La palabra régimen es proveniente etimológicamente del vocablo en latín régimen/regiminis, que es indicadora de dirección, rección, reglamentación. A su vez, un derivado del verbo latino regere, que significa regir, dirigir, gobernar; con el sufijo –men agregado, que refiere a resultado, medio, instrumento.

Este término remite, de manera general, al total de normas o formas de reglamentación que ordenan una determinada actividad, o que rigen sobre un territorio.

Régimen alimenticio.

Esta expresión es usada como una manera de hablar acerca de los hábitos alimenticios de cualquier ser vivo. Hace referencia, en principio, al conjunto de alimentos –en total, sólidos y líquidos– que una persona o un animal consume de forma regular; en los que basa su alimentación.

Régimen alimenticio, verduras, cocina saludable.
Los regímenes alimenticios suelen ser restrictivos, y a lo que nos referimos al hablar de dieta.

Muchas veces, se suele utilizar este término para referirse a lo que conocemos como dieta; una rutina alimenticia normada, controlada, en la que se dejan de lado determinados ingredientes y/o se incluyen otros con un fin específico que puede ser perder peso, ganar masa muscular, controlar alergias o malestares, entre otras cosas.

Régimen como forma de gobierno.

Es muy frecuente aplicar este término para hablar de las normas y leyes por las que se rige un país o una región. La expresión régimen político remite al modelo de organización del poder que adopta un Estado. Podemos dar cuenta de diversos tipos de regímenes, explicaremos brevemente algunos de ellos.

Con el fin de clasificar los distintos regímenes lo más adecuadamente posible, es común poner el foco en quién ostenta y ejerce el poder. Para comenzar con algunos ejemplos, los regímenes democráticos podrían separarse entre parlamentarios, semipresidencialistas y presidencialistas.

Régimen de gobierno, política, capitolio
La palabra régimen por sí sola puede hacer referencia a muy diversas formas de gobierno.

Los regímenes de gobierno democráticos son aquellos gobiernos en los que rige una democracia plena. Las características básicas para entrar en esta categoría son:

  • Elecciones libres.
  • Derecho al sufragio (voto) para toda la población, a partir de cierta edad.

Un régimen democrático puede ser, según cómo estén organizados los poderes estatales:

  • Parlamentario: es aquel en el que el poder legislativo, elegido mediante el voto del pueblo, escoge un Primer Ministro, quien luego nombrará libremente a todo su gabinete para que conforme el poder ejecutivo. El cargo de Jefe de Estado suele corresponder a un rey -en el caso de las monarquías-, o a un presidente electo -en el caso de las repúblicas-.
  • Presidencialista: el Jefe de Estado –junto con el poder legislativo- es elegido nuevamente por sufragio universal, y quien ocupe este puesto toma el lugar, además, de Jefe de Gobierno. El presidente luego conformará su gabinete, componiendo el poder ejecutivo.
  • Semi-presidencialista: El Jefe de Estado y el poder legislativo son, igual que en los modelos anteriores, elegidos por el pueblo a través del voto. El Jefe de Estado nombra al Primer Ministro y este se encarga de escoger, a la vez, a sus ministros. El Poder Ejecutivo se divide entre Jefe de Estado y Jefe de Gobierno.

Además, existen otros regímenes, llamados híbridos o mixtos.

Elecciones, democracia, abuso de poder, régimen democrático, manifestación.
En regímenes híbridos suele haber formas antidemocráticas, aún si se ha llegado al poder a través de elecciones.

Se denomina así a aquellos que combinan elementos tomados tanto de sistemas autoritarios como de democracias, conformándose en una categoría propia que tenderá hacia uno u otro, según las condiciones en que se lleven adelante. Estos sistemas de gobierno cuentan con su propia categorización:

  • Pseudo-democracias: aquellos regímenes en los que las elecciones no son más que una fachada armada para legitimar el gobierno de turno, que domina asambleas y monopoliza el discurso desde los medios de comunicación.
  • Autoritarismos competitivos o de competencia: dentro de estos regímenes, las elecciones no funcionan de tapadera ni son una fachada, pero el poder del gobierno es tal que el abuso de poder es constante e intenso, y el cambio se vuelve demasiado difícil de lograr, debido al control sobre los medios y la justicia.

Por último, existen las autocracias. Este último tipo de régimen se define por la alarmante falta –o, al menos, escasez- de derechos y libertades para el pueblo, junto con una fuerte represión de las voces políticas opositoras al poder.

Régimen, fascismo, régimen autocracia, gobierno, poder.
Los regímenes fascistas, como el nazismo, se encuentran dentro del espectro de las autocracias.

Algunas de las sub-categorías dentro de esta son:

  • Autoritarismo: formas de gobierno tradicionalistas, que pretenden proteger al pueblo de lo que consideran amenazas; usualmente cualquier forma de pensar la política y la sociedad que se salga apenas de sus valores conservadores. La movilización y la pluralidad de voces son prácticamente nulas y, si las hay, son castigadas o atacadas.
  • Totalitarismo: es el tipo de régimen menos democrático –o no democrático en absoluto-. Se elimina todo asomo de pluralidad y se fuerza, mediante amenazas y formas de violencia, una alta participación de la sociedad en las tradiciones, costumbres, actividades y normas de comportamiento establecidas por el régimen, asegurando su legitimación.
  • Despotismo o tiranía: quien ostenta el poder es el tirano y lo ejerce sin límite alguno, disponiendo según le parezca de los recursos y los habitantes del país.
  • Caocracia: este régimen es sinónimo de un Estado fallido; aquel que se ha derrumbado por completo y ya no tiene control, siendo este tomado por completo por guerrilleros y jefes de guerra locales, quienes se dividen el territorio por zonas sobre las que ejercer poder ilimitadamente.

Régimen en gramática.

En algunos idiomas, existe lo que se llama complemento de régimen o complemento de régimen verbal. Es un complemento sintáctico conformado por una preposición más un sintagma nominal. La preposición va a depender de cuál sea el verbo que se utilice; una forma común se explicar esto es decir que el verbo pide tal o cual preposición.

En el caso del idioma Español, algunos de los verbos que pueden llevar complemento de régimen son: animarse a, extrañarse de, adecuarse a, regirse por, entre muchos otros. El complemento es reconocible por la preposición que lo introduce, y porque es sustituible, sin modificar la oración, por un pronombre. Por ejemplo:

  • Cuento con mis amigas.
  • Cuento con ellas.

Régimen fluvial de los ríos.

Se nombra con estas palabras a las muchas variaciones posibles que sufre el caudal medio de un río en el transcurso de un año. Estos cambios se dan debido a factores climáticos, físicos (relieve del territorio, flora de la zona y permeabilidad del suelo) e, incluso, humanos (construcción de presas y canales).

Glaciar, régimen fluvial
El agua de los glaciares, al derretirse, se suma los cuerpos de agua como parte del régimen de alimentación fluvial.

Se distinguen tres tipos básicos de regímenes de alimentación fluvial (fuentes que pueden aumentar, o reducir si escasean, el caudal de un cuerpo de agua):

  • Glaciar: por derretimiento de nieves y glaciares que deriva en escurrimiento de agua hacia los ríos.
  • Pluvial: por precipitaciones en forma de lluvia.
  • Nival: por precipitaciones en forma de nieve.

Si bien estos son tipos básicos de regímenes fluviales, lo más usual es la presencia de regímenes mixtos, ya que un río suele contar con varias fuentes de alimentación, especialmente si su cauce se extiende a lo largo de una gran porción de territorio.

Citar este artículo

Krause, G. (18 de noviembre de 2022). Definición de régimen. Alimentación, política, gramática, geografía. Definicion.com. https://definicion.com/regimen/