La palabra precursor se utiliza para hablar de una persona, o un objeto, que se adelanta a otros en un sentido temporal. De otro modo, suponen una innovación en el momento en el que aparecen, y muchas veces son la base para futuras teorías o avances en un determinado campo.

Proviene del latín praecursor, y originalmente aludía a aquel que “va adelante” respecto de otros en una carrera. Otro sinónimo de este término es pionero o pionera.

La sociedad suele darle el nombre de precursor o precursora a aquellos individuos cuyas ideas, en su momento, fueron novedosas o innovadoras. No es únicamente una idea lo que define que alguien sea precursor: puede ser un invento, una teoría, una propuesta, o alguna acción que haya realizado en un determinado campo.

Precursores e inventores
La idea de ser un precursor ser asocia, muchas veces, con la invención o la creatividad.

Suele ser empleado de la siguiente forma: Él es el precursor de esta teoría: esto, además, permite comprender que sus propuestas no son irrefutables. ¿ Qué significa esto? Significa que a futuro sus ideas pueden reformularse, revisarse o incluso a posteriori tales ideas ya no tienen lugar. Sin embargo, son figuras centrales en sus disciplinas y es necesario tenerlas presentes, aún cuando no se está de acuerdo con ellas.

Además, los precursores son también creadores, en muchas ocasiones, de técnicas nuevas en un área. Esto muchas veces supone mejoras tecnológicas, nuevas metodologías de trabajo o nuevos artefactos.

Hay algunas personalidades de la historia (antigua, medieval y contemporánea) que fueron elementales para los avances en sus propias áreas y en otras, incluso. Veamos quiénes son algunas de ellas:

  • Galileo Galilei: nacido en Pisa, Italia, en 1564, es una de las principales figuras del Renacimiento en su país. Es el precursor de la revolución en la ciencia moderna: por una parte, realizó aportes elementales a la física (como por ejemplo su descubrimiento de las principales leyes acerca del movimiento). También hizo grandes aportes en la astronomía, ya que su comprobación de la teoría heliocéntrica planteada por Copérnico casi 100 años antes (que indica el centro del universo es el Sol, no la Tierra), le costó el rechazo de la Iglesia, su excomulgación y su posterior fallecimiento, ocurrido en 1642. 
  • Leonardo Da Vinci: nacido en 1452 y fallecido en 1519, fue un destacado inventor de la época (muchas de sus creaciones fueron la base de posteriores dispositivos, como helicópteros o elementos empleados en situaciones de guerra) Sus conocimientos sobre ingeniería, o incluso sobre topología (es decir, sobre la rama matemática que analiza las propiedades estructurales de los cuerpos) lo ubica como un precursor de múltiples áreas.
  • Albert Einstein: físico alemán (nacido en 1897 y fallecido en 1955), fue precursor de la revolución científica del siglo XX gracias a su Teoría de la relatividad. Es una de las figuras más importantes de los últimos años, que además de tal teoría deja en clara la equivalencia entre energía y masa (sintetiza tal propuesta en su famosa fórmula E=MC²).

Las ciencias duras, sin embargo, no son el único ámbito donde existen personajes relevantes cuyas propuestas son revolucionarias para la época. En disciplinas como la psicología, por ejemplo, una figura elemental para su estudio es Sigmund Freud, médico y padre del psicoanálisis, de origen austríaco (1856-1939).

Teorías revolucionarias
Las personalidades precursoras de la historia pertenecen a disciplinas muy diferentes.

En química.

En química, el nombre de precursor se vincula con aquella sustancia o elemento que, tras una reacción química, permite que se obtenga una sustancia distinta

Estos elementos se encuentran en elementos que empleamos en nuestro día a día, por lo tanto, son de uso doméstico; también es posible utilizarlos en la industria farmacéutica, por ejemplo. Sin embargo, suponen también elementos cuyos fines no siempre son medicinales, ya que son la base de sustancias ilegales, como estupefacientes.

Algunos, como bien se ha mencionado, son de uso común:

  • Ácido fórmico: pertenece al grupo de los compuestos químicos más simples conformados a partir de hidrocarburos. Es un líquido sin color, de color amarillento que es soluble en agua. Entre sus propiedades se encuentra poder corroer algunos materiales, y es bactericida. Se lo emplea también como uno de los componentes de algunos limpiadores, y también en algunos cosméticos corporales. Su uso ilícito o ilegal se vincula con la producción de anfetaminas.
  • Alcohol etílico: también llamado etanol, es un líquido sin color, de rápida evaporación y de olor fuerte. Se caracteriza por ser inflamable en las condiciones adecuadas y, dado que puede funcionar como disolvente de algunos compuestos, se emplea en cosméticos, en la elaboración de fármacos, o lacas. Como precursor, puede emplearse para la producción de ácido acético;
  • Kerosene: también denominado queroseno, es un líquido amarillento, espeso y altamente inflamable. Este, un derivado del petróleo, se emplea en lámparas y estufas, en compuestos como plaguicidas, como combustible e incluso como desengrasante de limpieza. Como precursor, es un disolvente de pasta para extraer los químicos de la hoja de coca.
  • Yodo: este elemento sólido, de color violeta o negro brillante, es levemente soluble en el agua y tiene un fuerte sabor a metal. Es de uso medicinal como un antiséptico, en corticoides y en medicinas para el sistema cardiovascular. Sin embargo, su uso ilícito se vincula con la producción de metanfetaminas.
Kerosene o queroseno
Los precursores químicos tienen uso doméstico pero, mediante un proceso más complejo, se han utilizado en sustancias ilegales.

Existen otros elementos, sin embargo, que requieren una regulación mucho más controlada en los países, dado que son elementales para la producción de sustancias ilegales. Un ejemplo es la efedrina, compuesto de color blanco, que puede tener forma de pequeños cristales o de polvo. Es altamente soluble en agua y también en alcohol.

Tiene, en el mercado farmacéutico, un uso fundamental para la prevención de los broncoespasmos, las bronquitis agudas o enfisemas en los pulmones. Sin embargo, es también uno de los componentes centrales para la producción de metanfetaminas, su uso por fuera de estos productos medicinales suele estar prohibido. De ahí que muchas naciones cuentan con fuertes restricciones hacia estos precursores u otros como el ácido lisérgico o la metilamina.

En religión.

En el campo de la religión, más específicamente entre los testigos de Jehová, se emplea el concepto de precursor. Tal nombre es dado a aquellas personas cuya labor tiene un triple impacto:

  • prédica de una doctrina
  • difusión de ella
  • búsqueda de nuevos adeptos y seguidores

Esta labor, que toma muchas horas y supone un gran compromiso, es llevada a cabo para poder acercarse al prójimo y hablarle de Dios. Se requiere entrenamiento para desarrollar este trabajo, ayuda a profundizar los conocimientos sobre la Biblia y se abre la posibilidad de poder hablar sobre las enseñanzas con terceros. 

Precursores religiosos
La prédica de una enseñanza religiosa está a cargo de quienes se dedican a estudiarla.

La labor de los precursores se asemeja, de cierto modo, a la de los misioneros, ya que son los encargados de propagar sus creencias religiosas y las enseñanzas de sus textos sagrados. 

Hay tres tipos de precursores entre los testigos de Jehová; más allá de tales distinciones, para poder iniciar en este servicio hay que estar bautizado o bautizada. Además, es importante que la persona cuente con una buena reputación entre sus pares y en su comunidad, ya que cuenta con la responsabilidad de la prédica. Estos son los tres tipos que existen:

  • Precursores auxiliares: cumplen una determinada cantidad de horas al mes (entre 30 y 40, aproximadamente y dependiendo de la comunidad y la disponibilidad). Son el escalón inicial.
  • Precursores regulares: realizan aproximadamente el doble de horas que un precursor auxiliar (es decir, pueden hacer alrededor de 65 y 75 horas mensuales). Una forma de realizar tal trabajo es con una labor extra que no consuma demasiadas horas al día.
  • Precursores especiales: ellos pueden realizar más de 120 horas mensuales, ya que tienen una dedicación mucho más exclusiva que en los otros dos casos.

La disponibilidad del precursor dependerá tanto de su posibilidad de comprometerse con la prédica como con sus posibilidades materiales. Mientras más tiempo puedan enseñar la palabra, mayores beneficios a futuro obtendrá en su iglesia.

Citar este artículo

Fernández, A. M. (20 de septiembre de 2022). Definición de precursor. Perspectivas, características y ejemplos. Definicion.com. https://definicion.com/precursor/