Se habla de Web 2.0 (Web social) para hacer referencia a un tipo específico de páginas web, que están diseñadas con el fin de facilitar el intercambio de información entre las y los usuarios, así como la posibilidad de operar en esa plataforma de modo conjunto, interactuando y colaborando.

El gran cambio que opera desde las páginas Web anteriores es que, en éstas, el foco está puesto directamente en el sujeto usuario, en lo que el público desea y necesita, más que en una línea que la empresa decide y ejecuta. Hoy en día han cobrado tal relevancia que es difícil que alguien que utilice Internet no navegue en ellas, incluyendo páginas como YouTube, Wikipedia, Twitter o cualquier blog. Este nuevo modelo marca una tendencia a una red más comunitaria, en la que las y los internautas ya no ocupen un lugar pasivo, sino que sean, al mismo tiempo, partícipes y co-creadores.

Hay un claro avance evolutivo en Internet, desde un modelo que imperaba hace algunos años en el que la pauta de funcionamiento era de índole comercial, y se usaba para publicitar productos con un mensaje que alcanzaba a un gran número de personas a lo largo del mundo. En este tiempo las empresas marcaban una línea de acuerdo a sus intereses comerciales. Pero con la incorporación de los usuarios en un rol de participantes activos de su operación, y no ya como el cliente que recibía esa publicidad, el mundo de las páginas web experimentó un cambio  exponencial.

El usuario de Web 2.0  tiene un rol activo.
En las Web 2.0 el usuario tiene un rol activo, es partícipe y co-creador.

Origen del término.

El término vio su nacimiento oficialmente en octubre del año 2004, en la conferencia titulada Web 2.0 Conference, que dio Tim O´Reilly, a quien llaman “el gurú de la Internet”. La conferencia fue organizada por el propio O´Reilly junto a la empresa MediaLive, y en ella se planteó una redefinición de la Web, en tanto la plataforma en donde se crea y ejecuta el software, dejando atrás el modelo imperante, en el que esto se realizaba en el escritorio. Durante esa conferencia, que marcaría un antes y un después en el mundo de la Web, O’Reilly y su socio, John Battelle, fueron definiendo los elementos constitutivos del concepto, y sobre todo se dedicaron a contraponerse a la Web 1.0.

Por ejemplo, se citaban casos de páginas personales y cómo éstas iban a terminar por ser obsoletas frente a los blogs, que ofrecían lo mismo con el agregado de hacerlo en un entorno más amigable y con espacio para la participación. Y, de igual modo, páginas del estilo de mp3.com sucumbirían ante el auge de herramientas como Napster. Por último, afirmaron que la Enciclopedia Británica Online cedería el paso, inevitablemente, ante el avance de Wikipedia. Lo que se venía era una explosión de los sitios colaborativos.

Lo que planteaba Tim O’Reilly es que la Web 2.0, además de una tecnología, es, por sobre todas las cosas, un posicionamiento de la comunidad de usuarios. Es un posicionamiento nuevo, de productores y consumidores, de cara a la información y su manejo, el modo en el que circula, su organización jerárquica. De alguna forma, es como si los principios de la democracia se trasladaron a Internet, dando lugar a una generación de contenidos y un acceso a esos contenidos más libre, haciendo de la Web un lugar en el que todas las personas del mundo pueden encontrarse.

Blog, una de las primeras Web 2.0.
El blog nació como una suerte de diario personal o ámbito de recopilación de contenidos interesantes para su autor/a.

Diferencias con la Web 1.0.

Lo que sucedía antes del establecimiento de este tipo de tecnologías estilo Web 2.0 era que se empleaban páginas de carácter estático, que se programaban en HTML (Hyper Text Markup Language) y no recibían muchas actualizaciones. Así, esto llevaba a las empresas a tener que idear estrategias para que la gente fuera allí, por medio de publicidades u ofertas promocionales. De a poco, la clave empezó a descubrirse en el diseño de páginas con una mayor dinámica, en las que había una serie de inter-juegos con una base de datos con mayor actualización. Pero, al fin y al cabo, había un esfuerzo para llevar al público allí y conseguir vistas.  

A diferencia de esto, los pensadores que se dedican al estudio de las tendencias en este ámbito afirman que las páginas Web 2.0 tienen una función como sitios en el que los usuarios pueden encontrarse. Es en este sentido que se la denomina «Web social«, ya que su tecnología está al servicio de la participación. Brinda la opción de desarrollar trabajos de índole colaborativa entre varias personas. Y, sobre todo, es este cambio en el rol del usuario lo que marca la pauta: dejar de ser un sujeto pasivo, receptor, para encontrarse como en usuario activo, que colabora con el contenido, contando con la capacidad de crear, asistir, e incluso conformar comunidades con gente de todo el orbe.

Entonces, la Web 1.0 se basaba en el establecimiento de un discurso lineal entre el emisor y el receptor, mientras que la Web 2.0 se apoya en el principio de interacción entre usuarios. Antes, las páginas eran de carácter estático, mientras que en el nuevo modelo son dinámicas. Antes, los usuarios solo podían leer; ahora son capaces de generar información, guardarla, compartirla. Antes, las actualizaciones rara vez tenían lugar, mientras que ahora son constantes. Y, la diferencia esencial: antes solamente los expertos daban forma al sitio, mientras que ahora todas las personas cuentan con la posibilidad de acceder y crear su propio espacio.

Redes sociales, ejemplos de Web 2.0.
Las redes sociales son ejemplos de Web 2.0, que permiten la reunión y el intercambio virtual.

Ejemplos.

  • Blog: Surgió en el año 1997 el concepto de Web-log, en el que se describía una especie de diario personal o ámbito de recopilación de contenidos que el autor o la autora consideraba interesantes. Y de Web-log se dio paso al término “Blog”, tal como hoy lo conocemos, conservando el concepto las mismas implicancias. Hoy en día se emplea al estilo de una publicación en línea que es alimentada con un carácter periódico, y se presentan desde la más nueva a la más antigua. Y, lo más importante, quizá, en el contexto de la Web 2.0 es la posibilidad con la que cuentan los usuarios de efectuar comentarios con sus opiniones en cada una de esas publicaciones.
  • Redes Sociales: Desde el año 2002 existen sitios Web que apoyaron su naturaleza en la generación de comunidades en línea, o de espacios de reunión para la gente que en la vida real es nuestro amigo o amiga. Los casos más conocidos son los de Facebook, Twitter e incluso YouTube, entre miles de ellas. Hoy en día, según estudios, reciben la mayor parte del tráfico en la Web.
  • Wiki: Se dice que su nombre deriva del término hawaiano wikiwiki, que hace referencia a algo muy rápido, muy veloz. Y se trata de sitios web que son construidos de modo colectivo, y en los que las personas participantes cuentan con la facultad de agregar cosas, eliminar otras o ejercer la edición de contenido. El ejemplo más conocido es Wikipedia, el Wiki de las enciclopedias.
  • Fotos: Se trata de páginas en las que es posible almacenar fotografías, y en las que los usuarios pueden tener acceso a ellas (en algunos casos acceso libre, y en otros solo válido para los usuarios amigos). Algunos de estos sitios se acercan mucho a las redes sociales, como el caso de Facebook o Instagram. Pero hay otros en los que la fotografía como arte en sí tiene la prioridad (Flickr o Picasa).

También pueden citarse como ejemplos sitios de almacenamiento de música o de videos, las páginas que permiten el almacenamiento y el compartir grandes volúmenes de información, y muchos otros.

Citar este artículo

Lehrer, L. (7 de mayo de 2022). Definición de web 2.0. Su origen, las diferencias con la Web 1.0 y ejemplos. Definicion.com. https://definicion.com/web-2-0/