La palabra solicitud tiene varias acepciones. Por un lado, es un documento que sirve para solicitar algo de manera formal. Además, es la cualidad de una persona que es solícita o está dispuesta a servir y satisfacer a otros. Por último, es la acción de solicitar algo.

Etimológicamente, solicitud viene del latín sollicitudo, cuyo significado es cualidad de solicitar. Se compone de sollus, que es entero, citus, que es agitado, y el sufijo –tud, indicador de cualidad.

Solicitar es pedir algo, sobre todo en ámbitos formales, aunque no solamente. También es llamar o buscar la atención de alguien. La solicitud es la cualidad de esta acción.

La solicitud como una expresión de comunicación formal es muy común en empresas y oficinas de administración pública, entre otros espacios que ameritan su uso.

Carta de solicitud.

Las cartas de solicitud son documentos formales que se utilizan con el fin de pedir algo de un modo efectivo. En él, se exponen las intenciones del emisor, para hacérselas llegar al receptor del mensaje. Se trata de uno de los modos más efectivos para comunicar formalmente un pedido a otra persona, entidad u otro.

Carta de solicitud, personas, mundo.
Aunque según el país en el que se esté puede haber distintas particularidades, lo cierto es que los criterios son bastante unificados.

Algunos comercios, instituciones y organismos tienen a disposición de las personas este tipo de comunicaciones para rellenar, ya sea de forma física o en sus sitios web, con opción de imprimir y llevar a una dependencia, o bien de enviar por medios digitales.

Esto es así porque la carta de solicitud facilita una vía de comunicación efectiva entre los usuarios y las entidades, que además supone menos carga para los que se ocupan de la atención al público.

Sin embargo, por lo general esto no es simplemente buena voluntad por parte de una institución, sino que se encuentra regulado en un marco de leyes que están orientadas a proteger y defender a los consumidores y los usuarios frente a prácticas de las empresas, en este caso, lo que se hace es facilitar que sus peticiones efectivamente lleguen a donde deben llegar.

Cartas de solicitud, burocracia.
Las cartas de solicitud suelen ser la vía burocrática para comunicarse con empresas y organismos oficiales.

Las cartas de solicitud están destinadas a satisfacer un objetivo concreto, que puede ser:

  • La obtención de un servicio.
  • La obtención de un préstamo.
  • Una autorización administrativa.
  • El acceso a un visado.

Como verán, las opciones son variadas y dependen de cada circunstancia particular.

Consejos para escribir una carta de solicitud.

Como explicábamos anteriormente, las cartas de solicitud son variables y algunas probablemente tengan particularidades, que será mejor investigar antes de lanzarse a la tarea de escribir y enviar una.

Para empezar, algo que es útil saber es que hay numerosos sitios web que ofrecen plantillas de cartas de solicitud en línea. Sin embargo, es importante investigarlas bien, porque en ocasiones pueden ser muy genéricas, o bien todo lo contrario y no abarcar el campo al que está destinada la que necesitamos en cada particular.

Para empezar, es importante tener en cuenta que el papel en el que escribiremos la solicitud sea de la mejor calidad posible.

Cartas de solicitud, formalidad, lenguaje formal.
Las cartas de solicitud son formales. Como tales, no se deben escribir con un lenguaje coloquial.

Además de tener en cuenta estos consejos, te contamos una serie de pasos útiles para escribir una carta de solicitud:

  • Encabezado: primero que nada, hay que poner la fecha y luego, la sumilla, que es una especie de resumen en carácter de subtítulo, en el que resumiremos en una corta línea el objeto de la solicitud. Lo siguiente es poner el destinatario y, en la primera línea de la carta, escribir la forma en la que te dirigirás al destinatario de la carta. Hay varios modos, dependiendo de quién sea el receptor. Por ejemplo, Excmo. Sr, Ilmo. Sr, V.M (vuestra majestad), estimado/a, entre otros.
  • Datos: luego del paso anterior, lo que sigue es escribir nuestros propios datos, si es que la solicitud es de nuestra parte, o de quien fuera la persona que necesita hacer la solicitud en cuestión. Indispensables son los nombres, el apellido y el documento nacional de identidad. En ocasiones, es útil agregar el domicilio o el teléfono, siempre dependiendo del tipo de comunicación y de las intenciones que se persiguen.
  • Exposición: aquí comienza el párrafo inicial de nuestra carta. Lo más habitual es escribir la palabra EXPONE, en mayúsculas, y continuar con lo que nos motivó a escribir esta carta. Si los motivos son muchos, se tienen que poner separados, en líneas con números y encabezadas por la palabra QUE, también en mayúsculas.
  • Solicitud: luego de exponer nuestros motivos, hay que escribir la solicitud. Esto se puede hacer describiendo o brindando los datos, con mayor o menor nivel de detalles, y siempre debe estar al comienzo la palabra “solicita” o bien “suplica”. Aquí lo que se debe hacer es resumir muy claramente el objeto de la solicitud.
  • Cierre: lo que resta es despedirse adecuadamente de nuestro receptor. Puede ponerse un “por la presente”, o un “sin más, lo saluda”, entre otras variables, y agregar el lugar y la fecha y, por último, nuestra firma y aclaración.

Carta de solicitud de empleo.

Las cartas de solicitud de empleo son a menudos llamadas también cartas de presentación. La mayoría de las veces, para destacar cuando una empresa abre una búsqueda laboral, no alcanza con solamente enviar un CV, por más completo que esté.

Hay que tener en cuenta que, por lo general, no somos las únicas personas calificadas y con grandes referencias para acceder al puesto. Entonces, hacer lo que esté nuestro alcance dentro de las medidas habituales para conseguir empleo nos puede ayudar a pujar con más ímpetu por el puesto que deseamos conseguir.

Carta de solicitud de empleo.
La carta de solicitud de empleo es la primera oportunidad para dejar una buena impresión en los reclutadores.

Es importante que esta carta sea una carta de calidad, con una ortografía impecable, una redacción simple y clara y un registro lingüístico que corresponda al ámbito profesional, es decir, un registro formal.

Por otro lado, es fundamental leerla, releerla y volverla a releer, porque si se solicita un trabajo formalmente no se puede tener margen de error. Las personas a las que nos dirigimos en nuestro documento van a comenzar a evaluarnos como candidatos a partir de la lectura de la primera línea.

Todo cuenta: las palabras que usemos, el lenguaje formal, la habilidad para presentarnos y demás. Además, es necesario aprovechar este espacio para presentarnos profesionalmente orientados por completo al puesto vacante, algo que en el Currículum Vitae por lo general se pierde un poco.

Por último, no se debe olvidar agregar todos nuestros datos personales y de contacto.

Citar este artículo

Krause, G. (13 de enero de 2023). Definición de solicitud. Carta, pasos para escribirla, empleo. Definicion.com. https://definicion.com/solicitud/