La palabra debate refiere a un tipo de técnica de comunicación oral en la cual dos o más personas plantean sus puntos de vista sobre un tema en particular. Este término encuentra su origen en el latín “debattuere” que significa “combatir” y “discutir”. De esta misma raíz latina proviene el verbo “debatir” que es el acto mismo del debate, es decir, es el ejercicio de poner en práctica una confrontación entre partes.

En esta misma confrontación se disparan ideas, opiniones o puntos de vista que giran en torno a temáticas establecidas de antemano para su análisis. El propósito de todo debate es claro, puesto que, al discutir sobre diversas temáticas, este diálogo permite que, quienes no participan del mismo, puedan tener un conocimiento más amplio sobre la visión que tienen de ciertos temas, los que sí participan de la discusión.

Asimismo, la finalidad de todo debate es lograr congeniar ideas o posturas para desarrollar una conclusión, aunando criterios. Por este mismo sentido es que se plantea que un debate debe ser pluralista. Es decir, que incluya todas las voces posibles, para que la exposición de ideas sea diversa y así, permitir construir conclusiones más completas.

Entonces, al hablar de debate, estamos haciendo referencia a un acto en el cual se produce una disputa o discusión entre partes con el objetivo de construir algo nuevo, pensando siempre en un bien común.

Este término también aplica a cuestiones de índole personal. Es decir, no necesariamente refiere a una controversia entre partes, sino que también hace alusión a una contienda interna. En ella, un mismo sujeto tiene ideas o puntos de vista diferentes sobre algo y es con él mismo que debe debatir o entrar en discusión para encontrar una respuesta clara y concreta.

debate público
En un debate suele haber público, el mismo solo participa cuando el moderador así lo determina.

Objetivos de un debate .

Los objetivos de un debate dependerán del tipo de discusión que se ponga en marcha. En este sentido, pueden existir muchos propósitos, sin embargo, podemos nombrar algunos como principales.

Informar.

Un debate puede tener como propósito informar a un grupo social sobre algo en particular a partir del punto de vista de dos o más partes. En este sentido, se busca que las personas sepan la opinión de cada parte sobre un tema concreto, algo de su interés o sobre un aspecto que los esté afectando.

Entonces, se puede informar a la sociedad sobre situaciones sociales, económicas, políticas, entre otras, que requieren de la unificación de ideas.

Formar.

Un debate puede tener la intención de formar a las personas, es decir, de impartir conocimientos sobre una temática y, a partir de ello, construir un sabe o conocimiento nuevo. Esto ocurre, por ejemplo, con temas candentes que despiertan el interés de la sociedad o de un grupo social y que, además, necesitan de un debate serio y responsable.

Es este mismo debate el que permite, no solo conocer el punto de vista de las partes intervinientes, sino que, además, asegura la construcción de un nuevo conocimiento fundado en argumentos sólidos.

Contraponer.

El ejercicio de debatir sobre temas concretos puede tener como objetivo el contraponer ideas. De esta manera, las partes intervinientes pueden explayarse, dar a conocer su punto de vista respecto a algo considerado de interés general.

Esta contraposición debe siempre estar acompañada por comentarios reales y posibles de comprobar. Asimismo, es este mismo enfrentamiento de ideas lo que permite ganar adeptos o alejarlos. Es decir, quien debate encontrará que muchas personas pensarán de acuerdo a su línea de discusión. Asimismo, habrá personas que, todo lo contrario, no coincidirán con sus planteos, lo cual da paso a dos situaciones:

  • Quien participa del debate podrá ganar confianza y sentirse la voz de aquellos a los cuales representa.
  • Quien participa del debate tendrá que argumentar su punto de vista con bases sólidas para intentar convencer o persuadir a las personas que participan de la discusión directa o indirectamente.

Convencer.

El objetivo por excelencia de un debate es el convencer a los asistentes. El ejercicio de contraponer ideas no busca un ganador, sino más bien, pretende dejar en claro todo aquello que se cree sobre una gran diversidad de temas posibles para que, a partir de ahí, las personas puedan adherir con uno de los puntos de vista planteados.

A partir de esto, el ejercicio de convencer tiene que ver con un esfuerzo por parte del debatidor para realmente representar lo que otros suponen o sienten sobre un tema puntual. Este esfuerzo conllevará argumentos creíbles y demostrables. A partir de ahí, quienes asistan al debate, deberán sacar sus propias conclusiones para adherir a un punto de vista o a otro, según coincida o no con lo expuesto.

debate oponentes
Las personas que participan de un debate se los denomina «oponentes».

Elementos de un debate.

Todo debate está compuesto por una serie de elementos, sin embargo, los más importantes se resumen en tres:

  1. Debatientes, debatidores u oponentes
  1. Moderador
  1. Público

Debatientes, debatidores u oponentes.

Sencillamente, se trata de las personas que intervienen en un debate, los mismos que plantearán sus puntos de vista sobre diversos temas. Puede tratarse de personas comunes, que hablen por sí mismos o, todo lo contrario, sujetos que hablen en representación de un grupo social, político o ideológico. En este último caso, no plantean sus ideas a partir de su individualidad, sino que lo hacen según las ideas del grupo.

Asimismo, estos oponentes conocen los temas sobre los cuales se va a debatir, y suelen ser expertos en ellos. Por ello, se presentan al debate con argumentos sólidos que sostengan sus puntos de vista, así como también, llevan consigo contraargumentos y réplicas en caso de ser necesario defender sus opiniones y pensamientos.

Moderador.

Un moderador es un sujeto que acompaña el debate para que este se desarrolle de modo organizado.

Las tareas de un moderador son las siguientes:

  • Plantear los temas a discutir.
  • Iniciar el debate.
  • Detener la discusión en caso de percibir estancamientos.
  • Establecer los turnos para hacer uso de la palabra.
  • Asegurar el respeto entre los debatientes.
  • Guiar la discusión.
  • Mantener la imparcialidad.
  • Reorientar los temas.
  • Cerrar o concluir el debate.

Asimismo, se trata de una persona que debe tener ciertas cualidades, como, por ejemplo:

  • Conocer los temas a tratar.
  • Desarrollar capacidades comunicativas.
  • Sostener análisis concretos.
  • Ser respetuoso.
  • Saber escuchar.
  • Ser neutro e imparcial.

Público .

En cuanto al público, este puede o no estar presente en el momento en que se desarrolla el debate. Se trata de un grupo de personas que solo funcionan como espectadores y que solo limitan su participación a escuchar y analizar los puntos de vista de aquellos que discuten sobre los temas propuestos. Sin embargo, existen casos de debates en los cuales el público participa dando su opinión sobre lo expuesto o, sencillamente, haciendo preguntas para ampliar los argumentos de los oponentes. Esto solo ocurre cuando el moderador da paso a la instancia de participación del público.

Reglas de un debate.

Existen reglas sencillas, pero fundamentales para poder desarrollar un buen debate. Ellas son:

  • El moderador es quien posee autoridad durante el debate. Establece las condiciones para que la discusión sea clara, respetuosa y equitativa.
  • Todo el proceso debe realizarse de modo organizado, siguiendo una estructura previamente estipulada, siendo esta, también, conocida por los participantes.
  • El acto se ejecuta de manera pacífica, sosteniendo el respeto entre las partes.
  • La discusión debe sostenerse en argumentos sólidos y no en ideas sueltas, sin sustento.
  • Los participantes deben respetar los tiempos de la palabra, esto quiere decir, evitar interrumpir a su oponente mientras habla. Además, debe limitarse a debatir un tema a la vez.
  • Los debatidores cuentan con un derecho a réplica.
  • El uso de la palabra debe ser concreto. Es imprescindible plantear un punto de vista de modo breve, pero contundente.
debate ideas
En un debate se exponen ideas a partir de argumentos sólidos.

Fases del debate.

Todo debate está conformado por cuatro fases.

  • Apertura: es responsabilidad del moderador. Se trata de la introducción al debate, donde se exponen los temas a tratar, el nombre y puesto de los oponentes.
  • Cuerpo del debate: desarrollo de la discusión. Cada protagonista contará con un bloque de tiempo para exponer su pensamiento sobre los temas a discutir.
  • Preguntas y respuestas: luego de que cada exponente plantee sus ideas sobre los temas de debate, el moderador desarrolla preguntas de interés general a cada uno de los participantes. En caso de que lo vea necesario, el moderador, podrá hacer intervenir al público.
  • Conclusión: se trata de un resumen de lo discutido. En caso de que se requiera, se determinará a un ganador del debate.

Tipos de debate.

Existen dos tipos de debate: el formal y el informal.

  • Debate formal: es aquella discusión organizada que cuenta con reglas claras. Existe un moderador que orienta la discusión y los temas están preestablecidos.
  • Debate informal: carece de reglas, de moderador y de temas organizados. Se desarrolla en libertad argumentativa y según el parecer de cada oponente.

Citar este artículo

Navicelli, V. (16 de noviembre de 2022). Definición de debate. Objetivos, elementos, reglas, fases y tipos. Definicion.com. https://definicion.com/debate/