La palabra convocatoria refiere al acto de anunciar algo a alguien para que este participe de una acción determinada. En este sentido, la palabra que aquí estamos empezando a estudiar significa “llamar a las personas”. Es un término que encuentra su origen en el latín “convocare” y se define como un “escrito o anuncio que sirve para llamar a las personas para que se reúnan”.  

Convocatoria viene de “convocar”, es decir, de reunir, de congregar, de concentrar a los sujetos para que juntos hagan algo o participen de un momento o situación. El vocablo que estamos analizando cuenta con tres componentes léxicos, los mismos son:  

  • El prefijo “con-” que refiere a “junto” o a “todo”.
  • La palabra “vocare” que significa “llamar”.
  • El sufijo “-tor” que hace alusión al agente que lleva adelante la acción.

A todos estos componentes es importante sumar el sufijo “-ia” que es una cualidad.

Entonces, convocatoria, refiere al acto y al efecto de llamar a todas las personas para que participen de algo.  

convocatoria social
Los grupos sociales se reúnen de modo organizado para manifestar sus opiniones.

Este término también se utiliza para referir a un tipo de escrito o de anuncio utilizado para hacer una convocatoria, es decir, para invitar a un grupo de sujetos. Como ya mencionamos, la palabra en cuestión deviene del verbo “convocar”, el mismo que, además de lo ya expuesto, refiere a citar a las personas para que asistan a un lugar con el fin de lograr un propósito colectivo.  

Características de una convocatoria .

Si bien pueden existir diversos tipos de convocatorias, no cabe duda de que, por regla general, tendrán características similares. A continuación, detallaremos las principales.

Ubicación en tiempo y en espacio.

Una convocatoria debe ubicar a las personas en tiempo y en espacio. Con esto queremos decir que, para convocar a un grupo de personas a hacer o participar de algo, se debe anticipar la fecha y el sitio de reunión.  

En este sentido, mientras mejor sea la información que se le brinde a los sujetos, más garantía habrá de participación de los mismos, puesto que, en caso de estar interesados, sabrán con exactitud dónde se realizará la reunión o la cita y en qué momento.  

Nombre del convocante.

El nombre del convocante será fundamental para que los convocados sepan quién los está invitando. Esta información colabora mucho en anticipar el tipo de actividad que se desarrollará. Un dato no menor es que, quien convoca puede ser tanto un sujeto particular como una organización, una empresa o un colectivo social. Aquí lo principal es siempre dar a conocer quién emite el mensaje, puesto que es un detalle que brinda seriedad y compromiso.  

Claridad y brevedad.

Una convocatoria debe ser desarrollada de modo breve, pero sin escatimar la información del motivo de la invitación a participar de algo. En este sentido, el anuncio debe contar con detalles concretos sobre la actividad a la cual se está convocando a las personas, quiénes son los convocados a participar; además de los datos ya mencionados anteriormente.  

En otras palabras, el mensaje debe ser breve y evitar entrar en detalles menores que fácilmente pueden tratarse cuando todas las personas se encuentren reunidas. Será suficiente aclarar el motivo del evento o reunión, para que los interesados decidan si acudir o no.  

Anticipación.

Lo ideal es que, una convocatoria se realice con cierto periodo de tiempo de anticipación. Sencillamente, porque brinda la posibilidad a los sujetos participantes de organizar cuestiones personales y así hacerse cuerpo presente el día de la acción anunciada.  

Este tiempo de anticipación dependerá del tipo de convocatoria y de la envergadura del evento, las distancias, la cantidad de personas convocadas y los recursos necesarios para llevar adelante el acto en cuestión.  

convocatoria cultura
Los movimientos culturales hacen convocatorias para hacer diversas intervenciones.

Estructura de una convocatoria.

Como todo documento escrito en el cual se invita a alguien a participar de algo, será indispensable estructurar el texto de modo tal que este sea fácil de comprender. Esto significa que debe guardar una relación coherente entre las partes del escrito, estas son:  

  • Inicio: si la convocatoria es escrita por una organización con el fin de reunir a miembros de la misma, será necesario que el documento cuente con un membrete oficial.
  • Cuerpo: está compuesto por el texto en sí, es decir, por el motivo de la convocatoria. ¿A qué se invita a las personas? Además, puede enumerarse, brevemente, los puntos o temáticas que se desarrollarán durante el encuentro. La propuesta es dar cierto orden a la reunión. Se deberá especificar, también, el lugar donde se realizará la actividad, hora y fecha.  
  • Final: establecer el sitio y fecha de la redacción del documento.

Para qué sirve una convocatoria.

Existen diferentes motivos por los cuales desarrollar una convocatoria, sin embargo, la intención principal puede resumirse de la siguiente manera: captar la atención de un determinado público o grupo de personas.  

Asimismo, el propósito de una convocatoria también es reunir a la mayor cantidad de sujetos posible para hacer un anuncio, presentar un producto o servicio o, sencillamente, plantear una problemática que requiere pronta solución. Lo cierto es que, lograr convocar a las personas es un mérito muy grande, puesto que, quien convoca, debe ser una persona (empresa u organización) respetada, creíble y responsable.  

De igual modo, hacer una convocatoria tiene como fin lograr una cercanía entre las partes, ya sea para reforzar lazos, crear nuevos vínculos, aunar criterios de acción o informar sobre algo importante. 

convocatoria deportiva
El Mundial de Fútbol es uno de los eventos deportivos más relevantes.

Tipos de convocatorias.

Los tipos de convocatorias dependerán, claro está, del evento o motivo del encuentro. Por lo cual, pueden existir tantas convocatorias como razones haya para que las personas se reúnan. Sin embargo, veremos algunas de las más cotidianas.  

Convocatorias de becas.

Refiere al tipo de anuncio destinado a estudiantes e investigadores para recibir un aporte económico que les permita continuar con sus estudios o procesos de validez científica.

Convocatorias de ayudas.

Tiene que ver con acciones sociales destinadas a mejorar la calidad de vida de las personas o de una comunidad determinada.

Convocatorias de concursos.

Invitación a participar a un concurso según ciertos requisitos o condiciones. Los tipos de convocatorias son diversos, siendo los más comunes los relacionados con proyectos culturales como cine, danza, fotografía, literatura, teatro, plástica, diseño, música, etc.

Convocatorias de congresos.

Tipo de reunión en el que se encuentran especialistas del mismo sector para dar a conocer información de interés, sobre todo, para desarrollar en sus campos laborales.

Convocatorias de empleo.

Anuncio en el cual se especifica las características de un puesto de trabajo ofrecido y, además, se añade el perfil de quien deberá ocupar dicho puesto.

Convocatorias a eventos.

Invitación a participar de un evento determinado, ya sea como asistente o como protagonista. Una de las convocatorias más populares es la que realiza un entrenador deportivo para que los jugadores de un equipo formen parte de una competencia. Este tipo de convocatoria responde a ciertas reglamentaciones y suele denominarse como convocatoria deportiva.  Otro ejemplo refiere a las convocatorias artísticas para participar de eventos culturales como festivales.

Convocatorias de premios.

Este tipo de anuncio refiere a un encuentro en el cual se entregarán premios correspondientes a ciertas categorías de participación. En muchas ocasiones, las personas invitadas son las mismas que ya han sido elegidas con el galardón. Solo que, al formalizar la invitación, pasa a hacerse oficialmente la entrega del mismo.

Citar este artículo

Navicelli, V. (12 de noviembre de 2022). Definición de convocatoria. Características, estructura, para qué sirve, tipos de convocatorias. Definicion.com. https://definicion.com/convocatoria/