Se habla de una auditoría, en sentido amplio, para hacer referencia a cualquier acción de verificar que un hecho determinado, o que una circunstancia específica, ocurra de acuerdo a un plan previamente trazado.

Pero hay una acepción de este vocablo ligada al ámbito empresarial, que es la que actualmente cuenta con mayor relevancia. De acuerdo a la teoría, se denomina auditoría a la práctica de revisar las cuentas de una entidad a fin de cotejar si se hallan en conformidad con las disposiciones jurídicas o fiscales establecidas previamente y con las directrices internas del organismo.

Vemos que esta aplicación circunscrita al terreno de las empresas respeta el lineamiento original del término, solo que en este caso lo que se busca certificar es la confiabilidad de las cuentas en un período concreto. A este fin, el auditor o la auditora ha de diseñar y verificar la aplicación de ciertos procedimientos que le ayudarán a:

  • Hacerse con la información precisa de los movimientos financieros de la entidad
  • Analizar esos datos y cotejarlos con las normativas vigentes
  • Pronunciar una opinión independiente acerca de dichas cifras y de la verosimilitud de los respectivos estados

Si nos enfocamos en el origen etimológico de esta palabra, vemos que su raíz se remonta al término latino audire, que es un verbo que da la pauta de “oír”. La causa de esta asociación es que los primeros auditores se dedicaban a escuchar la exposición de hechos realizada por los ciudadanos, y luego pronunciarse acerca de la verdad o falsedad de aquellos episodios que les habían sido expuestos.

Características generales.

Más allá de las diferencias entre los distintos tipos de auditorías, en los que nos centraremos a continuación, se puede afirmar que todos los ejercicios de auditar cuentan con estos rasgos comunes:

  • Objetividad: La revisión debe basarse en operaciones reales, cotejables por medio de evidencia. El sujeto auditor dejará constancia precisa del desarrollo de su actividad
  • Sistematización: La actividad está cuidadosamente pautada. No responde a caprichos arbitrarios del auditor o la auditora, sino que desarrolla una serie de pasos secuenciales y etapas hacia el resultado final.
  • Profesionalismo y transparencia: El auditor o la auditora son personas que se han formado para tal tarea, y cuentan con la capacidad necesaria para desempeñarse libres de todos intereses personales o presiones externas.
  • Confidencialidad: Es un compromiso que se asume al encarar esta tarea. En general los auditores y las auditoras toman contacto con información muy sensible. Muchas veces en el mundo de las empresas esta información es una herramienta poderosa.
El auditor tiene la tarea de verificar.
El auditor verifica que las cuentas y el funcionamiento de una entidad se ciñan a disposiciones previas.

Auditoría interna.

Se llama auditoría interna a la actividad de supervisión y consultoría que se realiza tomando como pauta las operaciones de una determinada organización. Tiene como finalidad optimizar el rendimiento y agregar valor. Es una tarea que se desarrolla siguiendo los principios de independencia y objetividad. Por lo general, lo que le aporta a la organización es una manera sistemática y disciplinada de enfocar sus metas y conducirse hacia ellas, mejorando la eficacia de sus procesos de gestión de riesgos, de control y de gobierno.

La auditoría interna opera como catalizador a la hora de precisar el control de gobierno en la organización, mediante la presentación de datos objetivos y de recomendaciones. Se evalúan en ella no solo los números, sino también los datos periféricos y la gestión del negocio. A partir del compromiso con la verdad en la práctica de rendir cuentas, la auditoría interna es una herramienta que aporta valor al gobierno de la organización en tanto fuente objetiva de visión independiente.

Hay una variante en las auditorías internas denominada auditorías de fraude proactivo. Mediante ella se busca identificar aquellos actos que presentan indicios de ser potencialmente fraudulentos o bien participar en determinadas investigaciones de fraude bajo el asesoramiento de profesionales especializados. También sirve para realizar un examen con carácter posterior al acto fraudulento, a fin de detectar los puntos en los que se dieron fallos en el control.

La auditoría ayuda a optimizar el rendimiento empresarial.
En las empresas, la auditoría contribuye a optimizar el rendimiento y agregar valor.

Auditoría externa.

La auditoría externa es aquella en la que la supervisión de los estados financieros de una empresa es ejecutada por una compañía ajena que se dedica específicamente a esta actividad. Lo que la firma auditora verifica es que las operaciones se encuentren en conformidad tanto con las leyes como con los ordenamientos internos que rigen la actividad de la entidad auditada. Pueden valerse de este servicio las empresas en general, pero también inversores particulares o agencias gubernamentales.

Las personas dedicadas a la auditoría externa han de formar parte de alguno de los órganos profesionales (o cuerpos colegiados) de contabilidad que son reconocidos en el país, y presentarán sus informes mediante un formato predefinido por la ley imperante.

En el caso de las empresas de carácter público que cotizan en bolsas de valores, hay requisitos estrictos en cuanto a la evaluación y controles internos, así como en torno a la información externa que los auditores externos manejan.

Diferencias entre la auditoría interna y la externa.

Las personas encargadas de la auditoría interna, aunque suelen ser independientes, se encuentran dentro del marco de la organización. Es común que estos sujetos sean empleados de la entidad. Así, su principal función pasa por una evaluación de la estrategia de la compañía de cara a la gestión de riesgos y a los marcos de control y gobierno. Forma parte de sus responsabilidades, asimismo, revisar los sistemas de control interno y la prevención del fraude.

En el caso de la auditoría externa, estas tareas son llevadas a cabo por profesionales que son ajenos al ámbito de la organización auditada.

Si bien muchos auditores internos integran los cuerpos colegiados que les exigen el mismo código ético y de conducta, la principal diferencia reside en la relación con la entidad auditada.

Auditoría interna a cargo de un integrante de la empresa.
Las personas encargadas de la auditoría interna pueden ser empleadas de la organización en cuestión.

Historia de las auditorías.

Podemos decir que la auditoría surge, informalmente, en el momento en el que un pueblo sojuzgaba a otro, lo dominaba por medio de la economía, la religión o, simplemente, por la fuerza. En esos escenarios antiguos, el pueblo dominado era obligado a pagar un tributo. El gobernante del pueblo dominador quería que estos tributos que impuso le fueran pagados de un modo adecuado y en el tiempo exigido. A fin de contar con la seguridad de que ello sucedería, se designaban revisores, encargados de una actividad de fiscalización.

Si buscamos un origen un poco más formal, hemos de remontarnos al 3300 a. C., en la civilización Sumeria, dentro de la antigua Mesopotamia. Allí se levantaron templos monumentales, que eran utilizados como lugares para la recolección de tributos y administración de las riquezas. Dado el enorme volumen de los bienes que allí se almacenaban, era preciso llevar un ordenado control y registro de los expedientes, y se requería el examen de exactitud por parte de los expertos de la época. Un ejemplo de ello se dio en Lagas, cuyos informes y reportes se conservaban en tablas de arcilla. Es preciso destacar que, en el caso de los sumerios, su ejercicio de la auditoría se limitaba a verificar la exactitud de los registros.

Fue recién en Inglaterra, a fines del siglo XIII, durante el reinado de Eduardo I, que se dio origen al título de Auditor. Este estaba reservado a las personas que dominaban el arte de revisar los números, y se conformaron asociaciones para reunir a estos profesionales y asignar validez a su trabajo. Ejemplo de ellas son los Consejos Londinenses. Más tarde se extendieron a Venecia, a París, y después al resto del mundo.

Citar este artículo

Lehrer, L. (28 de abril de 2022). Definición de auditoría. Su origen, historia, la auditoría interna y la externa. Definicion.com. https://definicion.com/auditoria/