La célula es la unidad básica de la estructura biológica, el componente mínimo esencial de los seres vivos.

Dicho de otra manera, de la organización celular se desprenden ciertas propiedades que están estrechamente vinculadas a la vida. En este sentido, la teoría celular plantea que:

  • Absolutamente, todos los seres vivos están constituidos por al menos una célula.
  • Las reacciones químicas de los organismos vivos suceden en el interior de las células.
  • Las células son las portadoras del material hereditario de los organismos vivos, y las transmisoras de dicha información genética (de células progenitoras a células hijas).

Además, en el ámbito de la bioquímica, se distingue a las células vivas de otros compuestos químicos a partir de tres elementos:

  • Las células son capaces de multiplicarse, de una generación a la siguiente (gracias al material genético que contienen).
  • Las células son capaces de multiplicarse, de una generación a la siguiente (gracias al material genético que contienen).
  • Las células poseen una membrana que las separa del entorno y posibilita que éstas funcionen como entidades distintas del ambiente que las rodea.

Etimológicamente, el término célula procede del vocablo latino cellula (“pequeña celda”), conformado por la palabra cella (“celda”) y sumada al sufijo diminutivo –ula.

Célula, unidad básica de la estructura biológica.
La célula es la unidad básica de la estructura y función biológica.

Características de las células.

Los tipos de células son sumamente diversos. Sin embargo, todas las células se asemejan en algo, y es en la capacidad de realizar procesos similares. Entre ellos podemos mencionar:

  • La adquisición de nutrientes, así como su asimilación.
  • La eliminación de los desechos.
  • La síntesis de nuevos componentes para la célula.
  • El desplazamiento y la reproducción (en muchas ocasiones).

Además de llevar a cabo las mismas reacciones químicas, todas las células cuentan con material genético (ADN) y se encuentran envueltas externamente por una membrana celular.

Con respecto al tamaño y la forma de las células, existe una enorme variedad. Generalmente, el tamaño de las células que son más activas en sentido metabólico, suele ser reducido. Esto se debe a que, para sostener el correcto funcionamiento de las células metabólicamente activas, el intercambio de materiales con el entorno debe realizarse de modo más veloz.

La clave está en la relación entre la superficie y el volumen de las células. En las de mayor tamaño, esta proporción es menor que en las más pequeñas. Esto quiere decir que las células más grandes presentan una superficie proporcionalmente menor para intercambiar con el ambiente circundante.

A mayor superficie (en relación con el volumen), aumenta también la entrada y salida de materiales (O₂, CO₂, iones, nutrientes y residuos) en un período temporal específico. Dichas sustancias tienen que atravesar la superficie de la célula, la cual, como dijimos, está rodeada por una membrana.

Las células suelen tener forma de esfera. El diámetro de aquellas de los reinos vegetal y animal miden, en su mayoría, entre diez y treinta micrómetros. Sin embargo, pueden presentar otro tipo de configuración, debido a las paredes celulares que se hallan en las células de las plantas, los hongos y numerosos organismos unicelulares. Aunque su forma también depende de la función que cumpla la célula y, además, puede variar a causa del contacto con otras células o espacios circundantes que las presionan y deforman.

Partes esenciales de la célula: membrana, núcleo y citoplasma.
Fundamentalmente, las células se componen de tres partes esenciales: la membrana celular, el núcleo y el citoplasma.

Partes de las células.

Las células presentan una compleja estructura interna que brinda la posibilidad de llevar a cabo todas las funciones de las mismas. Muy básicamente, podemos hablar de tres partes esenciales de la célula: la membrana, el núcleo y el citoplasma.

La membrana celular .

La membrana celular o plasmática recubre a las células, define sus límites externos y las separa del medio ambiente en el que se encuentran. De esta manera, la membrana regula el flujo de sustancias hacia el interior y hacia el exterior, protegiendo la identidad de la célula en tanto unidad separada y distinta del ambiente que la rodea. Allí radica la importancia fundamental de este elemento.

Consiste en una fina capa constituida por moléculas de proteínas y de fosfolípidos. Cabe aclarar que, a diferencia de las células animales, las células de los vegetales, así como las de muchas algas, hongos y procariotas, cuentan también con una pared celular que rodea externamente a la membrana y que es confeccionada por las mismas células.

El núcleo .

Existen dos tipos de células: las eucariotas y las procariotas. Más adelante desarrollaremos cada una de ellas, por el momento diremos que las procariotas carecen de núcleo limitado. En el caso de las eucariotas, entonces, el núcleo consiste en un elemento grande y, generalmente, con forma de esfera, que se ubica al interior de la célula y constituye el componente más voluminoso de la misma.

Lo rodea una envoltura nuclear que lo separa del citoplasma. Dicha envoltura está formada por dos membranas que, a su vez, cada una consiste en dos capas lipídicas. Si bien las dos membranas se encuentran separadas, periódicamente se unen formando ínfimos poros nucleares, a través de los cuales el núcleo y el citoplasma intercambian moléculas. Juntos, núcleo y citoplasma, regulan la actividad celular.

Es en el núcleo celular donde se encuentra contenido el material genético en forma de cromosomas. Comúnmente, al interior del núcleo existen dos nucléolos, los cuales varían en tamaño de acuerdo a la actividad sintética celular. Podrían llegar a abarcar una cuarta parte del volumen del núcleo. En el nucléolo se forman las subunidades de los ribosomas.

El citoplasma .

El citoplasma es un fluido acuoso concentrado, que incluye enzimas, iones, moléculas disueltas y, en el caso de las células eucariotas, organelas (estructuras celulares más pequeñas que están rodeadas por membranas y tienen funciones específicas). En dichas células, esta solución se encuentra atravesada por una serie de subdivisiones formadas por el retículo endoplasmático. Además, el citoplasma de las eucariotas cuenta con un citoesqueleto, el cual funciona de soporte, manteniendo la forma de la célula y permitiéndole desplazarse.

Paramecio, organismo unicelular eucariota.
Los paramecios son organismos unicelulares de tipo eucariota (protistas).

Tipos de células.

Como dijimos, existen dos tipos diferentes de células: las células procariotas y las células eucariotas. Durante alrededor de dos mil millones de años, las procariotas constituyeron el único tipo de forma de vida en nuestro planeta, hasta que surgieron las primeras eucariotas: los protistas.

Si bien eucariotas y procariotas presentan numerosas diferencias, también tienen en común varias características. Entre los aspectos que comparten podemos mencionar:

  • La membrana celular.
  • El material genético: En las procariotas, consiste en una gran molécula redonda de ADN, a la que se asocian, de modo frágil, distintas proteínas. Por su parte, en las eucariotas, el ADN se ubica adentro del núcleo y forma cadenas lineales unidas fuertemente a proteínas denominadas histonas.
  • Las dos contienen ribosomas.

Entre las diferencias, podemos mencionar que la membrana de las células procariotas se encuentra envuelta por una pared celular. Si bien las células eucariotas vegetales y las de los hongos también presentan una pared, ésta es estructuralmente distinta a la de las procariotas.

Por otro lado, las células eucariotas suelen ser más grandes que las procariotas. Como vemos, las eucariotas son más complejas, presentan, por ejemplo, núcleo definido, citoesqueleto y organelas, estructuras ausentes en las procariotas.

Dentro de las células eucariotas hallamos células vegetales y células animales; mientras que las procariotas forman organismos mayormente unicelulares que integran el reino Monera (bacterias).

Citar este artículo

Lehrer, L. (6 de agosto de 2022). Definición de célula. Su origen, características, partes esenciales y distintos tipos. Definicion.com. https://definicion.com/celula/