Es el estilo de imagen más empleado por los profesionales de la comunicación a la hora de crear piezas como, por ejemplo, flyers, banners, caricaturas, logos, etc.

Si bien esta técnica parece compleja, es una de las más fáciles de aprender. Solo es necesario contar con ciertos saberes básicos de diseño y, por supuesto, el manejo de programas como Illustrator o Corel Draw.

Sin embargo, una de las ilustraciones que más auge ha tenido durante los últimos años es el cómic. Se trata de un tipo de ilustración propia de las historietas. Para poder generar una se requiere hacer un boceto, diseñarlo con precisión, pintarlo y, luego, imprimirlo.

ilustración vectores
La ilustración vectorial se trabaja con programas de diseño.

La Ilustración como corriente intelectual.

La corriente trascendental conocida como Ilustración surgió en el siglo XVIII y marcó toda una época. Tanto es así que inspiró la denominación de “el siglo de las luces”.

La Ilustración se caracterizó por ser un movimiento intelectual con una fuerte impronta humanista. Sus cimientos estuvieron puestos en el renacer de ciertas concepciones grecorromanas de tipo clásicas, con una mirada puesta en lo político y en lo cívico.

Este movimiento o corriente intelectual transformó el pensamiento de la época y sentó las bases para los cambios sociales que se dieron de modo inmediato a su origen como, por ejemplo, la Revolución Francesa, la Revolución Americana y otros movimientos sociales, revolucionarios y liberales.

Los representantes principales de esta corriente fueron:

  • Voltaire
  • Montesquieu
  • D´Alembert
  • Diderot
  • Los llamados “enciclopedistas”

Para todos ellos, la educación representaba un valor muy importante y, por ello, defendían que la misma fuese expandida y generalizada. En este sentido se planteaba que la educación era el camino indicado para que el ser humano mejorara y, además, se la consideraba como un derecho universal.

Cabe destacar que este movimiento ilustrado no demoró en tomar fuerza en Europa y ser expandido en América.

ilustración revolución
La corriente intelectual de la Ilustración sentó las bases de musas revoluciones del siglo XVIII.

Pensamientos de la Ilustración.

Entre sus pensamientos principales podemos destacar los siguientes.

  • Objetivo del gobierno: todo representante de un país o de una sociedad concreta tenía la responsabilidad de garantizar la felicidad del pueblo.
  • Mejoras de la vida: para los intelectuales de la Ilustración, la felicidad se lograba a partir de una mejora sistemática y real de las condiciones materiales de vida de las personas.
  • Bases constitucionalistas: para este movimiento, el ciudadano era considerado como un ser humano que forma parte de la sociedad civil y que, por tanto, tiene derechos. Entre ellos, el más importante, era el de la igualdad.
  • Defensa de la política: como este movimiento surgió en medio de una Europa marcada por las monarquías absolutas, los ilustrados apostaron por un “despotismo ilustrado”. El mismo era entendido como un accionar del monarca, el cual debía ser un príncipe educado que solo tuviera como objetivo lograr la renovación de la sociedad, la cual permanecía en la ignorancia.
  • Impulso fundamental: para los ilustrados había que impulsar la educación y el progreso técnico y material. Para ello, el monarca debía ser un mecenas en diferentes ramas como, por ejemplo, las letras, las artes y las diversas ciencias. Esto generaría una verdadera “revolución desde la cima” (o desde arriba).

La Ilustración como fuente revolucionaria.

Considerando los movimientos históricos ocurridos en el siglo XVIII, la posibilidad de que se produjeran grandes cambios sociales y constitucionales cobraba fuerza. Esto motivó, incluso, a pensar en cambios republicanos. Es por ello que se los consideró como verdaderos revolucionarios.

Sostuvieron que, la soberanía debía residir en el pueblo y que, este, debía ser educado para ejercer su libertad con responsabilidad y de modo consciente. En este sentido, apostaron por las ideas que, luego, serían la base de la Revolución Francesa: libertad, igualdad y fraternidad.

Es importante destacar que de los pensamientos de este grupo de ilustrados se desarrollaría la primera Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Texto que, a su vez, sentó las bases de la Declaración de los Derechos Humanos.

Asimismo, la Ilustración hizo posible la recuperación de la idea de democracia a la vez que promovió la educación pública y, sobre todo, una separación entre el poder religioso, el político y civil.

Citar este artículo

Navicelli, V. (7 de octubre de 2022). Definición de ilustración. Como anclaje, como publicación y como corriente intelectual. Definicion.com. https://definicion.com/ilustracion/