Etimológicamente, la palabra formación procede del latín formatio, constituido por el término forma (“figura”, “imagen”) y el sufijo –ción, empleado para crear sustantivos deverbales (derivados de verbos) que indican acción y efecto. De allí se desprende que entendamos el concepto de formación como la acción y efecto de formar, de dar forma a algo

Claro que este algo abarca un amplio abanico de posibilidades: asuntos tan comunes como la formación de una pelota de arena con nuestras propias manos o la formación de las nubes en el ciclo del agua; experiencias cotidianas como una formación académica o la formación de un equipo de fútbol; cuestiones un poco más específicas como una formación rocosa o una formación vegetal, y hasta tecnicismos anatómicos como la formación reticular. 

Formación rocosa.
Una formación rocosa es un conjunto de rocas o masas minerales de características geológicas similares.

Como dijimos, en todos los casos se trata de un proceso de constitución o creación de algo., de integrar diversas partes en un todo. Entonces, veremos que es posible trasladar la definición original a ámbitos muy diversos, aunque manteniendo siempre el sentido esencial. 

En las nubes o en una pelota de arena podemos ver la forma de algo concreto, podríamos decir que la formación es simplemente el proceso que da como resultado dicha forma. Aunque también se utiliza el término en tanto resultado en sí mismo, como sinónimo de configuración, aspecto o estructura externa (al igual que forma), por ejemplo, “el oso pardo es un animal de formación corpulenta.” 

Del mismo modo, si emprendemos una formación académica es porque queremos aprender, “formarnos” intelectualmente, “dar forma” a nuestros conocimientos y habilidades. En este sentido, la formación tiene que ver, una vez más, con el proceso de aprendizaje, en tanto sinónimo de capacitación, pero también como resultado de conocimientos previamente adquiridos: “para mejorar las ventas hemos de contratar a un gerente de marketing con una excelente formación.” Como dijimos, es tanto acción (proceso) como efecto (resultado), de formar y de formarse.

Por otro lado, la formación de un equipo de fútbol hace alusión a los jugadores que conforman el plantel que participa en determinado partido, y al puesto que ocupa cada uno dentro de la cancha. A su vez, se denomina formación rocosa a un conjunto de rocas que han sido esculpidas por la erosión y que, combinadas, dan lugar a accidentes geográficos bien definidos. Mientras que una formación vegetal agrupa especies vegetales de características semejantes que forman paisajes determinados, como bosques o matorrales. Finalmente, la mencionada formación reticular alude a la parte del encéfalo, formada por células y fibras nerviosas, encargada de los ciclos circadianos (sueño y vigilia) y la regulación de los estados de conciencia.  

En un sentido más amplio y, si se quiere, filosófico, podemos hablar del ser humano en constante formación. Con el correr del tiempo, vamos desarrollándonos como personas, en el sentido físico, psicológico, intelectual, emocional, social y espiritual. Las experiencias vividas, el tipo de educación (académica y moral), los vínculos afectivos, los distintos aprendizajes y caminos de búsqueda personal van formándonos y definiendo la propia imagen y la del mundo que nos rodea. En este sentido, Michel Foucault habla del ejercicio de cada persona sobre sí misma, para la elaboración, la transformación y el acceso a un determinado modo de ser. Algo así como una autoformación

Formación de un equipo de fútbol.
La palabra formación puede aludir a un grupo de personas que constituyen un equipo, y los puestos que éstas ocupan.

Tipos de formación 

Como dijimos, el término se aplica a una amplia gama de saberes y situaciones. A modo de ejemplo, podemos mencionar las siguientes acepciones: 

  • Formación a distancia: En la actualidad, y cada vez más, existe la posibilidad de realizar capacitaciones en distintas áreas de conocimiento desde el propio hogar, de modo online (“en línea”), con una computadora o dispositivo móvil que tenga conexión a Internet. Esta modalidad permite la realización de cursos impartidos en cualquier lugar del mundo. La característica principal es que la persona que brinda el conocimiento se encuentra físicamente distante del alumnado, y la comunicación es mediada por un dispositivo. La impartición de las clases puede darse de modo sincrónico o asincrónico, es decir, en tiempo real o con disponibilidad de acceso a contenidos grabados, en cualquier momento. En inglés recibe el nombre de e-learning (electronic learning, “aprendizaje electrónico”). También puede darse el caso de las formaciones semi-presenciales, las cuales, además de la participación en línea, requieren de presencialidad, al menos en unas pocas ocasiones. Este enfoque mixto en inglés se conoce como B-learning (blended learning, “aprendizaje combinado”).
  • Formación continua: Se refiere a la capacitación permanente en una materia determinada, con el fin de actualizar los conocimientos adquiridos, renovarse y mantenerse siempre al día en un sector particular. Generalmente, se trata de un aprendizaje orientado al ámbito laboral, para poder realizar una tarea del modo más eficiente y con el mayor rendimiento posible. Suelen ser cursos especializados, pero también puede tratarse de la adquisición de competencias más genéricas que contribuyan a aumentar la competitividad de las personas que buscan acceder al mercado laboral. 
  • Formación docente: En el ámbito educativo y pedagógico, existen políticas que establecen el tipo de capacitación que debe efectuar el cuerpo docente para poder ejercer su tarea adecuadamente en distintos niveles educativos. Se trata de cursos validados oficialmente que abarcan tanto conocimientos, técnicas y habilidades, como también aprendizajes de tipo vincular, actitudinal y psicológico. Es muy importante para mantener actualizados los procesos pedagógicos y permitir la modernización en este sentido. 
  • Formación militar: En el contexto militar, se denomina formación a la distribución organizada de las tropas, ya sea de soldados o de vehículos, como barcos y aviones. En este sentido, existen numerosas formaciones de orden militar; hilera, fila y columna son los nombres de algunos tipos de ellas. De acuerdo a la formación indicada por la autoridad en cuestión, las unidades se distribuirán en el espacio de modo ordenado. Otro ejemplo común en este contexto es el de los vuelos de formación, en los que varios aviones efectúan maniobras aéreas de modo coordinado.
  • Formación profesional: Este tipo de formación está totalmente orientada al ámbito laboral, es decir, reúne conocimientos, habilidades y experiencias que favorezcan el buen desempeño de trabajadores y trabajadoras en el ejercicio de su actividad profesional. Puede tratarse de una capacitación para el primer empleo, así como para la reinserción laboral o para la actualización en dicho ámbito. Con frecuencia, entidades de gobierno u organizaciones sociales ponen a disposición de la ciudadanía Centros de formación profesional, en los que ofrecen este tipo de capacitación de modo gratuito, con el objetivo de mejorar el acceso al empleo. 
Formación militar.
En el ámbito militar, se llama formación a la reunión ordenada de tropas.

Citar este artículo

Lehrer, L. (22 de junio de 2022). Definición de formación. Su origen, su aplicación en distintos ámbitos y algunos ejemplos. Definicion.com. https://definicion.com/formacion/