Packaging es una palabra de origen anglosajón y significa “envase”. Está estrechamente relacionada con el mundo del marketing y la venta de productos, puesto que refiere a la preparación de los mismos para su correcto almacenaje, distribución y posterior, puesta en venta.  

Asimismo, esta palabra inglesa puede traducirse como “empaquetado” y se la considera como un conjunto de actividades destinadas a generar un impacto en el mercado. Es decir, se trata de una estrategia de comunicación muy empleada en la actualidad cuyo propósito es atraer a potenciales clientes hacia ciertas marcas y, sobre todo, a sus respectivos productos.  

Básicamente, se trata de un papel, una bolsa o una caja que contiene un producto o un artículo determinado y que no solo lo protege, sino que, además, lo embellece para lograr llamar la atención de las personas.  

De este modo, el mercado asegura una venta, ya sea a través de la venta offline u online. Esto se debe a que, el packaging, es considerado como el primer acercamiento que el cliente tiene con aquello que la empresa o compañía comercializa. Es por ello que, en el mundo comercial actual, es de suma importancia cuidar las estrategias a partir de las cuales un producto sale al mercado. Sencillamente, porque de dicha estrategia, dependerá el éxito o no de aquello que se desea vender. 

packaging almacenaje
Los productos se almacenan en salones o galpones, previo a ser enviados a su destino final.

Objetivos del packaging .

Los objetivos del packaging son varios. Esto se debe a que, al ser una estrategia comunicacional, los diseñadores que elaboran el concepto del envase o embalaje pueden perseguir múltiples propósitos. Veremos, a continuación, los principales.

Protección.

Es posible que, la primera intención del packaging sea el proteger el producto o el artículo de posibles daños externos, ya sea en el entorno comercial donde se ofrece como en el mismo envío que se hace a la dirección del cliente final. Lo cierto es que, este es el primero de los objetivos del packaging,, puesto que se planteó como mecanismo para asegurar en todo momento y en todo lugar un servicio completo y de calidad.  

Creatividad.

El packaging también persigue un propósito creativo, es decir, marcar la diferencia entre una compañía y otra. Es por ello que se plantea que, la estrategia comunicacional que se desarrolle para elaborar un nuevo packaging determinará que tan creativo se termine convirtiendo la pieza final. En este sentido, hablamos de un trabajo de dirección de arte desarrollado, muchas veces, por un equipo de diseñadores gráficos o creativos que no solo tienen en cuenta el fin último del producto, sino el impacto visual que este podría ocasionar en el cliente potencial.  

Atracción.

Sin dudas, la atracción es uno de los propósitos fundamentales del packaging. Sin embargo, atraer implica desarrollar un envoltorio o envase que no solo genere un impacto visual, sino que, además, sea funcional. Es decir, que el cliente sienta que dicho empaquetado puede ser de utilidad para otros aspectos de su vida.  

Promoción.

Otro de los objetivos de esta estrategia comunicacional pasa por la promoción. En este sentido, el packaging sobrepasa los límites del diseño y centra su atención en la transparencia informativa. Un claro ejemplo de ello puede verse en los tipos de embalajes ecológicos, los mismos que buscan tomar conciencia a la hora de diseñar nuevas propuestas para que su impacto en el ecosistema sea mínimo.  

Tipos de packaging.

Con tipos de packaging nos referimos a los tipos de envases con los que puede contar un mismo producto. En este sentido, cada envase estará diseñado de acuerdo a si se aplica para la distribución del producto o su comercialización.  
 
Entonces, podemos decir que existen tres tipos de packaging:  

  • Primario
  • Secundario
  • Terciario

Veremos en qué consiste cada uno en particular.

Packaging primario.

Se trata del envase final del producto o artículo, es decir, aquel que se mostrará de modo directo a los clientes. Como tal, tiene la responsabilidad de añadir un valor a la pieza que se comercializa. Para lograrlo, muchas veces, se trabaja en incrementar la belleza de lo que se ofrece al mercado, y así destacarlo del resto de los productos similares que también se comercializan. En este sentido, es marcar la diferencia con algo que embellezca al producto o al artículo en cuestión.  

packaging transporte
Un buen packaging debe asegurar un transporte seguro.

Packaging secundario.

Este tipo de envase refiere a agrupar las diferentes unidades del producto o de un pack. Se trata de varios productos similares que se pueden vender en un solo paquete, como, por ejemplo, una caja de vino.  

Packaging terciario.

Este tipo de packaging es el más importante, en el sentido que refiere a la protección del producto o artículo. Más precisamente, se utiliza en el momento mismo en el que se transporta de un lugar a otro, y resulta indispensable contar con mecanismos de protección. Por ello, el envasado debe tener garantía de seguridad para que lo que se comercializa y distribuye no se dañe ni corra otro tipo de riesgo.  

De acuerdo a lo visto, podemos decir que:

  • El packaging primario se refiere al producto. Asimismo, se afirma que es el tipo de embalaje que no se puede separar del producto en sí, puesto que lo contiene.  
  • El packaging secundario se refiere a lo que se puede agrupar. También llamado “embalaje”, puesto que se caracteriza por reunir diversas unidades.  
  • El packaging terciario se refiere al transporte y a la distribución del producto. Es el más resistente de los tres y tiene la función de cuidar la imagen de la compañía.  

Ya sea que se trate del primario, del secundario o del terciario; el packaging pretende hacer vivir una experiencia diferente y, con ella, agregar un valor al producto en cuestión. Esto le permite a una compañía, no solo ofrecer algo innovador al mercado, sino que, además, producir diferentes formatos, responder a las necesidades sociales y ecológicas actuales, adaptarse a las necesidades del mercado y a las preferencias de los consumidores.  

Aspectos para diseñar packaging.

A la hora de pensar en diseñar un packaging, resulta indispensable considerar los siguientes aspectos:

Diseño.

El diseño de packaging es fundamental para asegurar cajas, bolsas o papeles firmes y, sobre todo, funcionales. En este sentido, es crucial considerar ciertos puntos principales:  

  • El producto que va a contener.
  • El modo en que se va a transportar.
  • El estado del producto o artículo, es decir, si es líquido o sólido.
  • El impacto del contexto sobre el producto. Es decir, la incidencia de la temperatura, la luz, la humedad y hasta la presión.
  • La resistencia a la comprensión del embalaje.

Diseño gráfico.

Se trata del aspecto visual de la marca, es decir, de la identidad de la misma; para lo cual se deberá desarrollar una estrategia comunicacional capaz de quedar grabada en el inconsciente colectivo de los consumidores.  

Entre los aspectos fundamentales encontramos:

  • Un logo
  • Un eslogan
  • Imágenes o elementos decorativos
  • Información clara
  • Paleta de colores
packaging usuario
Un buen packaging despierta el interés del cliente.

Funcionalidad.

Lo ideal de un packaging es que pueda tener una función múltiple. Es decir, elaborar un envase capaz de tener otras utilidades. Esto permite que el consumidor dé vida útil al envase, así como también, se genere en la mente del cliente una visión posventa sustentable y sostenible por parte de la marca.  

Creatividad.

El packaging debe ser vistoso, llamativo y creativo. No se trata de solo un envoltorio, sino, más bien, de una estrategia atractiva que genera un vínculo con el usuario, lo que también se denomina como “experiencia de usuario”.

Para lograr que esta sea lo más grata posible, resulta indispensable conocer al cliente potencial, reconocer sus necesidades reales y generar envases personalizados que respondan dichos consumidores y generen un cambio positivo para la compañía.  

Citar este artículo

Navicelli, V. (17 de noviembre de 2022). Definición de packaging. Objetivos, tipos y aspectos para diseñar packaging. Definicion.com. https://definicion.com/packaging/